Roams Logo
×
Hipotecas
roams logo
×
Imagen de cabecera

¿Cuáles son las mejores hipotecas fijas del mercado?

Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

Las hipotecas fijas se caracterizan por mantener una cuota constante durante todo el préstamo hipotecario y es ideal para clientes conservadores que quieren tener la certeza de que su cuota no subirá en un futuro. Averigua sus ventajas, desventajas y elige entre las mejores hipotecas fijas del mercado.

¿Qué es una hipoteca fija?

La hipoteca fija es un tipo de hipoteca en la que el interés no varía y por tanto, la cuota a pagar es siempre la misma. Es la versión opuesta a las hipotecas variables, en estas el tipo de interés varía en función de un índice de referencia, el euríbor.

La gente que se decanta por una hipoteca a plazo fijo quiere eliminar la incertidumbre de los tipos variables y saber en todo momento cuanto dinero tendrá que destinar para afrontar los pagos de su hipoteca. Se trata de uno de los dilemas a la hora de tomar una decisión, elegir entre hipotecas fijas o variables.


Características de las hipotecas fijas

Las principales características de una hipoteca fija son las siguientes:

  • Cuota fija. Siempre se paga la misma cantidad.
  • Cuanto mayor sea el plazo de la hipoteca fija, más elevado será el tipo de interés.
  • Plazo máximo fijado en 30 años.
  • Generalmente, se establece una financiación máxima del 80% del valor de la vivienda. Este es el valor más habitual pero podría cambiar de una entidad financiera a otra. Dependerá en gran medida de la política del banco, la situación financiera del cliente y del valor de la vivienda.
  • Las posibles comisiones de una hipoteca fija son:
    • Comisión de apertura.
    • Otras comisiones derivadas de una alteración del contrato por parte del cliente:
      • Comisión de amortización anticipada. Si decidimos pagar parte de nuestra deuda anticipadamente.
      • Comisión de subrogación de hipoteca. Cambiar la hipoteca a otro banco para mejorar las condiciones.
      • Comisión de cancelación. Si decidimos cancelar el contrato.
  • Otros gastos. Tras la nueva Ley Hipotecaria, el cliente tan solo deberá asumir los gastos de tasación que suelen situarse entre 300€ y 600€. Los gastos de gestoría, Impuestos de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), notaría y gastos de registro serán asumidos por parte de la entidad financiera

Ventajas de las hipotecas fijas

Principalmente, las ventajas de una hipoteca fija son:

  • Se conoce en todo momento el importe de las cuotas. De esta forma, podremos gestionar mejor nuestra economía sabiendo de antemano el dinero que deberíamos reservar para el pago de la hipoteca.
  • Tranquilidad y seguridad. Sabemos que no nos podrán subir la cuota de la hipoteca en ningún momento.
  • Son más simples. Son más fáciles de entender que las hipotecas variables y no tendremos que estar pendientes de la evolución del euríbor. Además, no están afectadas por la polémica cláusula suelo.

Desventajas de las hipotecas fijas

Los inconvenientes o posibles desventajas de las hipotecas fijas son:

  • Intereses más elevados que una hipoteca variable.
  • El plazo de amortización o devolución de la hipoteca es más corto que en el caso de las hipotecas variables.
  • Es probable que la comisión de apertura sea más elevada que en una hipoteca variable.
  • Para conseguir un tipo de interés más beneficioso, en algunas entidades financieras habría que contratar otros productos vinculados, como por ejemplo un seguro.

¿Qué interés tienen las hipotecas fijas?

El interés aplicable a una hipoteca fija dependerá de cada entidad financiera. Y como hemos comentado anteriormente, cuanto mayor sea el plazo de la hipoteca, mayor será también el interés.

El interés de una hipoteca fija se suele situar entre el 1% y el 3% TAE. Aunque como ya sabemos, depende de cada entidad financiera, los plazos y el importe de la hipoteca.

A la hora de analizar y comparar una hipoteca nos fijaremos siempre en la TAE (Tasa Anual Equivalente) y no en el TIN (Tipo de Interés Nominal). La TAE es un valor más completo ya incluye el TIN, las comisiones y el plazo de la operación. Por lo tanto, la TAE es el valor que tomaremos como referencia para hacer la comparativa de hipotecas fijas.


¿Qué ocurre en caso de impago de una hipoteca fija?

Si en algún momento no podemos afrontar el pago de nuestra hipoteca fija, lo primero que deberíamos hacer es contactar con nuestra entidad financiera para encontrar una solución. Es posible que nos concedan una carencia o una moratoria de hipoteca.

Dejar de pagar la hipoteca y hacer oídos sordos a las notificaciones del banco puede ser una mala decisión ya que podríamos llegar a acumular una deuda muy grande y perder la casa. Estos son las posibles consecuencias que podrían producirse:

  1. Comisión por posiciones deudoras. Esta comisión se aplica por los gastos de gestión en los que incurre el banco por mandarnos una notificación de impago
  2. Intereses de demora. Suelen ser elevados
  3. Inicio del proceso de ejecución mediante una demanda judicial por parte del banco. Podrían embargarnos la casa, y además, en el caso de que el valor de la vivienda no sea suficiente para cubrir la deuda, podrían embargarnos los bienes presentes, futuros e incluso parte de nuestra nómina.