Roams Logo
×
Imagen de cabecera

Planes de pensiones: entiende cómo funcionan y elige el mejor

Llama gratis e Infórmate
Beatriz Gallinas

Beatriz Gallinas Entrada actualizada el viernes, 16 de octubre de 2020

Los planes de pensiones pueden convertirse en una opción de valor si quieres garantizarte unos ahorros de cara a tu jubilación. Para saber si realmente te compensa, te contamos todos los detalles que debes saber.

¿Qué son los planes de pensiones?

Si te estás preguntando qué son los planes de pensiones, aquí te lo contamos. Son instrumentos de ahorro-inversión a largo plazo pensados concretamente para la jubilación. De esta forma, podrás ir ahorrando a partir de la realización de aportaciones periódicas para cuando llegue ese momento con el fin de contar con un dinero extra además de la cuantía que obtengas por la pensión pública que te cubrirá la Seguridad Social.

Diferencia entre planes de pensiones y fondos de pensiones

Los planes de pensiones y el fondo de pensiones no son lo mismo. En general, la diferencia entre los planes de pensiones y los fondos de pensiones está en que un plan de pensiones es un producto financiero comercializado por una entidad, mientras que un fondo de pensiones es el instrumento a través del cual se canalizarán todos los flujos derivados de la inversión del plan, es decir, todas las obligaciones y derechos en términos monetarios.

De hecho, un fondo de pensiones se puede constituir para instrumentalizar uno o varios planes de pensiones. Y será administrado por una entidad gestora, por lo que no será tu como cliente quien lleve a cabo su contratación.


¿Cómo funciona un plan de pensiones?

Si quieres saber en qué consiste un plan de pensiones, debes tener en cuenta que en el mismo se van realizando una serie de aportaciones al año que se invierten según el plan diseñado por la entidad financiera en la que decidas contratarlo. Dichas aportaciones van generando una rentabilidad y cuando llega el momento de tu jubilación, podrás disfrutar de las aportaciones junto con los intereses que se han generado fruto de la inversión.

Tendrás que elegir además el tipo de aportación que quieres realizar, estableciendo cuándo y cuánto quieres aportar. Por ello, estas aportaciones pueden ser mensuales o puntuales, dependiendo de tus circunstancias personales. Al igual que sucede con el perfil de riesgo de tus inversiones. En este sentido, te encontrarás con planes de mayor o menor riesgo.


Tipos de planes de pensiones

Los tipos de planes de pensiones en España pueden ser:

  1. Planes de pensiones según el promotor del plan
    • Planes de pensiones individuales: están promovidos por las entidades financieras. Sus titulares son personas físicas, es decir, es el propio cliente que lo contrata, quien realiza la correspondiente aportación.
    • Planes de pensiones laborales: están promovidos por empresas o corporaciones. Sus titulares son sus propios trabajadores. En este caso, la aportación viene bien de la empresa que lo impulse o bien del propio trabajador a título personal.
    • Planes de pensiones asociados: están promovidos por sindicatos, asociaciones o gremios. Sus titulares son los propios miembros o afiliados de dichos grupos asociativos. En este caso, únicamente los titulares del plan pueden realizar aportaciones.
  2. Planes de pensiones según el tipo de aportación y prestación
    • Planes de aportación definida: está fijada la cuantía que se va aportar periódicamente por parte del titular o promotor del plan. Este tipo de plan de pensiones es válido para cualquiera de los planes de pensiones existentes en función de su promotor, es decir, individual, laborales y asociados.
    • Planes de prestación definida: se establece una rentabilidad o prestación mínima a la que el titular del plan podrá acceder en el momento del rescate junto con el capital que ha ido aportando periódicamente a lo largo del tiempo. En este caso, sólo está disponible para los planes de pensiones laborales y asociados.
    • Planes mixtos. Se trata de una combinación de los dos tipos de planes de pensiones citados anteriormente. De esta forma, se define una aportación fija a la que el titular del plan tiene que hacer frente y al mismo tiempo se garantiza que el mismo podrá acceder a una prestación o rentabilidad mínima cuando se vaya a rescatar. Igual que en el caso anterior, sólo están disponibles para los planes de pensiones laborales y asociados.
  3. Planes de pensiones según su política de inversión
    • Garantizados: son aquellos en los que, como su propio nombre indica, se garantiza que el titular del plan de pensiones recupere al vencimiento el total del capital invertido inicialmente siempre que se mantenga el dinero hasta dicho momento. Son planes de pensiones con riesgo reducido y menos rentabilidad en comparación a otros productos.
    • Renta fija a corto plazo. Al ser fija, no puede contenter renta variable. Y el límite máximo de tiempo del plan no puede exceder los dos años.
    • Renta fija a largo plazo. Al igual que en el caso anterior, no puede contenter renta variable. En este caso, al contrario del corto plazo, el tiempo de duración de renta fija debe ser superior a los dos años.
    • Renta fija mixta. En estos planes, se invierte tanto en renta fija como variable, pero en este último caso, el porcentaje máximo de inversión del plan en renta variable es del 30%.
    • Renta variable mixta. Estos planes combinan la inversión en renta fija y variable. En ésta última, la inversión estará entre un mínimo del 30% y un máximo del 75%.
    • Renta variable. En este caso, el plan de pensiones estará compuesto por una renta variable de al menos un 75%.

Consejos para elegir el mejor plan de pensiones

Para elegir el mejor plan de pensiones, es importante que tengas en cuenta los siguientes factores:

  • Rentabilidad. Aunque no es posible realizar un pronóstico sobre la rentabilidad a futuro, al conocer la pasada, se puede hacer una idea, que no será tampoco determinante.
  • Perfil de inversión. En función del perfil que tengamos como inversores, el fondo de pensión en el que se invierta el dinero variará, existiendo la posibilidad de invertir en renta fija o variable.
  • Comisiones. Evaluar las comisiones de los distintos planes de pensiones comercializados por las entidades financieras, que, en cualquier caso, están limitadas por ley a un máximo de 1,70% al año.
  • Cuota que estés dispuesto a realizar de forma periódica.
  • Deducciones, es decir, la cantidad máxima que te puedes desgravar.
  • Regalos que nos pueden realizar otras entidades financieras o bonificaciones para acabar trasladando el plan de pensiones a su entidad. Eso sí, es importante tener en cuenta que las bonificaciones exigen un compromiso de permanencia, de tal forma que si quieres cambiar tu plan de pensiones a otro banco porque no estás realmente satisfecho, no podrás hacerlo hasta que este período finalice.

Por tanto, teniendo en cuenta cada una de estas características de los planes de pensiones, podrás elegir el que más se ajuste a tus intereses dependiendo también de tus circunstancias personales.


¿Qué comisiones hay en los planes de pensiones?

Los planes de pensiones no son gratuitos, por lo que siempre tendrás que pagar una serie de comisiones derivadas de la apertura del mismo. Pero las comisiones en los planes de pensiones no pueden superar el 1,70% en total. Son anuales y van a ser cobradas sobre el capital total del plan de pensiones. Están reguladas por ley y son las siguientes:

  1. Comisión de gestión
    • Renta fija: 0,85%
    • Mixtos: 1,30%
    • Renta variable y garantizado: 1,50%
  2. Comisión de depósito
    • Comisión de depósito: 0,20%

¿Son aconsejables los planes de pensiones? Opiniones

Para saber si son aconsejables los planes de pensiones, es necesario tener en cuenta al respecto las opiniones sobre los planes de pensiones. Así, como puntos a favor argumentan:

  • Aportación económica a elegir por parte del titular del plan de pensiones
  • Te puedes asegurar de cara a tu futuro
  • Te puedes desgravar en la declaración de la renta por las aportaciones realizadas
  • Amplia gama de planes de pensiones para que puedas elegir el que más se ajuste a tus intereses
  • Protección del dinero invertido, ya que los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y controlados por la comisión de contro, la entidad gestora y la entidad depositaria.

Por contra, como inconvenientes:

  • No existe la posibilidad de recuperar el dinero invertido hasta el momento de la jubilación, salvo en casos de invalidez permanente, fallecimiento o situación de desempleo prolongado
  • Comisiones elevadas en comparación a otro tipo de productos
  • Pago de impuestos en el momento en el que recuperes tu inversión, derivado de las aportaciones y sus correspondientes beneficios. Es lo que se conoce como derechos consolidados
  • Hachazo fiscal por parte de Hacienda en caso de rescatar el plan de pensiones de golpe

¿Cuántas aportaciones al año puedo realizar en un plan de pensiones?

No existe un número límite de aportaciones al año a tu plan de pensiones. Cada uno tiene la libertad de hacer las aportaciones que considere necesarias a su plan de pensiones, pudiendo pararse y retablecerse las mismas cuando se así se desee.

Esto dependerá de la capacidad de ahorro de cada usuario, por lo que, si en algún momento, ésta se va a ver minimizada, siempre será mejor deterner la aportación y volverla a recuperar cuando se pueda para evitar ningún tipo de penalización.

Eso sí, la aportación máxima permitida al año es de 8.000€.


¿Son seguros los planes de pensiones?

Aunque con un plan de pensiones, te puedes garantizar disponer de una cierta cantidad económica (dependiendo de lo que decidas aportar periódicamente) de cara a la jubilación, lo cierto es que los planes de pensiones son un tipo de producto de cierta complejidad que no siempre genera beneficios. En este sentido, hay otro tipo de productos financieros como es el caso de las cuentas de ahorro con las que se puede llegar a obtener una mayor rentabilidad de forma más segura.


¿Cuánta rentabilidad puedo obtener con un plan de pensiones?

La rentabilidad de un plan de pensiones que puedes llegar a obtener será diferente en función del que decidas elegir finalmente. Lo cierto es que, según Inverco, estas son las rentabilidades más altas que puedes llegar a obtener:

  1. Renta fija corto plazo
    • Un año: entre un 2% y 3%
    • Tres años: entre 0,7% y 1,2%
  2. Renta fija largo plazo
    • Un año: entre un 7% y 16%
    • Cinco años: entre un 3% y 5%
  3. Renta variable
    • Un año: hasta un 35%
    • Cinco años: entre un 11% y 14%
  4. Renta fija mixta
    • Un año: entre un 11% y 18%
    • Cinco años: entre un 2,5% y 4%
  5. Renta fija variable
    • Un año: entre un 15% y 16%
    • Cinco años: entre un 4% y 5%
  6. Garantizados
    • Un año: entre un 16% y 22%
    • Cinco años: entre un 3% y 6%

¿Cuándo puedo disfrutar del dinero del plan de pensiones?

Cuando contratas un plan de pensiones, debes saber que sólo podrás disfrutar del mismo una vez te jubiles. Hasta entonces, no podrás rescatar el dinero de tu plan de pensiones, aunque bien es cierto que existe un determinado tipo de contingencias que sí lo permiten, que son:

  • En caso de incapacidad permanente total o absoluta
  • En caso de fallecimiento del titular del plan de pensiones
  • En caso de dependencia, ya sea en gran cantidad o total
  • En caso de enfermedad grave, ya sea el titular como los ascendientes o descendientes en primer grado dependientes del titular
  • En caso de que estés en situación de paro de larga duración

¿Cómo cobrar un plan de pensiones?

Existen tres formas diferentes en la que podemos cobrar nuestro plan de pensiones:

  • Capital. Se cobra el capital del plan de pensiones de una sola vez, de tal forma que el impuesto de la renta del año en el que se recupere el dinero invertido, será elevado.
  • Renta periódica. En este caso, se cobra el capital de forma periódica, ya sea mensual, trimestral, semestral...Cada año se tributará por la cuantía que se recibe y no por la cantidad que sigue invertida dentro del plan de pensiones. Eso sí aquí podrás recuperar el resto del capital cuando quieras si así lo deseas.
  • Mixta. Es una combinación de las dos formas anteriores.

¿Cómo tributan los planes de pensiones?

Los planes de pensiones te ofrecen un beneficio fiscal, de ahí que la fiscalidad sea una de sus principales ventajas. Y es que las aportaciones que realices a tu plan de pensiones, pueden ser objeto de reducción en la base imponible del IRPF en tu declaración de la renta con un límite máximo de 8.000€ o el 30% de los rendimientos netos del trabajo, el que sea más reducido.

Lo que sí debes tener en cuenta es que las aportaciones que realices a tu plan de pensiones no tributarán hasta el momento en que tengas que rescatarlo.

Y en lo que respecta a la tributación del rescate de tu plan de pensiones, ocurre al contrario de las aportaciones. En este caso, los fondos que obtienes se consideran como rendimientos de trabajo, por lo que aumentan la base imponible del IRPF en tu declaración de la renta. Es decir, tendrás que pagar mayor cantidad de impuestos. Los tramos son los siguientes:

Tramos Porcentaje
0 a 12.450€ 19%
12.451€ a 20.200€ 24%
20.201€ a 35.200€ 30%
35.201€ a 60.000€ 37%
Más de 60.001€ 45%

¿Cuántos planes de pensiones se pueden tener?

Si dudas sobre cuántos planes de pensiones se pueden tener, te contamos que es posible la contratación de uno o varios planes de pensiones, en función de lo que tú prefieras. Por tanto, puedes tener dos planes de pensiones siempre que así lo quieras. Y además la modalidad del plan de pensiones no interfiere tampoco, de tal forma que si quieres contratar dos planes individuales o dos laborales, podrás hacerlo igualmente.

Lo que no podrás superar es el límite máximo que existe de aportación anual a todos tus planes de pensiones, que será de 8.000€/año entre todos los planes que tengas contratados.


¿Se puede cambiar de plan de pensiones?

Si existe la posibilidad de traspasar un plan de pensiones, ya sea de forma parcial o total. Y se puede hacer tanto dentro de la misma entidad que lo tengamos contratado como a otra diferente.

Además, debes saber que el traspaso de tu plan de pensiones no supone ningún tipo de penalización ni comisión por gestionarlo ni tampoco se verán perjudicadas las ventajas fiscales del mismo. Pero sí es importante que tengas en cuenta factores, si te planteas traspasarlo a otro banco, como la vinculación que pueden llegar a exigir las entidades financieras con la contratación de otro tipo de productos o la obligación de permanencia mínima que te pueden exigir en algunos de los planes de pensiones si quieres acceder a una bonificación por traspasarlo.

Para llevar a cabo el traspaso, tan sólo tienes que saber la entidad a la que lo quieres traspasar, entregarle el nombre de tu plan de pensiones y firmar el documento que acredite el traspaso.


Productos similares a los planes de pensiones

Existe otra alternativa parecida a los planes de pensiones que son los planes de jubilación, destinados igualmente a complementar la pensión que te pagará la Seguridad Social cuando te jubiles. Según tu perfil y tus intereses, podrás optar por los siguientes tipos:

  • Plan de previsión asegurado (PPA). Se trata de un seguro de vida que cuenta con puntos idénticos al plan de pensiones como el capital máximo que puedes llegar a invertir, que es de 8.000€ al año, o la misma ventaja fiscal que ofrece un plan de pensiones. Sin embargo, difiere en que en este caso, el capital que inviertas sí estará asegurado con una rentabilidad mínima asegurada.
  • Plan individual de ahorro sistemático (PIAS). Seguro de vida o también denominado seguro de ahorro destinado, como su nombre indica, al ahorro para cuando llegue el momento de la jubilación. En este caso, se puede invertir el dinero en activos de renta fija (deuda) o de renta variable (acciones). En cuanto a la cuantía máxima que se puede llegar a invertir es de 8.000€/año, estando el capital asegurado al 100% con una rentabilidad mínima que estará asegurada a veces. Asimismo, tendrás la posibilidad de recuperar el dinero que inviertas a partir del primer año siempre que así lo desees, pero será necesario que esta cláusula venga fijada en el contrato para que se pueda llevar a efecto.