Roams Logo
×
Hipotecas
roams logo
×
Imagen de cabecera

Hipoteca fija o variable, ¿con cuál te quedas?

Beatriz Gallinas

Beatriz Gallinas Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

Te quieres comprar una casa y no sabes si es mejor una hipoteca fija o variable. ¡No te preocupes! Te contamos las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas para que lo tengas claro al elegir.

Hipoteca fija o variable: ¿Cómo influye el tipo de interés?

Cuando vayas a elegir entre una hipoteca fija o variable, deberás tener en cuenta el tipo de interés como uno de los principales elementos. Te contamos por qué.

Si optas por una hipoteca fija está claro que, tal y como indica su nombre, el tipo de interés no variará. Por tanto, no tendrás ningún sobresalto en tu cuenta bancaria.

Sin embargo, si finalmente te decides por una hipoteca a tipo variable, el tipo de interés estará supeditado al euríbor, índice de referencia más utilizado. Y el valor del euríbor no es constante. Por tanto, si éste sube o baja en el momento en el que el banco nos revise nuestro contrato, también lo hará el tipo de interés de nuestro préstamo hipotecario y, por consecuencia, las cuotas que tengamos que pagar.


Hipoteca fija o variable: entendamos mejor cada una de ellas

Antes de lanzarnos a elegir entre ambos tipos de hipoteca lo mejor es entender el funcionamiento de cada una de ellas.

Características de las hipotecas fijas

Una hipoteca fija se caracteriza por:

  • Estabilidad y seguridad. Al tener un tipo de interés fijo, te permitirá saber desde el minuto uno la cuota que tienes que pagar cada mes sin estar pendiente de la evolución del euríbor.
  • Accesibilidad. Los tipos de interés fijados por los bancos en los últimos tiempos se sitúan en torno al 2%, con un plazo de amortización medio de 25 años, que en ocasiones se extiende por encima de los 30, haciendo que las cuotas a pagar sean más asequibles.
  • Cuota elevada. El tipo de interés suele ser más elevado que el de una hipoteca variable y el plazo de amortización más breve, por lo que la cuota a pagar cada mes suele ser más cara.
  • Comisiones más altas. Las hipotecas fijas suelen contar con una comisión de apertura más elevada que en las variables.

Intereses de las hipotecas de tipo variable

En una hipoteca a tipo variable, los intereses varían a lo largo de la vida del préstamo, ya que el tipo de interés se calcula en base a dos elementos:

  • Diferencial. También llamado spread, no varía a lo largo de todo el contrato. El diferencial lo fija el banco y es distinto para cada cliente en función de la solvencia o riesgo del mismo.
  • Índice de referencia. Aunque existen diversos índices de referencia, el más utilizado en España es el euríbor, que varía diariamente. Y dependiendo del valor vigente en cada momento, se aplicará un tipo de interés u otro en tu préstamo hipotecario.

Por ejemplo, contratamos un préstamo hipotecario de 200.000€ a devolver en 35 años con un tipo de interés del 1,5% (diferencial del 1% más euríbor a 0,5%). En este caso, la cuota a pagar sería de 612,37€ al mes. Pero si en el momento de revisión del contrato por parte del banco, el euríbor está al 0,8%, el tipo de interés de nuestro préstamo hipotecario subirá hasta el 1,8%, teniendo que abonar una cuota de 642,18€.

El euríbor y tu hipoteca

Como hemos comentado previamente, tenemos que tener claro como afecta el euríbor a la hipoteca. Y es que en función de su valor, el tipo de interés de nuestra hipoteca será menor o mayor, lo que se traduce en unas cuotas a pagar más bajas o altas.

Lo cierto es que en los últimos tiempos el euríbor ha mantenido una tendencia negativa. Aunque siempre debemos plantearnos si podemos ser capaces de afrontar una subida de las cuotas en caso de que el euríbor vuelva a subir.


¿Qué factor utilizar para comparar entre las hipotecas fijas y variables?

Cuando vamos a solicitar un préstamo hipotecario para financiar la compra de nuestra futura casa, debemos tener en cuenta siempre la TAE o Tasa Anual Equivalente. Pero antes de hablar de la TAE, debemos tener presente también el TIN o Tipo de Interés Nominal. Te contamos qué son cada uno de estos conceptos y por qué influyen a la hora de elegir una hipoteca.

El TIN es el tipo de interés que el prestamista, banco o entidad de crédito te cobrará por el préstamo que solicites. Se podría decir que es el "precio del préstamo".

Pero el TIN no incorpora los gastos derivados de la operación o las comisiones que el banco puede incluir en concepto de apertura o amortización anticipada del préstamo (entre otras) que sí incorpora la TAE.

Con la TAE, podemos comparar préstamos con plazos, tipos de interés o comisiones diferentes ya que muestra el valor equivalente a un año; y sirve como base para que podamos comparar entre dos o más entidades financieras y elegir la que más se ajuste a nuestras necesidades.


Mejor hipoteca tipo fijo 2020

Si lo que te interesa es una hipoteca a tipo fijo, estas son algunas de las que ofrecen las entidades financieras a día de hoy:

Producto Características
Hipoteca fija Bankia con nómina > 3.000€
  • TIN 1,85%
  • TAE 3,09%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankia con nómina 1.200 - 3.000€
  • TIN 2%
  • TAE 3,24%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankia con nómina < 1.200€
  • TIN 2,15%
  • TAE 3,39%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Santander
  • TIN 1,79%
  • TAE 2,93%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija BBVA
  • TIN 2,70%
  • TAE 3,17%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankinter
  • TIN 1,79%
  • TAE 2,47%
  • Plazo de devolución 30 años

Una vez estudiadas las condiciones de cada una de estas hipotecas fijas, podemos concluir que la mejor hipoteca a tipo fijo 2020 es la de Bankinter por su bajo tipo de interés en comparación al resto, teniendo en cuenta además que no existirá gasto alguno derivado de la operación.


Mejor hipoteca tipo variable 2020

Si todavía no sabes si es mejor una hipoteca fija o variable, a continuación te mostramos las mejores hipotecas variables para que puedas sacar tus propias conclusiones.

Producto Características
Hipoteca fija Bankia con nómina > 3.000€
  • TIN 1,99%
  • euríbor + Diferencial 1,99%
  • TAE 2,30%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankia con nómina 1.200 - 3.000€
  • TIN 1,99%
  • euríbor + Diferencial 2,35%
  • TAE 2,36%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankia con nómina < 1.200€
  • TIN 2,10%
  • euríbor + Diferencial 3,25%
  • TAE 3,21%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Santander
  • TIN 2,29%
  • euríbor + Diferencial 2,29%
  • TAE 2,50%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija BBVA
  • TIN 1,99%
  • euríbor + Diferencial 0,99%
  • TAE 2,52%
  • Plazo de devolución 30 años
Hipoteca fija Bankinter
  • TIN 1,69%
  • euríbor + Diferencial 0,99%
  • TAE 2,69%
  • Plazo de devolución 30 años

Teniendo en cuenta la anterior clasificación podríamos decir que la mejor hipoteca variable es la del BBVA.


¿Cuándo conviene más tener una hipoteca de tipo fijo?

Elegir entre una hipoteca fija o variable dependerá de cada persona, de su situación personal y laboral, además de sus perspectivas económicas. Pero si finalmente decides solicitar una hipoteca a tipo fijo, conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Nivel de ingresos. El tipo de interés de las hipotecas fijas suele ser más elevado, por lo que necesitarás percibir una cuantía económica mayor al mes si quieres hacer frente.
  • Estabilidad. Si no quieres asumir riesgos y prefieres optar por un tipo de interés que se mantenga estable en el tiempo, sin estar a la expectativa de la volatilidad del mercado y sabiendo lo que vas a tener que pagar durante toda la vida del préstamo.

¿Y por qué motivos se podría elegir una hipoteca variable?

Si estamos en ese debate en el que no sabemos qué es mejor, si una hipoteca fija o variable, ¡no te preocupes! Te contamos aquí cuáles son las ventajas de una hipoteca a tipo variable para que sepas por cuál decidirte:

  • Cuota más baja. Suelen tener unos intereses más reducidos, ya que actualmente el índice de referencia, el euríbor, se encuentra actualmente en valores negativos. Al tener un tipo de interés menor (de hecho, algunos bancos ofrecen además un diferencial mínimo en torno al 1%) y un plazo de amortización más largo, hace que la cuota mensual sea más económica.
  • Menos comisiones. Además de que las hipotecas variables suelen tener menos comisiones, éstas suelen ser más baratas; e incluso en algunas ni existen, sobre todo aquellas que se ofrecen vía online.
  • Plazo de amortización mayor. Alargar la vida del préstamo hipotecario hace que la cuota que tengas que abonar sea más baja, aunque eso sí tendrás que afrontar un tipo de interés mayor.

¿Qué hipoteca tiene mayores beneficios fiscales en la declaración de la renta?

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado si puedes desgravarte con tu hipoteca en la declaración de la renta y si es así cuánto.

Pues bien, salvo en las comunidades autónomas de País Vasco y Navarra, el resto de contribuyentes que quieran aprovecharse de ese ahorro fiscal, deberán haber adquirido la vivienda antes del 1 de enero de 2013. A partir de esta fecha, quedó anulada la posibilidad de aplicar una deducción fiscal sobre lo que pagas cada año por tu préstamo hipotecario.

¿Cómo funciona esa desgravación?

Si cumples con la condición de haber adquirido tu casa antes del 1 de enero de 2013, te podrás deducir hasta un 15% de una cuantía que como máximo puede alcanzar los 9.040€ por contribuyente durante el año.