Roams Logo
×
roams logo
×
Imagen de cabecera

Conoce a fondo las cuentas remuneradas

Llama gratis e Infórmate
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el lunes, 26 de octubre de 2020

Mediante las cuentas remuneradas se puede obtener una rentabilidad y a la vez disfrutar de la total disponibilidad del capital, los intereses se calcularán en función del saldo medio de la cuenta. Hay dos tipos de cuentas remuneradas, veamos en qué consiste cada una de ellas y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué son las cuentas remuneradas?

Las cuentas remuneradas son un tipo de producto bancario que nos permiten obtener una rentabilidad sobre el dinero depositado y a diferencia de los depósitos bancarios, podemos disponer o retirar capital siempre que lo necesitemos, sin comisiones.

En una cuenta remunerada, el tipo de interés se aplica sobre el saldo de nuestra cuenta. Por lo tanto, cuanto más capital mantengamos en nuestra cuenta, mayores intereses o rendimientos obtendremos. La liquidación de intereses puede variar en función de cada entidad financiera, pudiendo ser: mensual, trimestral, semestral o anual.

Y además, los intereses obtenidos pasarán a formar parte del capital de nuestra cuenta remunerada. Y por lo tanto, posteriormente, volverán a generar nuevos intereses.


¿Qué tipos de cuentas remuneradas hay?

Existen dos tipos de cuentas remuneradas, cuentas de ahorro y cuentas corrientes remuneradas (sus diferencias se basan en la operatividad y del grado de vinculación de cada una de ellas).

Cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro remuneradas son un tipo de cuenta más específica para el ahorro y no tanto para operar con ella, la disponibilidad del dinero es total aunque su operativa está limitada. No se permite domiciliar recibos o ingresos recurrentes como la nómina o pensión.

Y tampoco será posible vincular tarjetas de crédito o débito, por lo que no podremos realizar compras con tarjeta ni retirar dinero en efectivo de un cajero.

Por lo tanto, como su propio nombre indica, esta sería una buena opción para ir ingresando nuestros ahorros para que generen rendimientos pero si necesitamos cierta operatividad, esta no es la mejor opción.

Cuenta corriente remunerada

Este tipo de cuenta corriente remunerada combina la rentabilidad de una cuenta de ahorro con la operatividad de una cuenta corriente. La operatividad bancaria será completa (tarjetas, domiciliación...).

No obstante, es posible que nos pidan cierta vinculación a la entidad financiera como domiciliar una nómina o un número determinado de recibos. En este caso puede que te interese echarle un vistazo a las cuentas remuneradas sin nómina.


Bancos que ofrecen cuentas remuneradas: ¡las mejores!

Se trata de un producto bancario común y es atractivo para los clientes, ya que no conllevan riesgo. Es por ello que la mayoría de entidades financieras ofrecen cuentas remuneradas, y además, algunas de ellas se pueden contratar y gestionar de forma 100% online, algo muy atractivo para el cliente.

Estas son algunas entidades financieras que disponen de cuentas remuneradas:

Producto Características
Cuenta Expansión Plus Sabadell
  • Sin comisiones de mantenimiento o administración
  • Retirada de efectivo gratuita en cajeros Sabadell y de la red Euro6000
  • Hasta 3% TAE de retribución por tu dinero
  • Saldo máximo a remunerar de 10.000€
Cuenta Ahorro Bienvenida Nómina Openbank
  • Remuneración 2,66% TAE los 6 primeros meses
  • Saldo máximo a remunerar 5.000€
  • Sin comisiones ni gastos extras
  • Retirada de efectivo gratuita en cajeros Santander
Cuenta Nómina Bankinter remunerada al 5% TAE
  • Remuneración de hasta 5% TAE el primer año
  • 2% TAE a partir del primer año
  • Sin comisiones ni cuotas
  • Saca dinero gratis desde cajeros Bankinter y red Euro6000
Cuenta Clara Joven Abanca
  • Para clientes entre 16 y 34 años
  • Sin comisiones ni costes añadidos
  • TAE 0,01%
  • Tarjeta de débito gratuita

Consejos para elegir la mejor cuenta remunerada

Para elegir la mejor cuenta remunerada debemos fijarnos previamente en una serie de aspectos para tomar la mejor decisión. Estos son algunos consejos:

  • Fíjate en las comisiones. Evidentemente, lo ideal será elegir una de las cuentas remuneradas sin comisiones que ofrezca el mercado, dado que cualquier comisión reduciría nuestra rentabilidad.
  • Compara la rentabilidad de la cuenta remunerada a través de la TAE. En ocasiones, las ofertas de cuentas remuneradas nos ofrecen un determinado TIN muy alto durante los primeros meses y después baja considerablemente en los meses posteriores. La TAE refleja el interés medio que ganaremos en un año y es ideal para realizar las comparaciones con otras entidades.
  • Plazos. Elige la cuenta remunerada con los plazos que más te convenga y como hemos advertido anteriormente, identifica a las entidades que ofrecen un TIN muy alto durante los primeros meses y baja rentabilidad para los posteriores, fíjate en la TAE.
  • Requisitos de vinculación. Algunas entidades financieras exigen tener cierto grado de vinculación como una nómina de un importe mínimo o tener algunos recibos domiciliados. Elige la que más se adapte a tu situación.
  • Compromiso. Aunque no es muy común, algunas entidades financieras establecen un período de compromiso. Es recomendable plantearse si los beneficios que obtendremos estarían compensados o son proporcionales al tiempo de permanencia exigido.
  • Límite mínimo y máximo. Algunas entidades establecen estos topes, por una parte estaría el capital mínimo necesario en la cuenta para comenzar a obtener intereses, y por otra parte, la cantidad máxima de capital por la que tendremos derecho a remunerar.

¿Cómo calcular la rentabilidad de una cuenta remunerada?

Conocer con anterioridad la rentabilidad de una cuenta remunerada no es tan sencillo como otros productos ya que la rentabilidad que obtendremos dependerá del saldo de nuestra cuenta a lo largo del tiempo.

Las entidades financieras utilizan el saldo medio diario para calcular los intereses generados de una cuenta remunerada. Además, hay que tener en cuenta las condiciones establecidas por cada entidad financiera, si se paga más por los primeros meses o es un tipo de interés constante.

Para realizar el cálculo nos fijaremos en el TIN (Tipo de Interés Nominal). Hay que multiplicar el TIN por el capital, y en el caso de que el plazo sea inferior al año, hay que dividir el resultado entre 12 y multiplicar por el número de meses de la operación.

Ejemplo práctico 1:

Mantenemos un capital medio de 40.000€ al 3% TIN durante 10 meses:

  • Cálculo de rentabilidad:
    1. 40.000 x 0,03 = 1.200€
    2. 1.200 : 12 = 100€/mes
    3. 100 x 10 = 1.000€

Ejemplo práctico 2:

Mantenemos un capital medio de 50.000€ el primer año y en el segundo año tenemos un saldo medio de 55.000€. Las condiciones de la cuenta remunerada establecen un TIN al 5% durante el primer año y un TIN del 2% durante el segundo año.

  1. Cálculo primer año: 50.000 x 0,05 = 2.500€
  2. Cálculo segundo año: 55.000 x 0,02 = 1.100€
  3. Total: 2.500 + 1.100 = 3.600€

Ventajas de las cuentas remuneradas

Las ventajas de las cuentas remuneradas son las siguientes:

  • Obtención de rentabilidad sin riesgo.
  • Disponibilidad del capital en todo momento.
  • Protección del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Las cuentas remuneradas están garantizados hasta 100.000€, por cada titular y entidad financiera.

Desventajas de las cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas también tienen sus desventajas:

  • Su rentabilidad no es tan alta como otros productos, bien es cierto que no asumimos apenas riesgo
  • Es muy probable que nos exijan algún tipo de vinculación si elegimos una cuenta corriente remunerada
  • Las cuentas de ahorro remuneradas tienen limitación de operatividad
  • Se suele establecer un máximo de capital a remunerar
  • Hay que pagar impuestos

¿Hay que pagar impuestos por los beneficios de una cuenta remunerada?

Sí, hay que pagar impuestos por los beneficios de una cuenta remunerada ya que no existe ningún tipo de ventaja fiscal en este tipo de cuentas. Los intereses generados tributan como rendimiento del capital mobiliario y serán retenidos en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF):

  • 19% sobre intereses generados hasta 6.000€
  • 21% sobre intereses generados hasta 50.000€
  • 23% sobre intereses generados a partir de 50.000€

Las retenciones se aplican automáticamente, es decir, nosotros recibimos los intereses netos, ya descontada la parte del impuesto. Si la cuenta remunerada pertenece a una entidad financiera extranjera, el proceso para aplicar la retención podría ser diferente y variar en función del país.