Roams Logo
×
roams logo
×
Imagen de cabecera

Cuentas corrientes para hacer despegar tus ahorros

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

Aunque las cuentas corrientes son un producto muy sencillo, se pueden convertir en una herramienta muy útil para potenciar nuestro ahorro de manera fácil y sencilla.

¿Cómo elegir la mejor cuenta corriente?

A la hora de elegir la mejor cuenta bancaria es muy importante pensar en el uso que le vamos a dar. Dependiendo de cómo vayamos a usar nuestra cuenta tendremos que buscar unas características u otras.

Aun así, en líneas generales, para escoger la mejor cuenta corriente debemos elegir aquella que tiene las menores comisiones posibles. De esta manera, nos aseguramos de pagar lo menos posible.

Además, si vamos a usar un servicio específico, buscaremos que ese servicio se incluya de manera gratuita. Por ejemplo, si vamos a usar mucho la tarjeta de débito o crédito elegiremos la cuenta corriente en la que salga gratis o más barato.

Por ejemplo, las cuentas de Openbank o la cuenta corriente EVO no tienen comisiones e incluyen una tarjeta de débito gratuita.

Como puedes ver, elegir la mejor cuenta corriente es bastante sencillo. Solamente tienes que pensar en el uso que vas a darle y elegir la que mejor se adapte a ello.


¿Qué es una cuenta corriente?

Una cuenta corriente es un producto bancario que nos va a permitir depositar nuestro dinero en la entidad que elijamos. Normalmente no tienen ataduras y son más fáciles de contratar que otras cuentas.

La principal diferencia de las cuentas corrientes respecto a otros productos es que ese dinero va a estar siempre disponible en cualquier momento, sin necesidad de cumplir ninguna condición para usarlo.


Tipos de cuentas corrientes

Como con todos los productos bancarios, las entidades ofrecen diferentes versiones de cuenta corriente. De esta manera, cada tipo de cliente puede encontrar la opción perfecta para él.

Cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro son la opción perfecta si lo que buscas es hacer crecer el dinero que ingreses en tu cuenta.

En las cuentas de ahorros recibirás intereses por el dinero que hayas depositado. Además, siempre tendrás acceso a esos ahorros y la posibilidad de retirarlos en el momento que más quieras.

El único aspecto negativo es que sus funciones son un poco limitadas, ya que no podremos domiciliar nuestra nómina o vincular tarjetas a este tipo de cuenta.

Cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas son algo parecido a las cuentas de ahorro que te explicábamos antes. Son un producto bancario que te va a permitir ingresar el dinero que quieras y obtener unos intereses a cambio.

El punto positivo de este tipo de cuenta corriente es que no está tan limitada. De esta manera puedes vincular tarjetas, domiciliar recibos, tu nómina...

Cuentas nómina

En el caso de que tengamos una nómina o un ingreso periódico como una pensión, las cuentas nómina son nuestra mejor opción.

A cambio de tener domiciliada nuestra nómina el banco nos suele ofrecer mejores condiciones que las que obtendríamos con otro tipo de cuenta corriente.

De esta manera podríamos librarnos de las comisiones de mantenimiento, obtener tarjetas gratuitas o incluso recibir intereses por el dinero que tengamos ingresado.

Cuentas corrientes para niños

Las cuentas corrientes para niños permiten a los más pequeños empezar a involucrarse en el mundo de los ahorros y las finanzas. Además, este tipo de cuentas corrientes suelen ser gratuitas.

A cambio, la mayoría no ofrece intereses o son muy bajos. Pero suelen venir acompañadas de regalos y ofertas especiales para los niños.

Cuentas para negocios y autónomos

Las cuentas para negocios o para autónomos son productos especiales dedicados al sector profesional. De esta forma ofrecen servicios a medida para las necesidades de estas empresas o negocios.

Con estas cuentas podrás gestionar las finanzas de tu empresa sin pagar comisiones y con la posibilidad de acceder a servicios especiales como servicios de TPV, opciones de financiación flexible y muchos más.


¿Cómo abrir una cuenta corriente?

Abrir una cuenta corriente con nuestro banco o entidad no podía ser más fácil. Para ello solo tenemos que acudir a una de sus oficinas para iniciar el proceso.

Además, en algunas ocasiones podremos hacerlo incluso de manera online, por lo que no tendremos que molestarnos ni en movernos de nuestro sofá para abrir nuestra cuenta corriente.

Aun así, independientemente de la opción que elijamos, el proceso es bastante similar:

  • Elegir la cuenta que más nos interesa.
  • Iniciar el proceso de contratación en el banco u online.
  • Entregar los documentos necesarios para formalizar el contrato.

Como puedes ver es un proceso muy sencillo y que podremos terminar en unos pocos minutos.

Documentos necesarios para abrir una cuenta corriente

Como las cuentas corrientes no tienen una larga lista de requisitos, tampoco tendremos que aportar una gran cantidad de documentos para contratar este producto.

Para formalizar la contratación necesitaremos entregar una copia de nuestro documento de identidad y, como mucho, pueden pedirnos un justificante de nuestra nómina, si la cuenta que hemos escogido lo requiere.

En el caso de que queramos abrir una cuenta corriente para nuestro negocio o para utónomos, tendremos que adjuntar algún documento más, como la escritura de constitución de nuestra empresa o un justificante de que somos autónomos.

Lo mismo pasará con las cuentas corrientes para niños. En este caso tendremos que presentar nuestro documento de identidad, así como el del niño, junto con el libro de familia.


Preguntas frecuentes

Aunque las cuentas corrientes son un producto bastante sencillo, siempre nos pueden surgir dudas sobre su funcionamiento. Por eso, hemos elegido las preguntas más comunes que te pueden surgir.

¿Cómo quitar un titular de una cuenta corriente?

En el caso de que tengas una cuenta corriente compartida con un amigo o un compañero de piso, podrás dar de baja su cotitularidad. De esta forma no podrá acceder a los fondos ni la información de la cuenta.

Para hacerlo necesitarás que la otra persona también esté de acuerdo y, además, deberás cumplir las condiciones del banco.

Normalmente pasado un plazo de 90 días no podrás modificar el contrato de manera gratuita. Así que, puede que tengas que pagar alguna comisión por dar a esta persona de baja.

¿Cómo saber quién es el titular de una cuenta corriente?

Conocer el titular de una cuenta corriente que no es la nuestra no sería posible. Ya que, ni el banco ni ninguna otra entidad nos van a facilitar esta información por motivos de privacidad.

Si la cuenta corriente es nuestra podremos acceder a su información desde la app o plataforma digital de nuestro banco y comprobar los titulares de esa cuenta corriente.


¿Cómo saber el IBAN de una cuenta corriente?

Conocer el número IBAN de nuestra cuenta corriente es muy sencillo y no necesitaremos ir a la oficina de nuestro banco o buscar entre nuestros papeles para descubrirlo.

Al acceder a la app o banca digital de nuestra entidad, podremos comprobar los datos de las cuentas bancarias que tengamos operativas. Entre esta información encontraremos el IBAN.