Roams Logo
×
Finanzas
roams logo
×
Roams Logo
Préstamo puente: todo lo que debes saber si quieres solicitarlo

Préstamo puente: todo lo que debes saber si quieres solicitarlo

Beatriz Gallinas

Beatriz Gallinas Entrada actualizada el viernes, 21 de mayo de 2021

Finanzas logo

Estás en ese momento de tu vida en el que quieres comprarte un segundo inmueble y deshacerte del primero. Pedir un préstamo puente te puede solucionar la vida. Te contamos todo lo que tienes que tener en cuenta si quieres solicitar uno.

¿Qué es un préstamo puente?

Un préstamo puente es un tipo especial de préstamo que algunas entidades financieras conceden cuando existe una necesidad inmediata de financiación por parte de los clientes.

Al igual que un puente une dos puntos permitiendo el paso entre uno y otro, con este tipo de préstamo puente se garantiza una financiación intermedia entre la tramitación de dos préstamos de mayor duración. De esta forma, se logra que el cliente que lo solicita, quien necesita dinero inmediatamente, pasa a un estado en el que consigue financiación a corto plazo para finalmente alcanzar su objetivo.

Usos del préstamo puente

Aunque también se pueda solicitar con una finalidad empresarial, el uso más frecuente de este tipo de préstamos es que se conceda para ofrecer financiación a todo aquel que quiera comprarse una nueva vivienda sin necesidad de vender la que ya posee en un corto período de tiempo.


Hipotecas puente

Algo muy parecido al préstamo puente es la hipoteca puente. ¿Por qué? Porque este tipo de préstamos habitualmente se utiliza con este fin. Y es que suelen ser solicitados por los clientes cuando quieren comprar una nueva vivienda pero aún tienen pendiente el pago de la hipoteca del anterior hogar.

Para este tipo de circunstancias, las entidades financieras ofrecen estos préstamos puente hipotecarios, que permiten aunar los dos préstamos y dispondrás de un período de entre 2 y 5 años para vender tu antigua residencia.

¿Qué dice el asesor de Roams?roams logo
Se necesita solvencia suficiente para mantener los dos préstamos para que te la concedan, por eso apenas se usa. Lo que se puede hacer como alternativa es intentar vender tu vivienda y hacer un contrato de arras penitenciarias (señal), necesitas tener un comprador. El mismo día que vendes, compras la nueva vivienda.
foto del autorBeatriz Gallinas

Características de un préstamo puente

Un préstamo puente se caracteriza por:

  • Temporalidad. Este tipo de préstamos suelen tener un carácter temporal. Habitualmente, el plazo suele ir de dos a cinco años como máximo, aunque varía dependiendo de cada entidad financiera.
  • Necesidad inmediata de financiación. Dar liquidez de forma inminente al prestamista para que pueda adquirir un nuevo bien inmueble sin tener que vender el que ya tiene de forma vertiginosa. Como hemos comentado anteriormente, el plazo suele ir de los dos a los cinco años.
  • Garantía de ingresos. El prestamista asume un riesgo mayor al poder darse la circunstancia de que el prestatario, es decir, quien solicita el préstamo, no venda el bien immueble en ese período de tiempo y, por tanto, no tenga solvencia financiera para hacer frente a la devolución del préstamo. Por ello, la entidad financiera no concederá ningún préstamo puente sin conocer el historial crediticio del cliente y la capacidad de devolución del préstamo a través de sus correspondientes ingresos económicos.

Por ejemplo, imaginemos que la vivienda en la que vivimos actualmente se nos ha quedado pequeña y encontramos una nueva residencia, que queremos comprar, con más espacio. En estas circunstancias, deberíamos solicitar un préstamo puente para esta vivienda que nos permita obtener liquidez a corto plazo y contemos con un período de tiempo prudente para vender nuestra casa actual sin hacerlo rápidamente.


Ventajas y desventajas de un préstamo puente

Solicitar un préstamo puente tiene, como todo, sus ventajas y desventajas. En cuanto a las ventajas:

  • Negociación de la cuota. A la hora de devolver el préstamo puente, puedes escoger entre diversas modalidades de pago. Así, el cliente que solicita este tipo de préstamo, puede abonar la cuota con carencia capital, de tal forma que lo único que se pagan son los intereses; u optar por una mensualidad inferior, donde realizará un abono menor al que pagará posteriormente. E igual que en el caso anterior, la mayor parte de la cuota estará dirigida a cubrir los intereses del préstamo. O bien, también tiene la opción de elegir una mensualidad normal, es decir, aquella en la que se amortiza tanto el capital de la deuda como los intereses que produce.
  • Mayor comodidad, ya que permite financiar la compra de un nuevo bien inmueble sin vender aún el que disponemos pero que sí queremos deshacernos de él. Por tanto, este tipo de préstamo permite realizar la operación a un ritmo coherente.

Pero también tiene sus desventajas se encuentra un acceso complicado por parte de los clientes. Y es que se exigen el cumplimiento de requisitos más rigurosos que aseguren ingresos suficientes por parte del cliente que solicita el préstamo para hacer frente a la devolución del mismo. Por ello, suelen estar dirigidos a clientes determinados de las entidades financieras.

¿Qué ocurre si no vendemos el bien inmueble?

Otro de los grandes inconvenientes para el deudor se da en el caso de que no sea capaz de vender el bien inmueble en el período de tiempo que marque la entidad financiera, ya que además estará obligado a devolver la totalidad del préstamo, es decir, tanto el capital prestado por el banco como los intereses generados.


¿Cómo se devuelve un préstamo puente?

Cuando solicitas una hipoteca, amortizas tanto el capital como los intereses en las cuotas que pagas mensualmente. Sin embargo, en el caso del préstamo puente, debes saber que tienes tres vías diferentes de abonar estas cuotas:

  • Cuota con carencia de capital. Como su propio nombre indica, lo que se amortiza son únicamente los intereses, no el capital.
  • Cuota especial reducida. En este caso, cada uno de los pagos de devolución del préstamo serán menores frente a los que se abonen una vez se venda el bien inmueble. Y, en gran medida, se corresponden con los intereses.
  • Cuota normal. Aquí lo que se amortiza es tanto el capital como los intereses.

Le informamos que en Roams TIC, SL usamos cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria. Consulte la Política de cookies. Puede informarse más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas haciendo click. Mostrar detalles