Roams Logo
×
Hipotecas
roams logo
×
Imagen de cabecera

Consigue tu nueva casa con las hipotecas puente

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

Si aún no has acabado de pagar tu vivienda actual, pero por cualquier situación necesitas comprar una casa nueva, las hipotecas puente pueden ser una buena opción.

¿Qué es una hipoteca puente?

Una hipoteca puente es un préstamo hipotecario que está diseñado para esos momentos en los que queremos adquirir una nueva vivienda, pero aún no hemos acabado de pagar la que tenemos actualmente.

De esta manera, la hipoteca puente nos permite aunar en un mismo pack la deuda pendiente de nuestra actual vivienda y de la que queremos comprar. El banco nos dará un tiempo determinado para vender el antiguo inmueble.

¿Cómo funciona una hipoteca puente?

Las hipotecas puente nos permiten combinar la deuda de ambas viviendas en un mismo contrato. De esta forma, deberemos al banco lo que nos faltaba de pagar de nuestra antigua casa más lo que nos preste para comprar la nueva.

Es importante saber que, como garantía, tendremos las dos viviendas. Por lo que, en caso de impago, perderemos ambas propiedades, lo que añade bastante riesgo a este préstamo.

Aun así, el banco nos dará un tiempo para vender nuestra antigua casa. Este plazo suele ser de 2 a 5 años y, durante este, la entidad nos puede ofrecer ciertas ventajas para ir devolviendo la deuda de manera más cómoda.

Una vez hayamos vendido nuestra anterior propiedad, la hipoteca puente pasará a ser una hipoteca convencional y podremos usar el dinero obtenido de la venta para devolver la deuda acumulada.


Tipos de cuotas de una hipoteca puente

Como te comentábamos antes, durante ese plazo de 2 a 5 años que nos dé nuestro banco para vender nuestra anterior vivienda, nos ofrecerá 3 opciones diferentes para devolver la deuda.

Una vez acabado el plazo tendremos una cuota normal, pero mientas tanto podemos elegir entre:

  1. Carencia hipotecaria de capital: con este tipo de cuota pagarás solamente los intereses generados por la deuda. De esta forma las cuotas mensuales son más bajas.
  2. Cuota reducida: el banco te ofrecerá cuotas más bajas que las que pagarías de manera normal. Estas cuotas sirven en gran parte al pago de intereses, no del capital prestado.
  3. Cuotas normales: pagarás tanto los intereses como el capital de la deuda contraída. Es el tipo de cuota de las hipotecas convencionales

¿Cuáles son los bancos que conceden hipotecas puente?

Aunque los bancos no suelen publicitar este tipo de hipotecas, casi todas las entidades ofrecen la posibilidad de cambiar tu hipoteca actual por una hipoteca puente.

Para ello, es recomendable que te pongas en contacto con tu banco y preguntes sobre la posibilidad de este cambio y las condiciones que obtendrías por él.


Requisitos de una hipoteca puente

A la hora de contratar una hipoteca puente, el banco va a ser un poco más riguroso en cuanto al análisis de tu caso, puesto el riesgo de este préstamo es más elevado que el de una hipoteca convencional.

Como con el resto de las hipotecas, el banco comprobará que nuestros ingresos son suficientes para hacer frente al nuevo importe de las cuotas mensuales.

Además, también debemos contar con ahorros para hacer frente a la parte de la vivienda que no nos cubrirá la hipoteca. Sin embargo, si lo que nos queda por pagar de nuestra antigua casa no es mucho, el banco puede que se ofrezca a financiar la totalidad de la nueva vivienda.


Ventajas de las hipotecas puente

Una hipoteca puente puede tener una gran cantidad de ventajas para nosotros si estamos pensando en comprar una nueva casa:

  • Mayor flexibilidad: el banco nos dará un tiempo para vender nuestra casa durante el que pagaremos cuotas mensuales por nuestra hipoteca.
  • Simplicidad: al reunir la deuda de ambas viviendas en un único contrato el proceso es más simple y fácil de gestionar.
  • Tranquilidad: durante el plazo que nos establezca el banco podemos buscar un nuevo comprador para nuestra antigua vivienda sin agobios, aunque no conviene alargar el proceso demasiado.

Desventajas de las hipotecas puente

Aunque estos préstamos hipotecarios nos ponen más fácil cambiarnos de vivienda, también vienen con riesgos asociados:

  1. Mayor riesgo: la garantía de la hipoteca serán las dos viviendas. Por lo que, en caso de impago corremos el riesgo de perder ambas.
  2. Pérdida de valor: puede que por la venta de nuestra antigua casa consigamos menos dinero del esperado y, por tanto, no podremos devolver al banco el dinero que habíamos estimado.
  3. Dificultad para encontrar un nuevo comprador: si no conseguimos vender la vivienda en el plazo establecido puede que tengamos que hacer frente a una deuda muy elevada.

Otras opciones o alternativas a las hipotecas puente

Las hipotecas puente no son la única opción disponible si lo que queremos es adquirir una nueva vivienda. Entre otras opciones podemos encontrar:

  • Vender nuestra casa primero: una opción sería vender nuestra actual casa antes de comprar la nueva. De esta manera nuestro riesgo será mínimo y puede que hasta podamos comprar la nueva vivienda con el dinero que recibamos, sin necesidad de pedir nuevos préstamos.
  • Conseguir un crédito: podemos pedir un crédito para devolver la totalidad de la deuda de nuestra actual hipoteca y pedir una nueva para la nueva vivienda. De esta manera podremos vender nuestra anterior casa sin agobios.
  • Ampliar nuestra hipoteca: podemos aumentar la financiación de nuestra actual hipoteca, aunque esto supondría poner la nueva vivienda como garantía y perderíamos la oportunidad de acceder a una carencia de capital o cuotas reducidas. Además, seguiríamos teniendo el riesgo de perder ambas viviendas.
  • Tener dos hipotecas independientes: en vez de combinar ambas en una hipoteca puente, simplemente podemos pedir una nueva hipoteca y pagar ambas al mismo tiempo. Una opción más costosa, pero con la que eliminamos el riesgo de perder ambas viviendas.