Roams Logo
×
Préstamos
roams logo
×
Imagen de cabecera

Préstamo participativo: qué es, funcionamiento y ventajas

Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

Un préstamo participativo es una forma ideal de financiación para nuevas empresas y startups, su concesión depende directamente del potencial del modelo de negocio. En cuanto al pago de intereses del préstamo, es variable y se calcula en función de la marcha de la empresa, aunque también podría tener una parte fija. Veamos como funcionan los préstamos participativos, sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué es un préstamo participativo?

Un préstamo participativo es una forma de financiación para empresas, se encuentra a medio camino entre la financiación a través de inversores privados y los préstamos de las entidades financieras.

Los intereses de un préstamo participativo se calculan en función de la evolución de la empresa. Las partes pueden establecer diferentes parámetros para determinar dicha evolución: patrimonio total, beneficio neto, facturación total etc.

La función principal de los préstamos participativos es la de apoyar económicamente la creación de proyectos empresariales que tienen un potencial crecimiento y necesitan de una inversión. Es por ello que gran parte de estos préstamos son otorgados por entidades públicas dedicadas principalmente a promover el emprendimiento.

¿Qué es un préstamo participativo convertible?

Un préstamo participativo convertible es una variante, por la cual tras el vencimiento del préstamo, en lugar de devolver el capital al prestamista, este se convierte en accionista de la empresa.

Normativa del préstamo participativo

La normativa aplicable a los préstamos participativos está recogida en el Real Decreto-ley 7/1996, de 7 de junio, sobre medidas urgentes de carácter fiscal y de fomento y liberalización de la actividad económica.


Características de los préstamos participativos: intereses, comisiones, amortización y cuantías

Veamos detalladamente como funcionan algunas características de los préstamos participativos:

  • Cuantía. Varía en función de la entidad prestamista. Por ejemplo, en ENISA, estas cuantías van desde los 25.000€ hasta 1.500.000€.
  • Intereses. La parte prestamista recibe un interés variable en función de un parámetro de evolución de la empresa establecido previamente (beneficio neto anual, facturación etc), generalmente, se establece un mínimo y un máximo aplicable. También se podría acordar un interés fijo, además del variable, pero suele ser inferior al de los préstamos "normales".
  • Comisiones. Varían en función de la entidad prestamista. Puede haber comisiones de apertura y cancelación anticipada (en caso de ejercerla).
  • Amortización. Por norma general, los préstamos participativos suelen tener un período de amortización más prolongado que otro tipo de préstamos, pudiendo llegar incluso a los 10 años en algunos casos.
  • Fondos propios. Los préstamos participativos tienen la consideración de fondos propios a efectos de la legislación mercantil.

¿Dónde puedo pedir un préstamo participativo?

Los préstamos participativos los conceden mayoritariamente las entidades públicas destinadas a apoyar el emprendimiento pero también es posible encontrar entidades privadas que ofrecen este tipo de préstamos.

  • Préstamo participativo ENISA (Empresa Nacional de Innovación, S.A)
  • Préstamos participativos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional)
  • Instituciones provinciales o regionales de emprendimiento
  • Entidades privadas

Requisitos para acceder a un préstamo participativo

A diferencia de otro tipo de préstamos que requieren de garantías personales o hipotecarias para su concesión, un préstamo participativo está ligado directamente a la viabilidad de la empresa. Por lo tanto, su principal requisito es el siguiente:

  • Modelo de negocio viable y atractivo. Las entidades prestamistas solicitan un informe detallado del modelo de negocio con sus correspondientes previsiones de futuro.

¿Quiénes pueden contratar un préstamo participativo?

Es un tipo de préstamo dirigido principalmente para nuevas empresas o startups que necesitan de una inversión inicial para poner en marcha el negocio. No obstante, también se pueden conseguir estos préstamos en las diferentes etapas de vida de la empresa.


Ventajas de un los préstamos participativos

Los préstamos participativos ofrecen una serie de ventajas:

  • Período de devolución del préstamo más prolongado que otro tipo de préstamos.
  • Los intereses a pagar se adaptan a la situación económica de la empresa.
  • Períodos de carencia superiores a otros préstamos.
  • Fiscalidad. Las comisiones e intereses son deducibles de la base imponible al Impuesto de Sociedades.
  • Requisitos de concesión en función del modelo de negocio, sin necesidad de avales ni garantías.
  • Préstamo subordinado. Ofrece una garantía adicional al resto de acreedores debido a que la parte prestamista se sitúa por detrás de los acreedores "normales" en cuanto a la prioridad de pagos.

Desventajas de los préstamos participativos

También debemos tener en cuenta algunos inconvenientes o desventajas:

  • Si el negocio obtiene resultados positivos, los intereses a pagar suelen ser mayores en comparación con los préstamos convencionales.
  • El prestamista adquiere cierta presencia en la directiva de la empresa, pudiendo asistir a las Juntas o Consejos de Administración.
  • Se crea una reserva económica de carácter anual con parte de los beneficios de la empresa para afrontar los pagos del préstamo a su vencimiento.
  • Hay que realizar y entregar informes sobre los estados financieros de la empresa al responsable de la parte prestamista a modo de garantía para la recuperación.
  • No hay total libertad para cancelar el préstamo. Habría que realizar una compensación de igual cuantía con los fondos propios de la empresa.

¿Se puede cancelar un préstamo participativo?

Sí, es posible la cancelación anticipada de un préstamo participativo si ambas partes así lo acordaron previamente. En este caso, se podría aplicar una cláusula penalizadora o comisión de cancelación.

No obstante, la normativa de los préstamos participativos establece que la cancelación anticipada solamente será posible si dicha amortización se compensa con una ampliación de igual cuantía de sus fondos propios y siempre que éste no provenga de la actualización de activos.

Como el préstamo participativo es considerado como fondos propios, al cancelar el préstamo se reduciría el patrimonio de la empresa y los acreedores quedarían en situación desfavorable. Esto es debido a que la liquidez de la empresa iría destinada para la amortización del préstamo y no para resolver las deudas con los proveedores.


¿Cómo contabilizar un préstamo participativo?

No existe una figura contable específica para los préstamos participativos. Sin embargo, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) determina lo siguiente según la resolución 54/6 de 2003:

  • Los préstamos participativos, aparte de tener unas especiales características en cuanto a la remuneración de los intereses o a su devolución, no tienen ninguna excepcionalidad en cuanto a su contabilización. De tal forma que su registro deberá ajustarse a lo previsto en la norma de valoración 9ª. Créditos no comerciales, o bien en la norma 11ª. Deudas no comerciales, incluidas en la quinta parte del Plan General de Contabilidad, en función de que la empresa conceda o reciba el préstamo, respectivamente

Por lo tanto, la contabilidad de un préstamo participativo hay que tratarla como de un préstamo ordinario se tratara.

No obstante, en otra ocasión, el IACAC determinó en la consulta 1 del BOICAC 78/2009 que al no tratarse de derivados financieros, los préstamos participativos deberán clasificarse como préstamos y partidas a cobrar (empresa prestamista) y como débitos y partidas a pagar en el caso de la empresa prestataria.


¿Es posible conseguir una carencia para un préstamo participativo?

Sí, se pueden establecer períodos de carencia. Dichos períodos pueden variar dependiendo de la entidad prestamista pero suelen ser prolongados, llegando incluso a los 7 años en algunos casos. No obstante, los plazos de carencia pueden estar determinados en función de la línea de financiación, finalidad, características del proyecto y previsiones de cash-flow.


¿Qué ocurre ante el impago del préstamo participativo?

Las consecuencias por el impago de un préstamo participativo pueden variar en función de la entidad prestamista. Por ejemplo, podría suceder que el prestamista transmute su derecho de cobro por la participación en la empresa, convirtiéndose de esta forma en socio de la misma y con los consiguientes derechos en la toma de decisiones y en el reparto de dividendos.