Roams Logo
×
Fotografa autónoma realizando un retrato

Préstamos para autónomos: ICO y bancos

Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el lunes, 26 de septiembre de 2022

Finanzas logo

Los préstamos para autónomos permiten a este colectivo acceder a soluciones de financiación para su negocio: pagar impuestos, cuotas a la Seguridad Social, inversiones para su actividad u otra serie de circunstancias de su día a día. El problema es que los requisitos de este colectivo para acceder a este tipo de financiación suelen ser muy exigentes, sobre todo por la irregularidad de sus ingresos.

Préstamos ICO para autónomos

Los préstamos ICO son líneas de financiación para pymes y autónomos, respaldadas por el Estado, pero en las que las entidades financieras funcionan como intermediarios. Es decir, un préstamo ICO no se solicita al Instituto de Crédito Oficial, sino a un banco (y es este quien decide si lo concede o no), con condiciones impuestas por el Estado.

Estas líneas de crédito ofrecen una financiación de hasta 12.500.000€ por cliente, que podrían aprobarse en una única vez, o dividido en varias operaciones. Los préstamos ICO están disponibles para proyectos como los siguientes:

  • Actividades de empresa, o de inversión, que supongan una necesidad de liquidez en España.
  • Actividades relacionadas con la digitalización y la implantación del teletrabajo, enlazados con el programa Acelera Pyme.
  • Reformas y rehabilitaciones en inmuebles.

Algunas de las modalidades de préstamos ICO para autónomos son las siguientes:

Los tipos de interés pueden ser fijos o variables, sumándole los márgenes de la propia entidad, en función de la amortización seleccionada, y los plazos de devolución van de 1 a 20 años, pudiendo establecer un período de carencia de al menos un año.

Aunque se soliciten en aquellos bancos que colaboran con el ICO, es el Estado el que impone las condiciones y características de estos préstamos y créditos, como la TAE, los plazos, etc.

Bancos que conceden préstamos ICO

Los préstamos ICO se han de solicitar en aquellas entidades financieras que colaboren con el Instituto de Crédito Oficial. Son las siguientes:


Tipos de préstamos para autónomos

Los autónomos, dadas sus circunstancias particulares, tienen a su disposición una variedad más amplia de préstamos que, por ejemplo, los trabajadores por cuenta ajena. Es comprensible, ya que en no pocas ocasiones solicitan estos préstamos no para sí, sino para sus negocios.

Por tanto, podemos dividir los préstamos para autónomos en dos grandes grupos: los préstamos personales y los préstamos para negocio. Veamos cuáles son los más habituales.

Préstamos personales para autónomos

Esta clase de préstamos son los más habituales, y no solo para los autónomos. Es el préstamo por excelencia que ofrecen los bancos, con unas condiciones equilibradas, permitiendo obtener cantidades bastante notables de financiación (hasta 50.000€ o más), a devolver en hasta 10 años.

El problema para los autónomos es que, dadas las circunstancias particulares de su trabajo (incertidumbre e irregularidad de ingresos), probablemente se enfrenten a condiciones más duras, en forma de tipos de interés más elevados y plazos más ajustados.

Minipréstamos para autónomos

Si un autónomo necesita una inyección puntual de capital, para afrontar un pequeño imprevisto de no más de 1.000€, puede optar por solicitar un micropréstamo. Su solicitud es muy sencilla y la entrega del dinero, casi inmediata.

Además, se trata de préstamos que apenas tienen requisitos de acceso a ellos, por lo que ser trabajador autónomo no debería suponer un inconveniente. Pero, por contra, las condiciones de devolución a las que están sometidos son terriblemente duras, por lo que conviene no solo no abusar de ellos, sino que lo mejor es directamente no tener que recurrir a esta clase de créditos salvo en casos de extrema necesidad.

Préstamos rápidos para autónomos

Un préstamo rápido es todo aquel que, por definición, se aprueba en minutos y permite disponer del dinero en un plazo de unas pocas horas. Se trata de préstamos de hasta unos 10.000€, y con unas condiciones de devolución a medio camino entre los préstamos personales y los microcréditos.

Los trabajadores autónomos pueden acogerse a esta clase de financiación, la cual tiene unos requisitos algo más accesibles que los préstamos tradicionales de mayor importe, pero como ocurre con los préstamos de menos de 1.000€, sus elevados tipos de interés hacen que sea poco recomendable su uso.

Préstamos con garantía hipotecaria para autónomos

Un préstamo con garantía hipotecaria permite acceder a cantidades mucho mayores de financiación, a cambio de poner como aval un inmueble (el cual debe ser propiedad del solicitante y estar o bien libre de cargas, o bien con la hipoteca pagada al 80%).

Se trata de préstamos muy útiles para, por ejemplo, poner en marcha un negocio, ya que al estar avalados por una propiedad inmueble, permiten solicitar importes mucho más elevados que de costumbre (por lo general, hasta un 40%-50% del valor del aval).

Y, además, al estar garantizado su pago con el citado inmueble, un autónomo, quien por lo general es sometido a un mayor escrutinio por sus circunstancias laborales e inestabilidad de ingresos, podrá acceder a esta clase de financiación más fácilmente. Por contra, se trata de préstamos con unos intereses bastante altos y con el riesgo de perder la vivienda, local o inmueble en caso de impago.

Préstamos hipotecarios para locales comerciales

La banca ofrece hipotecas para autónomos, pero también algunos productos mucho más concretos, como son las hipotecas para locales comerciales, aquellas que están destinadas no a que el autónomo se compre una vivienda, sino un inmueble donde pueda desarrollar su actividad profesional.

Esta clase de préstamos hipotecarios ya supone hablar de cantidades muy elevadas de dinero, a las que difícilmente se puede acceder mediante un préstamo personal, y ante las que es mejor lidiar con los tipos de una hipoteca que de un préstamo.

Las hipotecas para locales comerciales no suelen financiar más del 70% del valor del mismo, y no se suelen conceder a más de 15 años. Además, lo más seguro es que el banco exija al autónomo que cumpla con unos mínimos en cuanto a ingresos, o algún tipo de garantía de pago, como un aval o una doble garantía hipotecaria.

Tarjetas de crédito para autónomos

Una tarjeta de crédito no deja de ser una forma de obtener financiación a través del banco o entidad que la concede. Por lo general, todas permiten aplazar los pagos que se hacen con ellas a final de mes, pero también fraccionar dichos pagos a cambio del pago de un tipo de interés.

Su gran ventaja es que permiten disponer de dinero aunque este no se encuentre en la cuenta (a diferencia de una tarjeta de débito). Además, hay tarjetas de crédito que bonifican algunos gastos, siendo el ejemplo más representativo las tarjetas con descuento para gasolina.

Líneas de crédito para autónomos

Una línea de crédito se diferencia de un préstamo en el hecho de que solo se pagan intereses cuando se usa el dinero que se pone a disposición del solicitante, y solo en la proporción usada.

Se trata de una buena forma de financiación para los autónomos, ya que les permite disponer de capital siempre que lo necesiten, y administrarse en consecuencia sin tener que pedir un préstamo tras otro, con el consiguiente ahorro de dinero por los intereses.


Préstamos bancarios para autónomos

Gran parte de los préstamos bancarios para autónomos pertenecen a la línea ICO, dado que el vehículo para la concesión de estos préstamos es el propio banco con el que vayas a trabajar.

Pero, además de esta opción, algunas entidades bancarias ofrecen financiación para autónomos mediante otros productos.

BBVA logo
Sabadell logo
Unicaja logo
Ibercaja logo
Cajamar logo
Abanca logo
Deutsche Bank logo
Triodos Bank logo
Ver más
Ver menos

Préstamos para autónomos en CaixaBank

Los préstamos para autónomos en CaixaBank tienen determinadas condiciones, pensadas para el perfil de cliente profesional, como las del Microcrédito Negocios. Son las siguientes:

  • Préstamo de hasta 50.000€.
  • El plazo de devolución es de seis años, como máximo.
  • Permite un periodo de carencia de hasta 6 meses.

Préstamo para autónomos en BBVA

El préstamo para autónomos en BBVA dispone de características ventajosas para profesionales, entre las que destacan:

  • El límite del préstamo es de 50.000€.
  • Los plazos de devolución van de los 14 meses hasta los siete años.
  • Aplica un tipo de interés personalizado.

Requisitos para pedir un préstamo para autónomos

Los requisitos a la hora de solicitar un préstamo para autónomos son, en esencia, los mismos que para pedir un préstamo personal corriente. El problema es que probablemente sean algo más estrictos, ya que por lo general un autónomo no tiene un flujo constante de ingresos.

Los requisitos habituales para pedir un préstamo son:

  • Ser mayor de edad (aunque en ocasiones se puede solicitar ser mayor de 21 o hasta de 25 años).
  • Disponer de una fuente de ingresos regular: en el caso de un autónomo es más complicado, lo que repercutirá en las condiciones del préstamo.
  • Tener un buen historial crediticio y financiero: no tener o haber tenido deudas es muy importante, y más siendo autónomo, ya que evidencia una buena salud económica.

A mayores, si la cuantía del préstamo es muy elevada, es posible que se te solicite algún tipo de garantía, como un avalista o la escritura de un inmueble que se vaya a poner como garantía de pago.


Documentación para pedir un préstamo para autónomos

Si cumples con los requisitos para solicitar un préstamo siendo autónomo, entonces habrá llegado el momento de presentar la documentación para poder tramitar dicha solicitud. Esta será:

  • El DNI (o el NIE, si eres extranjero residente en España), para acreditar tu identidad y residencia.
  • Un justificante de ingresos. Como no dispones de nómina, se te solicitarán las últimas declaraciones de la renta, las trimestrales del IVA y el pago de la cuota de autónomos.
  • Tu vida laboral, así como el documento que pruebe que, efectivamente, estás dado de alta como autónomo.
  • Un documento que informe al banco de la situación contable de tu negocio.
  • La última liquidación de la Seguridad Social y el certificado que acredita que estás al corriente de tus obligaciones tributarias.

Y además, si fuera necesario porque el banco te exige garantías adicionales, deberás presentar toda la documentación referida a los avales. También es posible que se te pida justificar la finalidad del préstamo, con un plan de negocio o un presupuesto.

Como ves, el papeleo es mucho más exhaustivo en este caso, ya que a ojos del banco un trabajador por cuenta propia es un cliente con un riesgo mucho mayor que los trabajadores por cuenta ajena.


¿Cómo pedir un préstamo para autónomos?

Para pedir un préstamo para autónomos tienes dos posibilidades:

  • Entidades de préstamos rápidos y microcréditos.
  • Bancos tradicionales.

Dentro de los bancos dispones de tres alternativas:

  • Préstamos personales, con condiciones acordes al riesgo de un autónomo.
  • Préstamos específicos para autónomos, con condiciones especiales.
  • Préstamos ICO, con condiciones favorables marcadas por el Estado, pero sujetos a la aprobación por parte de las entidades financieras.

Sea cual sea la vía de financiación que elijas, bien podrás solicitar tu préstamo online, o tendrás que acercarte a una oficina bancaria para ello.


Alternativas si me deniegan un préstamo para autónomos

Has intentado solicitar un préstamo como autónomo, y te has topado con la negativa de cuantas entidades has sondeado, no decaigas. Los autónomos disponen de otras vías de financiación, como pueden ser:

  • Factoring: consiste en recibir por adelantado cobros de clientes pendientes de pago. Una entidad financiera te adelanta ese dinero, a cambio de una comisión.
  • Renting: supone, básicamente, alquilar algo (un coche, equipamiento para tu negocio, etc.), evitándote pagar el precio completo de dicho bien de golpe.
  • Leasing: similar al renting, pero en este caso terminado el plazo del "alquiler" decides si te lo quedas, lo devuelves o lo cambias por otro.
  • Pagarés: se trata de una forma de financiación indirecta, porque supone posponer pagos (como el factoring, pero a la inversa). Supone comprometerte a efectuar determinado pago en una fecha futura.
  • Crowdfunding: la microfinanciación colectiva puede ser utilizada por los autónomos en circunstancias muy concretas, como por ejemplo para financiar un determinado proyecto. Recuerda que tus mecenas querrán algo a cambio de su aportación.
  • Crowdlending: consiste en llevar la fórmula del crowdfunding al mundo de los préstamos. Muchos pequeños inversores se unen para prestar dinero a un emprendedor, a cambio de intereses.
  • Capitalización del paro: el SEPE (Servicio de Empleo Público de España) permite solicitar un pago único de todo el dinero que un trabajador tiene derecho a percibir como prestación de desempleo para destinarlo a poner en marcha un negocio.
  • Ayudas y subvenciones: tanto a nivel estatal como autonómico es posible encontrar ayudas y subvenciones para autónomos y emprendedores.

Los mejores préstamos para autónomos

Por lo general, los mejores préstamos para autónomos son todos los de la línea ICO, ya que tienen unas condiciones muy beneficiosas en cuanto a nivel de tipos de interés, períodos de devolución más largos y ventajas en cuanto al aplazamiento de pagos.

Pero puede que no sea así, por lo que lo mejor es que peines bien el mercado y compares bien las distintas opciones de que dispones a la hora de pedir un préstamo para autónomos. Recuerda que cuanto menor sea la cantidad y más rápido llegue a tu cuenta, menos exigente será el prestamista, pero más altos serán los intereses a pagar.


Preguntas frecuentes sobre los préstamos para autónomos

¿Puedo pedir un préstamo siendo autónomo y estando en ASNEF?

Sí, puedes pedir un préstamo si eres autónomo y estás en ASNEF, pero las posibilidades de que te sea concedido se verán reducidas drásticamente, ya que son dos condicionantes que influyen negativamente en la confianza del banco hacia el solicitante. Será más probable que te sea concedido si gozas de una buena salud financiera y la deuda por la que apareces en un registro de morosos es muy pequeña (y no ha sido contraída con una entidad financiera).

¿Hay préstamos para nuevos autónomos?

Hay préstamos para nuevos autónomos, pero sus condiciones de concesión acostumbran a ser todavía más duras que las de los préstamos para autónomos ya establecidos. Esto es debido a que como tu negocio no ha echado a rodar aún, no dispones de una fuente de ingresos como tal. Tus mejores alternativas son los préstamos ICO para autónomos y emprendedores, la capitalización del paro y las ayudas para autónomos.

¿Necesito un plan de negocio para pedir un préstamo para autónomos?

Un plan de negocio no siempre es necesario al pedir un préstamo, pero puede ocurrir que la entidad a la que se lo hayas solicitado te lo requiera. Esto es habitual cuando se trata de un préstamo para impulsar el negocio, lo que suele requerir una fuerte inversión, de ahí que el banco quiera saber si tus planes tienen alguna base sobre la que sustentarse.

Consigue tu préstamo con las mejores condiciones

Protégete ante impagos con un seguro de vida

No hay nada peor que tener contratado un préstamo y no poder devolverlo. Un seguro de vida te permitirá seguir pagando las cuotas de tu préstamo porque te cubrirá en caso de accidente, incapacidad e incluso fallecimiento.

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.