Roams Logo
×
roams logo
×
Roams Logo
Mujer poniendo el cartel de negocio abierto representa préstamo negocio

¿Cómo puedes conseguir un préstamo para iniciar tu negocio?

55 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el martes, 27 de septiembre de 2022

Préstamos logo

Si necesitas financiación para tu negocio, ya sea para que eche a rodar o para poder dar un salto adelante, puedes recurrir a alguno de los distintos tipos de préstamos para negocios, tanto si se trata de una empresa o como si eres autónomo.

Mejores préstamos personales
EntidadProductoImportePlazoTINTAEComisión de aperturaDetallesContacto
FintonicPréstamo Desde 3.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 3,95%Desde 4,02%a consultar100 % Online. Sin papeleos y en menos de 24 horas. Para cualquier finalidad
INGPréstamo naranja Desde 6.000 € hasta 60.000 € Hasta 7 añosDesde 3,99%Desde 4,06%0%El importe mínimo es de 3.000 € para clientes
BankinterPréstamo Bankintercard Desde 4.000 € hasta 30.000 € Hasta 10 añosDesde 4,45%Desde 4,54%0%Préstamo de Bankinter Consumer Finance
SelfbankTen tu crédito Hasta 15.000 € Hasta a consultarDesde Euríbor +5%Desde 4,66%0%La garantía son las acciones que tengas depositadas en Selfbank
Younited CreditPréstamo personal Desde 1.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 2,95%Desde 4,99%a consultarPara cualquier finalidad, incluso reunificación de deudas
BBVAPréstamo rápido sin documentos Desde 3.000 € hasta 20.000 € Hasta 8 añosDesde 4,75%Desde 5,02%0%Puedes rebajar el TIN un 1% contratando productos de la entidad
Fuente: Roams, empleando su comparativa de precios a partir de la información oficial que le proporcionan y/o publicitan las marcas. Se muestran los mejores Mejores préstamos personales. Ordenadas por mejor producto. Actualizado a miércoles, 5 de octubre de 2022.

Opciones de préstamo para negocios

A día de hoy, son varias las posibilidades que existen en el mercado para conseguir un préstamo para iniciar un negocio:

  • Préstamos para empresas: generalmente a medio y largo plazo, con los que la entidad te presta el dinero y tú devuelves esa cantidad junto con los intereses. Puedes solicitar un préstamo para tu negocio en La Caixa, BBVA, Santander...
  • Líneas ICO: el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ayuda a financiar tu empresa con estas líneas de crédito. No son subvenciones, son préstamos que han de ser devueltos, con intereses, y que se solicitan en las entidades financieras asociadas a la ICO.
  • Préstamos personales: son aquellos que se piden a nombre de un individuo para afrontar un determinado gasto. En este caso, la solicitud de este préstamo estaría dirigida a la apertura del negocio. Su cuantía va desde los 2.000€ a los 60.000€ (por norma general), y sus condiciones suelen ser bastante exigentes.
  • Micropréstamos: suelen ser una vía rápida de obtención de financiación, al no implicar excesivos trámites en su contratación. Pero como son préstamos de 1.000€ como máximo, su utilidad en el mundo de los negocios es limitada. Además, suelen estar gravados con unos tipos de interés altísimos.

Líneas de crédito ICO

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), entidad pública empresarial, ofrece las denominadas Líneas ICO, a través de entidades de crédito colaboradoras. Gozan de condiciones de devolución ventajosas, ya que no se trata de una subvención ni de un préstamo a fondo perdido. Pueden destinarse para los siguientes fines:

  • Proyectos empresariales, además de cubrir necesidades de liquidez.
  • Proyectos de digitalización, sobre todo aquellos que van dirigidos a impulsar el teletrabajo.
  • Rehabilitar bienes inmuebles, como viviendas y edificios.

¿Quién puede solicitar las líneas de crédito ICO?

Tanto autónomos como emprendedores y cualquier empresa, ya sea española o extranjera, que quieran poner en marcha un negocio, cubrir necesidades de liquidez o hacer frente a cualquier gasto.

Cualquiera de estos perfiles profesionales podrá, por tanto, solicitar este tipo de líneas de financiación a través de aquellos bancos que se encuentren suscritos al ICO, los cuales, además de poder cobrar una comisión al inicio de la operación, establecen las condiciones, por lo general más ventajosas en comparación a las de sus propios préstamos, y ofrecen la financiación.

Sociedades de Garantía Recíproca

Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son entidades financieras cuya misión consiste en facilitar el acceso al crédito de las PYMES, y mejorar, en la medida de lo posible, sus condiciones de financiación.

Para lograrlo, las SGR actúan como avalistas ante bancos, entidades de crédito, Administración Pública e incluso ante clientes y proveedores del negocio a financiar.

Se trata de sociedades limitadas, de como mínimo 150 socios (siendo al menos cuatro quintas partes de ellos PYMES) y con un capital superior a los 10 millones de euros. Tienen prohibido actuar como financiadoras de sus propios socios.


¿Tienen límite de crédito los préstamos para negocios?

No todos los negocios o proyectos necesitan la misma cantidad de dinero. Depende en gran medida del fin para el que se vaya a destinar el préstamo, y de la proyección de crecimiento del negocio en sí. Teniendo en cuenta estas variables, cada empresa pedirá el importe que considere oportuno, y será la entidad financiera la que, tras analizar cada caso y hacer un análisis de riesgo del solicitante, determine si lo concede o no.

En el caso de las líneas concedidas por entidades públicas, como el ICO o ENISA, existe un límite de dinero al que se puede optar para abrir un negocio. Así, con el ICO, el importe máximo de dinero al que puede optar un cliente es de 12,5 millones de euros por su proyecto; y con ENISA, esta cantidad se sitúa entre los 25.000€ como mínimo y 1.500.000€ como máximo.


¿Qué requisitos hay que cumplir para pedir un préstamo para negocios?

A la hora de solicitar un préstamo para negocios, es imprescindible que cumplas una serie de condiciones si quieres incrementar las probabilidades de que sea aprobado:

  • Nivel de endeudamiento, o capacidad de devolución del préstamo por parte de la persona que lo solicita. Generalmente, el límite total de capacidad de endeudamiento suele estar entre un 35% y 40%, dependiendo de los gastos y avalistas presentes. En consecuencia, la entidad financiera donde solicites el préstamo calculará si la cuota hace subir tu nivel de endeudamiento por encima del 40% de tus ingresos mensuales.
  • Vínculo con la entidad. Si ya eres cliente del banco donde pretendes solicitar el préstamo para tu negocio, será más probable que te lo concedan. Pero debes tener en cuenta que también analizarán si ya tienes solicitados otros préstamos y, en consecuencia, tu nivel de endeudamiento.
  • Necesidad de contar con avales, como un seguro de pago, que permitan garantizar la devolución del préstamo.
  • Lista de morosos. Si quieres optar a conseguir un préstamo para iniciar tu negocio, no deberás estar presente en listas de morosos como ASNEF o RAI.
  • Características de la operación. Es decir, todos aquellos aspectos que afectan a la concesión del préstamo, como la cantidad económica requerida, el plazo de amortización, la finalidad y viabilidad del proyecto...
  • Presentación de un plan de empresa, o plan de negocio. Es, por así decirlo, una guía para que los inversores sepan qué quieres lograr con tu empresa. Así, podrán ver con qué finalidad solicitas el préstamo, cómo piensas pagarlo y qué rumbo quieres que tome tu negocio.

¿Cómo conseguir un préstamo para poner un negocio?

¿Quieres arrancar un negocio y no sabes dónde tienes que ir? ¿Necesitas darle un impulso a tu empresa? Dispones de varias alternativas donde puedes pedir un préstamo para un negocio:

  • Entidades bancarias: es una de las alternativas más demandadas a la hora de solicitar un préstamo para negocio. Suelen ofrecer unas condiciones aceptables, aunque sus requisitos para aprobar los préstamos suelen ser exigentes.
  • Plataformas de financiación: a través de ellas se puede obtener la financiación de inversores privados, quienes destinarán fondos a tu negocio, a cambio de una serie de beneficios económicos.
  • Entidades prestamistas de capital privado: a día de hoy actúan casi al 100% de manera virtual, vía internet, por lo que su gestión suele ser más ágil al disponer el dinero solicitado en un corto plazo de tiempo (24/48 horas). Su gran desventaja son sus condiciones, con unos tipos de interés muy elevados en comparación con otras opciones.

Para obtener financiación mediante una línea de crédito del ICO, deberás hacerlo directamente a través de una de las entidades financieras asociadas a este ente público.


¿Existen préstamos para emprendedores?

Cualquier emprendedor que quiera poner en marcha su proyecto puede optar por diversas vías de financiación para sacarlo adelante. Entre ellas, se encuentran los préstamos para emprendedores, que se suelen solicitar a través de las propias entidades bancarias. Pero eso sí, las cláusulas que se establezcan en este tipo de préstamos dependerán del tipo de proyecto que se pretenda arrancar, de la vinculación con el banco e incluso de la ciudad donde se vaya a establecer el negocio, entre otros factores.

También pueden contar con otras alternativas, como las líneas de crédito ICO, citadas anteriormente, o los préstamos ENISA, empresa pública dependiente del Ministerio de Industria de España. Esta últimas están dirigidas a PYMES y startups de reciente creación que pretenden conseguir dinero para hacer crecer su proyecto empresarial.


Diferencias entre préstamos para empresas y préstamos para autónomos

Los préstamos para negocios van dirigidos tanto a empresas como autónomos. Por eso, en función de como estés constituido (si como una sociedad limitada o un autónomo), entrarán en juego una serie de factores que se tendrán en cuenta cuando vayas a solicitar el préstamo.

Por ejemplo, para constituir una sociedad hay que hacer frente a gastos derivados de su registro, denominación, escritura o actos jurídicos documentados, algo que en el caso de un autónomo no existe.

Un autónomo tributa por el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) mientras que una Sociedad Limitada (S.L.) lo hace sobre el Impuesto sobre Sociedades (IS).

Y el capital que necesitan para constituirse cada una de estas figuras jurídicas también es distinto. Así, en el caso de un autónomo no hace falta un capital mínimo, pero para un S.L. es necesario un importe mínimo de 3.005,06€.

Por todo esto, los préstamos para autónomos tienen una serie de características propias que los diferencian de los préstamos para emprendedores, incluso aunque el autónomo se acoja a una línea de financiación ICO, lo cual es perfectamente posible.


Alternativas a los préstamos para negocios

Otra de las posibilidades que existen para echar a andar un negocio es la financiación colectiva. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, a través de plataformas de financiación, entrarás en contacto con inversores particulares dispuestos a invertir en tu proyecto a cambio de obtener, claro está, un beneficio por ello.

Business Angels

Los Business Angels (Ángeles Inversores o Ángeles de Negocios) son inversores a título individual que no solo financian un proyecto o empresa (normalmente en una etapa muy temprana de su desarrollo, como la fase semilla o seed), sino que también ofrecen asesoramiento, imagen o contactos.

Esa aportación no económica a la empresa no es altruista, pues, como inversor, al Business Angel le interesa tanto como al emprendedor que el proyecto salga adelante y que la empresa crezca, y de ese modo obtener beneficios.

Inversores de capital riesgo

Los fondos de capital riesgo están compuestos por inversores privados. Se dedican a invertir en empresas innovadoras, de reciente creación y startups para que salgan adelante este tipo de proyectos. En este caso, a diferencia de los Business Angels, el capital riesgo está sometido a la supervisión de organismos como la CNMC (Comisión Nacional del Mercado de Valores) o el MAB (Mercado Alternativo Bursátil).

El Capital Riesgo o Venture Capital es un tipo de inversión en compañías e iniciativas que se encuentran generalmente en fases iniciales con elevado potencial de crecimiento y que suponen a la vez un alto riesgo de incertidumbre futura pero también de alta rentabilidad.

Pueden entrar como socios directos en una compañía o a través de un grupo de inversores o fondos de capital de riesgo. Lo hacen a cambio de una participación directa en el capital de la empresa en la que invierten, que suele ser de entre un 25% y 30% del total, y entre sus competencias se encuentra la gestión empresarial y participación en decisiones estratégicas de la compañía a través de su puesto en el consejo de administración de la misma.

Crowdfunding

El crowdfunding supone obtener financiación por parte de multitud de pequeños inversores. Se puede aplicar a multitud de ámbitos, y también al de los negocios.

Es posible financiar una empresa mediante el conocido como crowdfunding de recompensa, en el que se solicita una inversión a cambio de algo. Normalmente se usa para lanzar un nuevo producto al mercado, y los mecenas que lo financiaron lo reciben a cambio de su aportación.

Pero hay otro tipo de crowdfunding más específico y orientado a la financiación empresarial, el equity crowdfunding, mediante el cual una empresa o negocio vende parte de su capital social a multitud de pequeños inversores, quienes confían en que su apuesta tenga éxito para, en el futuro, recuperar con creces el capital aportado.

Crowdlending

El crowdlending deriva de las palabras "crowd", que significa multitud y "lend", préstamo. No es más que la financiación colectiva por parte de pequeños inversores a empresas o particulares. Es una suerte de crowdfunding, con unas condiciones muy particulares.

En este caso, en lugar de acudir al banco para solicitar un préstamo, el dinero viene derivado de pequeñas aportaciones que hacen aquellos que deciden invertir en un determinado proyecto a través de una plataforma de crowdlending. Gracias a ella, prestamista y prestatario se ponen en contacto para establecer las bases del contrato que se precise, como su cuantía, los intereses y el plazo de amortización. En el mejor de los casos, todos obtienen algún tipo de beneficio:

  • El proyecto financiado recibe el dinero por parte de cada uno de los inversores particulares que apuestan por él.
  • Los inversores o prestamistas prestan el dinero con el fin de recuperar dicha cantidad, a lo que se suma también el pago de los intereses establecidos.
  • La plataforma digital de crowdlending se queda con una pequeña comisión por prestar el servicio.

El crowdlending se diferencia de los otros tipos de crowdfunding en que ofrece un retorno de la inversión desde el primer momento, ya que los inversores reciben su proporción de capital e intereses con cada cuota pagada por la empresa que solicitó el préstamo colaborativo.

Del mismo modo, para la empresa le supone empezar a pagar desde el instante en que recibe la financiación, mientras que con los otros tipos de crowdfunding dispone de un plazo mucho más largo para hacerlo (las recompensas, por ejemplo, no se entregan hasta que no se pueden fabricar, y en el caso del equity crowdfunding los inversores no saldrán hasta que no puedan vender su parte a más precio de lo que les costó, lo que puede llevar varios años).


Preguntas frecuentes sobre préstamos para negocios

¿Solo puedo pedir un préstamo al abrir el negocio?

Es posible pedir un préstamo para negocios aunque tu proyecto ya esté en marcha, siempre que necesites una inyección de liquidez. Las entidades, en función de la cantidad solicitada, el perfil de la empresa y su salud financiera, lo aprobarán o denegarán, e incluso podrían pedir algún tipo de garantía de devolución, como un aval.

¿Es bueno pedir un préstamo para iniciar un negocio?

No, pedir un préstamo nunca es una buena idea, pero en ocasiones no hay más remedio que hacerlo, sobre todo cuando se trata de abrir un negocio, lo que supone un gran desembolso, algo fuera del alcance de la inmensa mayoría de los bolsillos.

¿Hay préstamos de negocio para jóvenes?

, es habitual que entre las opciones de financiación disponibles haya alguna que en concreto esté destinada a proyectos de jóvenes emprendedores.

¿Me puedo deducir un préstamo para mi negocio en la declaración de la renta?

No, los préstamos para negocio no deben tributar, ya que no pueden figurar como un ingreso, puesto que deben devolverse (a diferencia de las subvenciones). Lo que sí es posible que un autónomo se deduzca al realizar la declaración de la renta son los gastos relacionados con los préstamos, como los intereses o las comisiones.

Consigue tu préstamo con las mejores condiciones

Seguros de vida para préstamos de negocio

Poner en marcha un negocio o encontrar financiación para dar un salto de calidad no es fácil. Cúbrete ante imprevistos de cualquier calibre (accidente, incapacidad o fallecimiento) con un seguro de vida que te permita hacer frente a los pagos del crédito.

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.