Roams Logo
×
Planes de Pensiones
roams logo
×
Imagen de cabecera

Herencia planes de pensiones: ¿quién se puede beneficiar?

Llama gratis e Infórmate
Beatriz Gallinas

Beatriz Gallinas Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

En la herencia de los planes de pensiones, los beneficiarios pueden estar nombrados o no. Dependiendo de esta condición, los herederos de un plan de pensiones pueden ser diferentes. ¿Qquieres saber si puedes heredar un plan de pensiones de tu familiar?

¿Los planes de pensiones forman parte de la herencia?

Los planes de pensiones no tienen por qué formar parte de la herencia ni estar presentes en el testamento de una familia. Esto es así porque disponen de su propio plan de funcionamiento en caso de que el partícipe del plan de pensiones fallezca.

Y en caso de fallecimiento, los planes de pensiones permiten designar uno o más beneficiarios, que serán quienes cobren el dinero del plan de pensiones y, por tanto, hereden el mismo.

Si el partícipe no ha designado ninguna persona, los herederos del plan serán, en el siguiente orden:

  • Cónyugue no separado legalmente
  • Hijos
  • Padres
  • Otros

¿Quién es el beneficiario de la herencia de un plan de pensiones?

En función de si el partícipe de un plan de pensiones designa o no a sus herederos, los beneficiarios pueden ser de dos tipos:

  • Con beneficiarios nombrados. Persona o personas designadas en el boletín de designación expresa de beneficiarios. De tal forma que, en caso de fallecimiento del partícipe, serán quienes tienen derecho a realizar el rescate del plan. Además, el partícipe tiene la potestad para definir el porcentaje de herencia que corresponde a cada uno.
  • Sin beneficiarios nombrados. Si el partícipe no ha nombrado a ningún beneficiario o beneficiarios, estos serían aquellos que han sido designados de forma expresa en el testamento. En este caso, se tendrá en cuenta la designación con fecha más actual. Pero si no hubiese designación expresa en el testamento, los beneficiarios serían aquellas personas que se indiquen en el reglamento del plan de pensiones que, por lo general, suelen coincidir con los herederos legales. Es decir, cónyugue e hijos.

¿Qué trámites o documentos son necesarios en caso de heredar un plan de pensiones?

Si se quiere rescatar el dinero invertido en el plan de pensiones, es necesario presentar los siguientes documentos:

  • Formulario de solicitud de prestación por fallecimiento. En caso de que haya más de un beneficiario en el plan de pensiones, cada uno de ellos debe presentar una solicitud de forma individual
  • Fotocopia de DNI tanto del beneficiario como del fallecido
  • Certificado original de defunción del partícipe
  • Documentación que garantice quiénes son los beneficiarios. Estos documentos pueden ser: libro de familia, partida de nacimiento, último boletín de designación de beneficiarios, testamento o declaración de herederos, certificado de últimas voluntades o escritura de herencia.

¿Cuándo se puede rescatar un plan de pensiones con herencia?

Por norma general, no se puede rescatar un plan de pensiones hasta, como mínimo, el momento de la jubilación. Pero existen una serie de contigencias que sí lo permiten como es el fallecimiento del partícipe del plan.

En este caso, se podría llevar a cabo el rescate del plan, una vez esté definido quién o quiénes serán los herederos del mismo además del porcentaje que le corresponderá a cada uno.


Fiscalidad herencia en planes de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones en la herencia es igual tanto para la persona fallecida como para el heredero o herederos del mismo.

Aquella persona o personas que han sido designadas por el partícipe del plan para heredarlo en caso de fallecimiento, deberán tributar por los fondos que se cobren del plan como rendimientos de trabajo sobre el IRPF. Y, en ningún caso, tributan en el impuesto de sucesiones.

Si el beneficiario fuese una persona jurídica, la prestación del plan de pensiones sería como una renta más integrada dentro del resultado contable anual. Y no se haría sobre el impuesto de la renta de las personas físicas o IRPF, sino del impuesto de sociedades.