Roams Logo
×
Tarjetas
roams logo
×
Roams Logo
Imagen de cabecera

Consigue un extra de seguridad con las líneas de crédito

roams logo
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

En situaciones en las que los gastos se acumulan, tener una hucha de emergencia nunca viene mal. Con una línea de crédito conseguirás justo eso, un pequeño extra que puedes tener por si acaso. ¿No sabes qué son? Descúbrelo.

¿Qué es una línea de crédito?

Una línea de crédito es un dinero extra que el banco te permite utilizar durante un tiempo determinado, un año, 3 meses... lo que elijas.

Este dinero extra que le pedimos al banco estará disponible durante todo ese tiempo en una cuenta bancaria y pagaremos solamente por la cantidad que vayamos usando.

Si, por ejemplo, pedimos una línea de crédito de 2.000€, pero en ese momento solo necesitamos usar la mitad, solo pagaremos por los 1.000€ que hemos gastado.

¿Qué diferencia hay entre una línea de crédito y un préstamo?

La principal diferencia entre un préstamo y una línea de crédito es que, en esta último, solamente pagamos por el dinero que realmente necesitamos.

Imagínate que pedimos un préstamo de 2.000€. Lo usemos o no, vamos a tener que devolver al banco esos 2.000€ más los intereses. En el caso de una línea de crédito, solo pagamos por el dinero que usamos, independientemente de la cantidad de dinero que nos ponga en disposición el banco.

Además, con una línea de crédito pagamos unos intereses por tener ese dinero disponible, más los intereses por la cantidad de dinero que finalmente usemos.

Como estas líneas de crédito se suelen usar para situaciones muy puntuales, los intereses de ese dinero que tenemos que devolver se contabilizarán en días.

¿Para quiénes están dirigidas las líneas de crédito?

Como puedes ver por su funcionamiento, estas líneas de crédito están destinadas para situaciones específicas en las que necesitamos un dinero extra que sabemos que podemos devolver en un periodo de tiempo muy corto.

Por ejemplo, es un instrumento financiero muy útil para empresas o autónomos que necesitan pagar determinadas facturas o impuestos, pero todavía no han recibido los pagos de sus clientes.

Con una línea de crédito pueden pagar salarios o determinados impuestos y devolver el dinero una vez los clientes hayan pagado sus deudas.

Además, los particulares también pueden pedir una de estas líneas de crédito. Si en una temporada específica prevés que se te van a juntar muchos gastos, puedes optar por esta solución para tener una ayuda extra.

Eso sí, solamente recurriremos a esta opción si sabemos que vamos a poder devolver este dinero en poco tiempo, ya que pagamos intereses por cada día que tardamos en devolver la cantidad.


¿Cómo funciona una línea de crédito?

Aunque las líneas de crédito parezcan un producto complicado, en realidad no tienen ningún misterio. Lo mejor para comprender cómo funcionan las líneas de crédito es con un ejemplo.

Pongamos que pides al banco una línea de crédito por un valor de 2.000€ y te la conceden por 3 meses. El banco nos dará acceso a esta nueva cuenta donde están los 2.000€ que hemos pedido y que podremos usar durante esos 3 meses.

  1. Pongamos, por ejemplo, que el primer mes usamos 500€ de la línea para pagar nuestra nueva televisión. Al gastar esos 500€ en la línea de crédito nos seguirán quedando los 1.500€ restantes (2.000-500).
  2. También, durante este mes. debemos arreglar una fuga en nuestro baño, por la que pagamos otros 500€. En nuestra línea seguimos teniendo disponibles 1.000€ (2.000-500-500).
  3. Al mes siguiente, al recibir nuestra nómina, devolvemos 500€. En la línea de crédito tendremos disponible, entonces, 1500€ de nuevo.
  4. Como la vida no nos sonríe mucho, tenemos que pagar otros 1.000€ para arreglar nuestro coche. Usamos el dinero de la línea de crédito, por lo que nos quedarán 500€ disponibles solamente (1.500-1.000).
  5. Al inicio del tercer mes devolvemos 1.000€ al recibir nuestra nómina, en la línea de crédito habrá entonces 1.500€. Como este mes no tenemos ningún gasto extra a final de mes pagamos los 500€ que nos queda por devolver. Así, nuestra línea de crédito tendrá 2.000€ de nuevo.

Como puedes ver la línea de crédito es como una pequeña hucha que podemos ir usando y volviendo a rellenar según nuestras necesidades.

Lo único importante que debes tener en cuenta es que, al final del periodo que nos deje el banco, tenemos que haber devuelto la totalidad del dinero más los intereses (que no vienen reflejados en este ejemplo).


¿Con qué finalidad se contrata una línea de crédito?

Como ya hemos explicado anteriormente, las líneas de crédito se contratan para hacer frente a gastos que no podemos afrontar en un momento concreto, pero que vamos a poder devolver en poco tiempo.

El mejor caso para ejemplificar esto es el de una empresa. Las compañías tienen que hacer frente a pagos en unos momentos concretos (sueldos, IVA...) que, a lo mejor, no pueden afrontar en ese momento determinado.

Mientras esperan a que los clientes les paguen, pueden usar la línea de crédito para pagar las facturas o sueldos, y después devolverlo.


Mejores líneas de crédito

Estas son algunas de las líneas de crédito más recomendables:

  • Línea de crédito con La Caixa: en CaixaBank ofrecen líneas de crédito a particulares de hasta 3.000€. En CaixaBank no tendrás comisiones de estudio, apertura o cancelación y te permite elegir cómo devolver el dinero que has utilizado.
  • Línea de crédito en el Santander: en el Banco Santander puedes acceder a una línea de crédito para empresas. Lo bueno de este producto es que junta todos los productos financieros para tu empresa (línea de crédito, descuento comercial, avales...) bajo un mismo contrato, por lo que ahorras costes al necesitar solo una firma notarial y un único estudio de riesgo global.
  • Línea de crédito con Cofidis: en Cofidis puedes contratar una línea de crédito por un mínimo de 500€ y hasta un máximo de 4.000€ con una devolución máxima de 3 años.

Ventajas de las líneas de crédito

La manera en la que funcionan las líneas de crédito hace que tengan una serie de ventajas muy marcadas:

  • Flexibilidad: con una línea de crédito podemos pedir una cantidad de dinero determinada y usar solamente la que necesitemos en ese momento. De esta manera solo pagaremos por lo que necesitamos.
  • Comodidad: podemos negociar con el banco cómo vamos a devolver las cantidades utilizadas, ya sea mediante un único pago o pagos mensuales.
  • Las líneas de crédito son renovables: una vez hayamos devuelto el dinero al final del plazo, podemos renovar la línea de crédito con nuestro banco y volver a disponer de él.

Desventajas de las líneas de crédito

Aunque las líneas de crédito tienen unas ventajas muy marcadas, estas también se pueden convertir en inconvenientes para nosotros. Algunas de estas desventajas son las siguientes.

  • Intereses más elevados: los intereses que pagamos por el dinero prestado son más elevados que en un préstamo convencional.
  • Más limitadas: la cantidad de dinero que nos prestará el banco suele ser más pequeña que la que conseguiríamos con un préstamo personal.

Requisitos para contratar una línea de crédito

Para pedir una línea de crédito tienes que cumplir una serie de condiciones bastante parecidas a las de cualquier otro producto financiero:

  • Ser mayor de edad.
  • Tener una cuenta bancaria en un banco español.
  • Tener unos ingresos periódicos justificables: debemos demostrar que mensualmente disponemos de una cantidad de dinero determinada, por ejemplo, con nuestra nómina.

Si cumplimos estos requisitos podemos pedir una línea de crédito en nuestro banco. Pero cumplirlos todos no significa que nos la vayan a conceder con total seguridad.


¿Cuál es el importe mínimo y máximo de una línea de crédito?

Al ser un producto muy flexible, vamos a encontrarnos con que hay líneas de crédito por valores muy diferentes.

Al ser un producto que vamos a usar durante un periodo de tiempo muy corto, nos encontramos con que hay líneas de crédito por valores tan pequeños como 100€. Este sería uno de los importes mínimos.

Si necesitamos un poquito más de solvencia, también podemos contratar líneas de crédito por un valor de unos 4.000€. Por valores superiores, a lo mejor es aconsejable plantearse la opción de pedir un préstamo.


¿Qué plazos tengo para devolver la línea de crédito?

El plazo que tienes para devolver el dinero de tu línea de crédito dependerá cada entidad financiera. Las entidades estudian cada caso para determinar cual será tu plazo máximo de devolución.

Aún así, este plazo suele ser generalmente de 1 año, aunque también los podemos encontrar más largos o cortos, de 3-4 meses.

No obstante, también podemos negociar con nuestro banco la posibilidad de devolver el dinero que hemos usado mediante pagos mensuales o mediante un pago único al final del plazo.


¿Hay líneas de crédito que acepten ASNEF?

Como con la mayor parte de productos financieros como tarjetas de crédito o préstamos, conseguir una línea de crédito con ASNEF es bastante complicado.

Para determinar la cantidad y el plazo de nuestra línea de crédito, el banco hará un análisis de nuestra solvencia y estas listas de morosos son una de las cosas que comprobarán.

Si tu nombre aparece en esta lista es muy poco probable que acepten tu solicitud. Como alternativa puedes pedir, por ejemplo, una tarjeta de crédito inmediata.


Le informamos que en Roams TIC, SL usamos cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria. Consulte la Política de cookies. Puede informarse más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas haciendo click. Mostrar detalles