Roams Logo
×
roams logo
×
Imagen de cabecera

Descubre la magia de las tarjetas contactless

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

Las tarjetas con contactless te permiten hacer tus compras a la velocidad de la luz. Esta tecnología, que casi parece magia, ha llegado para quedarse y está cada vez disponible en más y más sitios. Si no quieres quedarte atrás y empezar a usar las tarjetas contactless que tienen maravillado a medio mundo, te contamos cómo hacerlo y, también, cómo usarlas para no descuidar nuestra seguridad por el camino.

¿Qué significa que una tarjeta es contactless?

Las tarjetas contactless te van a permitir hacer tus pagos de la manera más rápida posible. El nombre de esta tecnología es, literalmente, "sin contacto" y se refiere al hecho de que podrás pagar con tu tarjeta con solo acercarla al terminal, casi como si fuera magia.

Este método de pago hace que ya no sea necesario meter la tarjeta en el datáfono y esperar a que todo este correcto para poder sacarla. Simplemente con acercarla al terminal habrás hecho tu compra y podrás volver a meterla en la cartera. Así de simple.


¿Qué tarjetas son contactless?

Puedes encontrar la tecnología contactless en casi todas las tarjetas que ofrecen los bancos. Lo más probable es que, si tienes una tarjeta de crédito, débito o incluso prepago, tengan esta tecnología incorporada.

Aun así, ten en cuenta que solamente las tarjetas más recientes vienen con contactless. Si tu tarjeta tiene más de 5 o 6 años lo más probable es que no lo tenga. Sin embargo, puedes comprobarlo tú mismo. Si en la tarjeta aparece una pequeña señal parecida a la del WiFi significa que tu tarjeta es contactless.


¿Cómo funcionan las tarjetas contactless?

Las tarjetas contactless funcionan gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication). Gracias a esta tecnología, que no es más que un pequeñísimo chip, tu tarjeta puede comunicarse con el datáfono de las tiendas e intercambiar información. De esta manera, todo lo que antes se hacía insertando la tarjeta en el terminal, ahora se puede hacer e segundos con el chip NFC.

Aunque parezca algo muy difícil, para los usuarios es un proceso más que sencillo. Acercas tu tarjeta al terminal y ¡listo! Solo con esto habrás hecho tu compra. En algunos casos se te pedirá también que introduzcas tu PIN, pero solo en compras con un valor superior a 20€.


Límite de pago en tarjetas contactless

Como has podido ver, al pagar con una tarjeta contactless no vamos a necesitar poner nuestro PIN para confirmar la compra. Aunque esto hace que el proceso sea más rápido y sencillo para el usuario, resta un poco de seguridad al proceso. Por eso, las entidades bancarias añaden por defecto un límite de compra a partir del cual será necesario introducir el PIN.

Pagar más de 20€ con contactless

Como te contábamos antes, para añadir seguridad a tu tarjeta contactless sin eliminar del todo las ventajas que ofrece esta tecnología a los usuarios, los bancos establecen un límite a partir del cual tendremos que introducir nuestro PIN para confirmar la compra.

Este límite está configurado por defecto en 20€. Por lo que, si hacemos compras por un valor superior a este precio tendremos que poner nuestro número secreto. Aún así, muchos bancos ofrecen la posibilidad de modificar este límite o incluso la opción de tener que introducir el código con cada una de las compras que hagamos, incluso si son menos de 20€.


Cómo proteger tu tarjeta contactless

Existen diferentes métodos para proteger tu tarjeta contactless. Uno de ellos ya te lo hemos contado, establecer un límite de pago. Aunque este límite suele venir activo por defecto siempre puedes preguntarlo en tu banco para cerciorarte o, si lo prefieres, hacerlo obligatorio para todas tus compras. Así te aseguras que nadie pueda usar tu tarjeta contactless sin tu permiso.

Además de esto, muchos bancos ofrecen alertas por SMS. Con esta opción recibirás una notificación cada ve que hagas una compra con tu tarjeta contactless. Aunque esto puede resultar un poco molesto, te puede ayudar a darte cuenta de que alguien está usando tu tarjeta contactless de manera fraudulenta.

Si aún así dudas de la seguridad de tu tarjeta contactless, siempre puedes pedir a tu banco que desactive esta tecnología en tu tarjeta. No podrás volver a hacer pagos contactless pero puede que te ayude a sentirte más seguro.


Cómo desactivar tu tarjeta contactless

Para desactivar los pagos contactless de tu tarjeta no es necesario ser un manitas. Aunque en Google veas todo tipo de experimentos para desactivar la tecnología contactless de tu tarjeta de crédito, nada de esto es necesario.

Ponte en contacto con tu banco y pregúntales sobre la posibilidad de desactivar esta tecnología en tu tarjeta. La mayor parte de ellos te van a permitir desactivarla de manera definitiva para que no tengas que preocuparte por ella nunca más. Fácil y sencillo.

Qué pasa si te roban la tarjeta contactless

Si alguien roba tu tarjeta contactless corres el riesgo de que pueda usarla para hacer pagos sin PIN. Aún así piensa que las cantidades que puede gastar sin el PIN son muy pequeñas (20€) y que, además, si la tarjeta acumula gastos por un valor superior a 150€ o utilizan la tarjeta para hacer pagos contactless más de 5 veces seguidas, será necesario que introduzcan el PIN.

A todo esto, tienes que unirle que tu responsabilidad como cliente se limita a 50€, por lo que tu solo serás responsable de esta cantidad. Es decir, si la persona gasta 150€, por ejemplo, tú solo serás responsable de, como máximo 50€. Además, también podrás reclamar al banco esta cantidad si tu tarjeta ha sido robada.

Para evitar todos estos líos, lo más fácil es que desactives tu tarjeta lo antes posible. Si has seguido los consejos de seguridad que te contábamos antes te será muy fácil detectar que alguien está haciendo pagos con tu tarjeta y la podrás desactivar rápidamente.


Ventajas e inconvenientes de las tarjetas contactless

Las tarjetas contactless ofrecen una gran cantidad de ventajas a los usuarios. Sin embargo, esta nueva característica también trae una serie de inconvenientes que antes no existían.

Las tarjetas contactless tienen una serie de ventajas muy claras. Permiten al usuario hacer sus compras de manera mucho más rápida y cómoda. Solo con acercar la tarjeta al terminal habremos pagado, todo en cuestión de segundos. Además, no se limitan solamente a esta tecnología, por lo que, si el establecimiento en el que quieras pagar no aceptan contactless, puedes seguir usando tu tarjeta como hacías antes, ya que también tiene chip.

Sin embargo, esta nueva tecnología plantea un nuevo problema de seguridad, que cualquiera pueda usar nuestra tarjeta si compra algo que cueste menos de 20€. Aún así, si lo pensamos bien es una cantidad muy pequeña y, además, podremos activar el PIN para todas nuestras compras si así lo queremos.

Además, si estás preocupado de que alguien use un datáfono para hacer pagos sin que tu te enteres, tenemos que decirte que esta situación es bastante improbable. Lo primero es que el pago no se hará a no ser que la tarjeta y el terminal estén a una distancia menor de 3 centímetros. Además, es bastante llamativo que alguien vaya con un datáfono por la calle ¿no crees?


¿Puedo pedir la tarjeta contactless a mi banco?

Por supuesto que sí. Si estás cansado de tu vieja tarjeta y quieres empezar a hacer pagos sin contacto cuando vayas de compras, puedes pedir una nueva tarjeta a tu banco. Esta nueva tarjeta seguramente venga ya con la tecnología contactless incorporada, pero por si acaso cerciórate y pregunta a tu banco.

Aún así, al hacerte con esta nueva tarjeta, puede que tengas que pagar una comisión, ya sea por emisión de la nueva tarjeta o por renovación de la que ya tenías anteriormente. De todas formas, consúltalo con tu banco para ver si hay alguna manera en la que puedas conseguir tu tarjeta de crédito gratis y con contactless.


Operar con tu tarjeta contactless en el cajero

Muchos bancos ofrecen ya la posibilidad de utilizar las tarjetas contactless en sus cajeros. De esta forma solo tienes que acercar la tarjeta contactless a la zona habilitada para ello (suele ser una zona pequeña con el símbolo del contactless) y operar como harías con una tarjeta normal.

Con esta opción podrás sacar dinero, consultar tu saldo y todo lo que quieras. Además, tiene la ventaja de que no te vas a olvidar tu tarjeta en el cajero, porque ya no hace falta meterla. Una vez la hayas acercado a la zona contactless y el cajero la haya reconocido la puedes guardar, no hace falta que la dejes pegada al cajero todo el rato.

Sin embargo tienes que tener en cuenta que los cajeros con contactless son algo bastante reciente, por lo que no todos ellos van a contar con esta tecnología, solamente los más nuevos.