Roams Logo
×
Hombre triste porque le han timado con un prestamo que no era fiable

¿Qué préstamo es fiable? Guía y consejos para evitar fraudes

Juan Ribón

Juan Ribón Entrada actualizada el lunes, 26 de septiembre de 2022

Finanzas logo

En la actualidad es cada vez más fácil solicitar un préstamo por internet, pero eso al mismo tiempo genera desconfianza e incertidumbre. ¿Será una estafa? Aprender a distinguir qué préstamo es fiable de cuál es un timo es fundamental para evitar sorpresas muy desagradables. Hay una serie de características que te ayudarán a identificar a los prestamistas honestos (y legales) de aquellos que no lo son.

Préstamos al momento: ¿son de fiar?

Te ha surgido un gasto imprevisto y te ves en la necesidad de solicitar un préstamo rápido. Ante ti se abre un abanico con una interminable lista de ofertas, por parte de otras tantas empresas que se dedican a esta clase de préstamos. Buscas la mejor oferta, pero también te preguntas si alguna de ellas no será un fraude.

Lo primero que hay que aclarar que no necesariamente una empresa con mala reputación tiene por qué ser fraudulenta. La mala fama le puede venir por sus malas prácticas, aunque estas se encuentren dentro de la legalidad. El problema está en aquellas que, efectivamente, hacen uso del fraude como forma de vida.

Son una minoría, pero un par de casos aislados bastan para ensuciar la imagen de todo el gremio de cara al público. Así que, por lo general, las empresas de préstamos rápidos son de fiar, pero lamentablemente no todas lo son. Hay que aprender a distinguir en cuáles se puede confiar de aquellas que no, y directamente descartar aquellas que sean sospechosas de ser un fraude.


¿Cómo comprobar si el prestamista es fiable?

Hay una serie de detalles que te ayudarán a determinar si un prestamista es de fiar o no. Si se trata de una empresa que opera a través de internet deberás comprobar si cuenta con estas cuatro características:

  1. Sello AEMIP: si se dedica a los minipréstamos (no presta más que unos pocos centenares de euros), debería contar con el visto bueno de la Asociación Española de Micropréstamos. Si tiene su sello, es probable que te encuentres ante una empresa digna de confianza. Para asegurarte, siempre puedes comprobar si figura en la lista de miembros asociados a la misma, en su web oficial.
  2. Sello Confianza Online: la presencia de este icono garantiza que la empresa cumple con el código de buenas prácticas de Autocontrol y Adigital, las organizaciones que velan por la honestidad de la publicidad en España.
  3. Protocolo HTTPS: fíjate si la URL del prestamista, en el navegador, comienza por HTTP o por HTTPS. La 'S' es muy importante, pues implica que goza de un protocolo de seguridad que evita que la información que intercambiéis pueda ser interceptada por terceros.
  4. Certificado de seguridad: también se puede identificar en la URL del navegador. El certificado SSL añade una capa más de seguridad a la comunicación con la web del prestamista.

La ausencia de una o varias de estas características deberían empezar a despertar suspicacias. A día de hoy, ninguna empresa de préstamos rápidos seria debería trabajar online sin protocolos seguros, y no tener la aprobación de asociaciones de consumidores o similares también invita a la desconfianza.

Sin embargo, hay más cosas que se pueden hacer para determinar la honestidad de un prestamista:

  • Opiniones de otros usuarios: aunque esto no es sinónimo de que estés ante un fraude, si las opiniones son mayoritariamente negativas lo más aconsejable es que te mantengas lo más lejos posible de ese prestamista. Estas opiniones se pueden encontrar en Google, pero también en webs y foros especializados.
  • Prácticas extrañas: ¿te han pedido el dinero por adelantado? Huye. ¿Qué prestamista te pediría que devolvieras parte del préstamo que todavía no te ha proporcionado? No es así como se trabaja en este campo. Si estás pidiendo un préstamo es porque necesitas el dinero, no porque te sobre.
  • Condiciones demasiado buenas: si te parece demasiado bueno para ser real, es que probablemente no lo sea. Aunque muchas empresas de préstamos rápidos tienes ofertas para nuevos clientes al 0% de interés, los tipos habituales suelen ser superiores a los de los préstamos tradicionales que ofrecen los bancos (pueden situarse en torno al 20% TAE).
  • No cuestiona tu solvencia: si pides un préstamo estando en un registro de morosidad, como ASNEF, lo normal es que la entidad solicite algún tipo de garantía de devolución. Lo mismo ocurre si careces de ingresos fijos, o si estás fuertemente endeudado. Si al prestamista todo esto le trae sin cuidado, desconfía.
  • Ausencia de contrato: al suscribir un préstamo, se te debe proporcionar un contrato en el que figuren todas las condiciones del mismo, como su tipo de interés, plazos, cuota y comisiones. De hecho, se te debería proporcionar antes de firmar nada. Su inexistencia debería encender todas las luces de alarma.
  • La forma de anunciarse: si te topas con un anuncio pobremente redactado, con faltas de ortografía o con un diseño muy poco profesional, desconfía. Si su web parece hecha deprisa y corriendo, desconfía. La primera impresión es la que cuenta, también en el mundo de los préstamos rápidos. Recuerda, buscas a alguien profesional y de confianza.

En definitiva, lo más seguro es acudir solo a entidades conocidas y acreditadas, desconfiar de aquellas poco conocidas, y directamente huir de aquellos que resultan sospechosos, por el motivo que sea.


5 consejos para evitar fraudes al pedir un préstamo rápido

Si vas a solicitar un préstamo rápido, debes tener presente esta lista de consejos para evitar, en la medida de lo posible, los fraudes:

  • Examina el sitio web: asegúrate de que funciona con el protocolo HTTPS y dispone del certificado SSL. Busca sellos de calidad de asociaciones de consumo o control (se suelen encontrar en la parte inferior).
  • Comprueba su reputación online: busca opiniones en internet, en Google o en foros o webs especializados, al respecto de este prestamista.
  • Analiza su forma de comunicarse con el público: la apariencia dice mucho, y si su imagen es poco profesional invita a la desconfianza. Y no hablemos ya si comete faltas de ortografía.
  • Compara con la competencia: si sus condiciones son demasiado buenas para ser verdad, es que posiblemente no lo sea.
  • Vigila sus prácticas: si, a pesar de todo (o pese a cumplir con todo lo anterior), sigues adelante con la solicitud del préstamo, hay dos cosas que nunca deberían faltar:
    1. Un contrato: te lo debería enviar antes de formalizar el préstamo. Debe incluir todas las condiciones del mismo, convenientemente explicadas.
    2. Nunca te pedirá dinero: eres tú el que pides dinero, no el prestamista, recuérdalo. Si te pide dinero por adelantado para prestártelo, muy probablemente se trate de una estafa.

Por último, si sientes que has podido ser víctima de una estafa, lo primero que has de hacer es denunciarlo ante las autoridades pertinentes. Revisa tu cuenta bancaria, en busca de movimientos extraños, y procede a cambiar tus contraseñas, pues puedes haber sido víctima de un robo de información.

Solicita tu préstamo con respuesta inmediata

Juan Ribón Juan Ribón Juan es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid. Cuenta con más de seis años de experiencia escribiendo en medios online. Apasionado de los temas de actualidad, sus conocimientos y saber hacer dan respuesta a las preocupaciones sobre cuestiones financieras en Roams.