Roams Logo
×
Hombre dando apretón de manos para cerrar el acuerdo de préstamo de garantía hipotecaria

Préstamos con garantía hipotecaria: cómo funcionan y dónde pedirlos

70 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el martes, 26 de julio de 2022

Finanzas logo

Los préstamos con garantía hipotecaria son una de las opciones que ofrecen los bancos y entidades financieras a la hora de pedir una determinada cantidad de dinero. Mediante esta modalidad de préstamo se ofrece una vivienda como garantía para la concesión de la financiación que necesaria.

Mejores préstamos personales
EntidadProductoImportePlazoTINTAEComisión de aperturaDetallesContacto
Younited creditPréstamo personal Desde 1.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 2,11%Desde 2,99%a consultarPara cualquier finalidad, incluso reunificación de deudas
FintonicPréstamo Desde 3.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 3,95%Desde 4,02%a consultar100 % Online. Sin papeleos y en menos de 24 horas. Para cualquier finalidad
SabadellPréstamo expansión Desde 2.500 € hasta 60.000 € Hasta 8 añosDesde 3,25%Desde 4,05%2,50%Comisión de estudio 0,25%
INGPréstamo naranja Desde 6.000 € hasta 60.000 € Hasta 7 añosDesde 3,99%Desde 4,06%0%El importe mínimo es de 3.000 € para clientes
BankinterPréstamo Bankintercard Desde 4.000 € hasta 30.000 € Hasta 10 añosDesde 4,45%Desde 4,54%0%Préstamo de Bankinter Consumer Finance
SelfbankTen tu crédito Hasta 15.000 € Hasta a consultarDesde Euríbor +5%Desde 4,66%0%La garantía son las acciones que tengas depositadas en Selfbank
Fuente: Roams, empleando su comparativa de precios a partir de la información oficial que le proporcionan y/o publicitan las marcas. Se muestran los mejores Mejores préstamos personales. Ordenadas por mejor producto. Actualizado a jueves, 11 de agosto de 2022.

Préstamos con garantía hipotecaria: qué son

Los préstamos con garantía hipotecaria son aquellos que solicitan como aval o garantía una vivienda propiedad del solicitante. En caso de impago del préstamo, el banco podría ejecutar sus derechos sobre el inmueble.

Poner tu vivienda como aval de un préstamo con garantía hipotecaria es algo muy arriesgado, porque te puedes quedar sin ella si no fueras capaz de devolver el dinero al banco. En caso de impago, la entidad prestamista se queda con toda la propiedad, aunque solo te prestase dinero por un 30%-40% del valor del inmueble, lo que daría comienzo a un proceso judicial y a un embargo.

Aportar una vivienda como garantía permite que estos préstamos puedan alcanzar hasta los 500.000€ en algunos casos. Sin embargo, y a diferencia de una hipoteca, la cantidad prestada no acostumbra a ser superior al 30%-40% del valor del inmueble puesto como aval. Además, se suele exigir que esté libre de cargas o, como mínimo, con la hipoteca pagada al 80%.

¿Para qué se puede usar un préstamo con garantía hipotecaria?

La garantía hipotecaria permite solicitar préstamos de mayor cuantía, por lo que además de los motivos habituales para solicitar un crédito, los préstamos con garantía hipotecaria se suelen usar para:


Préstamos con garantía hipotecaria: requisitos

Los requisitos para solicitar préstamos con garantía hipotecaria son comunes a todas las entidades. Los principales son los de la siguiente lista:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Tener un inmueble en propiedad, que utilizaremos como aval o garantía.
  • Dicho inmueble tiene que estar libre de cargas. En caso de que todavía se encuentre hipotecado, deberá estar pagado como mínimo el 80%.

La documentación a presentar es la siguiente:


Tipos de amortización en préstamos con garantía hipotecaria

Existen varios tipos de amortización en préstamos con garantía hipotecaria, en función de sus características. Los tipos de amortización de un préstamo son los siguientes:

  • Cuota constante: también conocido como método francés. Esta forma de amortización es una de las más utilizadas en este tipo de préstamos. Su característica principal es que las cuotas siempre son las mismas, variando únicamente el capital amortizado y el volumen de intereses. Estos últimos se calculan en función de lo que nos queda por amortizar y, por lo tanto, cada vez serán menores.
  • Cuota creciente: este método de amortización implica que las cuotas aumentan conforme pasa el tiempo, pudiendo asumir pagos más bajos al principio.
  • Cuota decreciente: la amortización es siempre sobre la misma cantidad de capìtal y, por tanto, los intereses van decreciendo a medida que avanza el tiempo, así como el total a amortizar.

Bancos que ofrecen préstamos con garantía hipotecaria

Son varios los bancos que ofrecen préstamos con garantía hipotecaria. Normalmente, todas las grandes entidades financieras del país tienen disponible este servicio. Algunas de las más destacadas son las siguientes:

Banco Santander logo
La Caixa logo
Bankinter logo
BBVA logo
Sabadell logo
Unicaja logo
ING logo
Self Bank logo
Ver más
Ver menos

Las condiciones de los préstamos variarán en función de diversos factores, como:

  • El tipo de inmueble utilizado como aval.
  • El importe restante de la hipoteca (si la tuviera).
  • La cantidad de dinero solicitada.
  • El tiempo de devolución marcado en la firma del contrato.
  • El tipo de amortización seleccionado.

Por otra parte, algunas compañías financieras de crédito rápido, diferentes a los bancos, dan esta posibilidad. Es el caso de, por ejemplo, Sofkredit, que ofrece préstamos con garantía hipotecaria, incluso estando inscrito en ASNEF.


Opiniones sobre los préstamos con garantía hipotecaria

Solicitar un préstamo con garantía hipotecaria ofrece grandes ventajas con respecto a pedir uno personal:

  • La cantidad a solicitar es mayor de lo que podrías pedir de natural, ya que se encuentra avalada por el inmueble.
  • El plazo de amortización tiende a ser, en consecuencia, más amplio.
  • Por lo general, se puede acceder a estos préstamos incluso aunque se esté en ASNEF u otro registro de morosidad.
  • La garantía hipotecaria hace que los requisitos para acceder al préstamo sean más laxos.
  • Mientras pagues el préstamo podrás seguir utilizando el inmueble de forma habitual.

Pero hay que tener presente que esta clase de préstamos conllevan una serie de riesgos muy grandes:

  • Podría perderse la propiedad del inmueble en caso de impago, aunque la deuda sea menor que su valor.
  • No se admite cualquier inmueble: ha de estar libre de cargas o, si tiene una hipoteca, esta ha de estar pagada al 80%.
  • Los intereses tienden a ser más elevados que en otro tipo de préstamos.
  • Puedes tardar algo más de tiempo de lo normal en recibir el dinero en tu cuenta.
  • La tasación de la vivienda corre por tu cuenta, y es un gasto que suele rondar los 400€.

Alternativas a los préstamos con garantía hipotecaria

Si necesitas solicitar un préstamo, pero no cumples con los requisitos de uno con garantía hipotecaria, deberás explorar otras alternativas. Sin embargo, si pensabas pedirlo porque era la única manera que habías encontrado para obtener financiación, dadas tus circunstancias personales, todo apunta a que te encuentras en una vía muerta.

Quizá tu única opción sea recurrir a un avalista, un tercero que responda por ti en caso de impago, para que el prestamista tenga algún tipo de garantía de que podrás devolver el dinero recibido.

Las empresas prestamistas de capital privado son, por lo general, menos exigentes con los requisitos para conceder préstamos, pero a cambio imponen unos tipos de interés más altos, y no acostumbran a prestar más de 50.000 euros. Si tus circunstancias económicas y financieras son, por así decirlo, complicadas, es posible que puedas acceder a este tipo de préstamos con un avalista.


Preguntas frecuentes sobre préstamos con garantía hipotecaria

¿Es lo mismo un préstamo con garantía hipotecaria que un préstamo hipotecario?

No, un préstamo con garantía hipotecaria supone poner una vivienda de tu propiedad como aval, mientras que un préstamo hipotecario (lo que entendemos por hipoteca) supone poner como aval la vivienda que has comprado con ese dinero prestado.

¿Es lo mismo un préstamo con garantía hipotecaria que una doble garantía hipotecaria?

No, aunque guardan ciertas similitudes. Se diferencian en su finalidad: una doble garantía hipotecaria supone pedir una hipoteca para comprar una vivienda poniendo otra como aval, para obtener, por ejemplo, el 100% de financiación; un préstamo con garantía hipotecaria no se suele destinar a ese fin, ya que suele comprender cantidades menores de dinero.

¿Un préstamo con garantía hipotecaria supone rehipotecar una vivienda libre de cargas?

Técnicamente, no. A diferencia de un préstamo hipotecario, la vivienda se convierte en garantía de pago en un préstamo con garantía hipotecaria, no en derecho de cobro u obligación de pago.

Consigue tu préstamo con las mejores condiciones

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.