Roams Logo
×
roams logo
×
Roams Logo
Joven moderno simboliza préstamo joven

Préstamo joven: características, requisitos y quién puede pedirlo

42 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el jueves, 21 de julio de 2022

Préstamos logo

Un préstamo joven está diseñado para cubrir las necesidades de clientes entre 18 y 25 años, aunque dependiendo de la entidad el límite de edad se puede elevar hasta los 30 o 35 años, y se caracteriza por su flexibilidad y accesibilidad. Se suelen destinar a la compra de un primer coche o al pago de estudios, principalmente. Y aunque sean menos exigentes con sus requisitos, el banco siempre querrá tener una garantía de pago, como un avalista.

Mejores préstamos personales
EntidadProductoImportePlazoTINTAEComisión de aperturaDetallesContacto
FintonicPréstamo Desde 3.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 3,95%Desde 4,02%a consultar100 % Online. Sin papeleos y en menos de 24 horas. Para cualquier finalidad
INGPréstamo naranja Desde 6.000 € hasta 60.000 € Hasta 7 añosDesde 3,99%Desde 4,06%0%El importe mínimo es de 3.000 € para clientes
BankinterPréstamo Bankintercard Desde 4.000 € hasta 30.000 € Hasta 10 añosDesde 4,45%Desde 4,54%0%Préstamo de Bankinter Consumer Finance
SelfbankTen tu crédito Hasta 15.000 € Hasta a consultarDesde Euríbor +5%Desde 4,66%0%La garantía son las acciones que tengas depositadas en Selfbank
Younited CreditPréstamo personal Desde 1.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 2,95%Desde 4,99%a consultarPara cualquier finalidad, incluso reunificación de deudas
BBVAPréstamo rápido sin documentos Desde 3.000 € hasta 20.000 € Hasta 8 añosDesde 4,75%Desde 5,02%0%Puedes rebajar el TIN un 1% contratando productos de la entidad
Fuente: Roams, empleando su comparativa de precios a partir de la información oficial que le proporcionan y/o publicitan las marcas. Se muestran los mejores Mejores préstamos personales. Ordenadas por mejor producto. Actualizado a martes, 4 de octubre de 2022.

¿Quién puede pedir un préstamo joven?

Un préstamo joven puede ser solicitado por aquellas personas que se encuentren entre un rango de edad que suele ir de los 18 a los 25 años, y que incluso que puede extender hasta los 30 o 35 años en función de la entidad donde se solicite.

Sin embargo, no se trata de préstamos a fondo perdido para jóvenes. Como todo préstamo, la entidad que lo apruebe querrá tener algún tipo de garantía de devolución, aunque una de las características que definen a los préstamos jóvenes es que los requisitos de acceso a ellos son menos exigentes.

Aún así, se te puede pedir tener, como mínimo:

  • Una nómina relativamente fija. Dada la precariedad laboral que azota a los jóvenes, los prestamistas abren un poco la mano en este sentido, y aceptan clientes con contratos temporales o sin estabilidad laboral.
  • Bienes o personas que sirvan de aval, salvo que acredites una solvencia económica suficiente para devolver el préstamo por ti mismo. Esto es consecuencia de lo anterior: quizá una nómina escasa no te descalifique para pedir un préstamo joven, pero la entidad te puede pedir un aval, como pueden ser tus padres, quienes responderían por ti en caso de que no pudieras pagar.

¿Qué ventajas tienen los préstamos para jóvenes?

Los préstamos para jóvenes cuentan con una serie de características que los hacen destacar por encima del resto:

  • Personalizables: puede ir más allá de elegir la cantidad y el plazo, en algún caso incluso puedes seleccionar hasta el día del mes en que quieres pagar la cuota.
  • Tipo de interés: aunque los préstamos cuentan, por lo general, con un tipo de interés fijo, algunos préstamos jóvenes tienen un tipo variable (referenciado con el euríbor). Sea como fuere, los tipos de interés de los préstamos jóvenes suelen ser más bajos que los de otra clase de préstamos.
  • Comisiones: en la gran mayoría de las ocasiones nos van a cobrar diversas comisiones en concepto de apertura o estudio, entre otras. A diferencia de los tipos de interés, las comisiones de los préstamos jóvenes tienden a ser algo más altas, para compensar.

Se trata, por tanto, de préstamos con unas condiciones difíciles de igualar, pero restringidos a un colectivo muy concreto, lo que limita el acceso a sus grandes ventajas.


¿Quién ofrece préstamos para jóvenes?

Los préstamos para jóvenes se han convertido en un producto común dentro de la amplia oferta financiera de los bancos, pero no son tan habituales entre las empresas prestamistas privadas.

Por tanto, si quieres pedir un préstamo joven, tendrás que acudir a bancos y cajas. Pero también puedes solicitarlos a través de tu universidad, si tuviera algún convenio con entidades financieras.

Estos préstamos se pueden pedir de manera presencial, en la oficina de tu banco, pero también online, gracias al gran impulso que está viviendo la digitalización del sector financiero.


¿Se puede pedir un préstamo joven para cualquier cosa solo por la edad?

Un préstamo joven puede tener la finalidad que quieras, siempre y cuando no se trate de un préstamo con un fin específico, como los préstamos de estudios. Así que sí, puedes pedir un préstamo joven para lo que quieras solo con entrar en la horquilla de edad que es su requisito principal.

Con un préstamo joven puedes financiar tantas cosas como desees. Hay quien lo necesita para financiar los gastos derivados de su carrera universitaria o máster, mientras que otros lo solicitan para cursar sus estudios en el extranjero. Pero fuera del terreno educativo, también te puede servir este préstamo como respaldo económico para el día de tu boda, independizarte o comprarte el coche que siempre habías soñado.

Un préstamo joven se puede utilizar para financiar los estudios, pero al ofrecer algunos bancos productos específicos para ese fin, con características muy concretas, es posible que te resulte más rentable solicitar uno de esos préstamos de estudios (entre los que encontramos anticipos de becas, financiación erasmus, para la matrícula o la carrera completa, etc.) que un préstamo joven genérico.

Una cosa interesante de estos préstamos jóvenes es que quienes los solicitan son en su mayoría personas que acaban de incorporarse al mercado financiero (es su primer préstamo o deuda), lo que implica que su historial crediticio es óptimo. No es habitual que este perfil aparezca en las listas de morosos, lo que dificultaría gravemente la aprobación de este préstamo joven.

También sería posible destinar un préstamo joven para la compra de una vivienda, pero en este caso siempre será mejor solicitar una hipoteca joven, ya que permite acceder a un importe mayor (en ocasiones, hasta el 95% del valor del inmueble) sin necesidad de avales, además de tener unos tipos de interés sensiblemente menores que los de un préstamo.


¿Qué se necesita para pedir un préstamo joven?

No todo el mundo tiene la posibilidad de pedir un préstamo joven. Para ello, debes cumplir una serie de requisitos:

  • Edad: tienes que ser mayor de edad, es decir, como mínimo 18 años. Pero también tienes que tener menos de 25, 30 o 35 años, dependiendo de la entidad elegida.
  • Residencia: has de tener tu vivienda habitual en España, y tener el DNI o NIE al día.
  • Cuenta bancaria: disponer de una cuenta bancaria es necesario para que el banco pueda ingresarte el dinero correspondiente del préstamo. Es posible que el banco te exija que tengas una cuenta abierta con él, y si no la tuvieras, quizá te ofrezca algún tipo de bonificación en la TAE por abrirla.
  • Solvencia: demostrar capacidad de contar con recursos suficientes como para devolver el préstamo. Aunque en estos préstamos la exigencia en este sentido es menor (a fin de cuentas, por lo general se trata de clientes que se acaban de incorporar al mercado laboral), para asegurarse el pago los bancos suelen solicitar algún tipo de aval.

¿Se necesita una aval para pedir un préstamo joven?

Uno de los requisitos fundamentales para que te concedan un préstamo joven es la solvencia, es decir, que tengas capacidad económica suficiente para devolver el préstamo. ¿Y cómo puedes demostrarlo? Pues a través de un justificante que acredite una fuente de ingresos regular y suficiente para afrontar la cuota.

Si no fuera así, la entidad te puede aprobar el préstamo si aportas un aval que lo garantice. En caso de que pusieras a una persona como aval, esta sería la encargada de pagar las cuotas del préstamo que has solicitado en caso de que no pudieras hacerlo.

Habitualmente, los jóvenes no suelen contar con ingresos fijos, suficientes y regulares, ni con bienes de gran valor que sirvan de aval para la devolución del préstamo, por lo que se suele recurrir a los padres como avalistas en muchas ocasiones al solicitar este tipo de financiación.


Preguntas frecuentes sobre los préstamos jóvenes

¿Hay préstamos para jóvenes sin intereses?

Los préstamos para jóvenes no acostumbran a ser al 0% de interés, aunque sí disfrutan de unos tipos más bajos que los préstamos personales normales.

¿Puedo pedir un préstamo joven sin nómina?

Los requisitos para pedir un préstamo joven suelen ser menos exigentes que para otro tipo de préstamos, pero sigue siendo imprescindible una solvencia mínima. Es muy difícil que te puedan conceder un préstamo joven sin nómina o una fuente de ingresos, por irregular que sea. El aval en estos casos es inexcusable.

¿Cuál es el importe máximo que puedo pedir en un préstamo joven?

El importe máximo que se puede solicitar al pedir un préstamo joven suele rondar los 60.000 euros, aunque dependiendo de la entidad, o de si se trata de un préstamo con un fin específico, este importe puede aumentar o disminuir. Por ejemplo, el BBVA presta desde 3.000€ a 75.000€ en sus préstamos jóvenes, mientras que el Banco Santander pone el tope en 40.000€, y lo rebaja a 12.000€ en sus préstamos para matrículas universitarias.

¿Tengo que devolver el préstamo joven cuando alcance la edad límite?

Puedes solicitar un préstamo joven aunque vayas a superar la edad máxima cuando finalice el plazo de devolución (por ejemplo, si pides un préstamo joven a cinco años cuando tienes 28 y el tope está en los 30, te supondrá terminar de pagarlo con 33). Superar la edad máxima no te exime de devolver el importe restante, ni tampoco te obliga a devolver de golpe todo el capital pendiente.

Consigue tu préstamo con las mejores condiciones

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.