Roams Logo
×
Montañas de monedas con simbolos de porcentaje de comisiones de los prestamos encima

Comisiones de préstamos personales: ¿cuáles son las más comunes?

Juan Ribón

Juan Ribón Entrada actualizada el lunes, 26 de septiembre de 2022

Finanzas logo

Una de las grandes preocupaciones a la hora de suscribir un préstamo son las comisiones que pueda tener asociadas. Conocerlas es muy importante de cara a su contratación. Estas pueden ser de diversos tipos, y algunas supondrán un gasto extra, mientras que otras dependen de determinadas circunstancias para activarse (y pasar factura).

Mejores préstamos personales
EntidadProductoImportePlazoTINTAEComisión de aperturaDetallesContacto
FintonicPréstamo Desde 3.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 3,95%Desde 4,02%a consultar100 % Online. Sin papeleos y en menos de 24 horas. Para cualquier finalidad
INGPréstamo naranja Desde 6.000 € hasta 60.000 € Hasta 7 añosDesde 3,99%Desde 4,06%0%El importe mínimo es de 3.000 € para clientes
BankinterPréstamo Bankintercard Desde 4.000 € hasta 30.000 € Hasta 10 añosDesde 4,45%Desde 4,54%0%Préstamo de Bankinter Consumer Finance
SelfbankTen tu crédito Hasta 15.000 € Hasta a consultarDesde Euríbor +5%Desde 4,66%0%La garantía son las acciones que tengas depositadas en Selfbank
Younited CreditPréstamo personal Desde 1.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 2,95%Desde 4,99%a consultarPara cualquier finalidad, incluso reunificación de deudas
BBVAPréstamo rápido sin documentos Desde 3.000 € hasta 20.000 € Hasta 8 añosDesde 4,75%Desde 5,02%0%Puedes rebajar el TIN un 1% contratando productos de la entidad
Fuente: Roams, empleando su comparativa de precios a partir de la información oficial que le proporcionan y/o publicitan las marcas. Se muestran los mejores Mejores préstamos personales. Ordenadas por mejor producto. Actualizado a jueves, 6 de octubre de 2022.

¿Cuáles son las comisiones más comunes de los préstamos personales?

Raro es el préstamo que se encuentre 100% libre de comisiones. La mayoría incluirá algún tipo de comisión que tendrá que asumir el cliente, lo que le supondrá un gasto extra en muchas ocasiones.

Todas las comisiones que incluya el préstamo deben estar contempladas en el contrato del mismo, convenientemente explicadas. Entre la información que te debe aportar la entidad al respecto debe estar tanto el importe de la comisión en sí, como las condiciones de su aplicación, cuando convenga.

A la hora de suscribir un préstamo te encontrarás con dos porcentajes asociados al tipo de interés: el TIN (Tipo de Interés Nominal) y la TAE (Tasa Anual Equivalente). El primero es el porcentaje que se pacta como concepto de pago por el dinero prestado, mientras que la segunda añade a esa cifra las comisiones y gastos asociados.

Las comisiones se pueden dividir en tres grandes bloques:

  1. Comisiones a pagar al contratar.
  2. Comisiones a pagar durante la vigencia del préstamo.
  3. Comisiones a pagar al finalizar de pagar el préstamo.

Estas son las comisiones más habituales que se pueden encontrar en los préstamos personales:

Comisión de estudio

La entidad financiera, para aprobar el préstamo, analizará la solvencia económica del potencial cliente. Es comprensible, le interesa que sea capaz de poder devolver el préstamo y los intereses.

De eso se encarga su departamento de riesgos, y es posible que incluya una comisión por realizar este estudio. Puede tratarse de una cantidad fija, o de un porcentaje sobre el importe del préstamo.

Comisión de apertura

La comisión de apertura tiene como objetivo compensar a la entidad financiera por los trámites de formalización del préstamo. Aunque en el mundo de los préstamos hipotecarios está prácticamente extinta, es relativamente habitual encontrarla en el de los préstamos personales, sobre todo en los préstamos rápidos y los microcréditos.

Puede ser una cantidad fija, pero lo normal es que sea un porcentaje, de alrededor del 1% del total del préstamo. Se puede pagar de golpe, aunque se suele prorratear en las mensualidades, por lo general.

Gastos de corretaje

El corretaje es la remuneración que recibe un corredor o agente por sus servicios. Hablando de préstamos, puede ocurrir que la entidad solicite la intervención de un corredor de comercio para que dé fe del contrato.

Esta comisión entra dentro de las menos comunes en el ámbito de los préstamos personales.

Comisión por cambiar el contrato

A lo largo de la vigencia del préstamo es posible que necesites hacer algún cambio en el contrato. Esto puede ser una renegociación del plazo de devolución, por ejemplo.

Se trata de una comisión libre, no regulada por ley, de modo que el prestamista la podrá fijar a su antojo (siempre dentro de los límites de la proporcionalidad, claro está).

La comisión por la modificación de las condiciones o garantías de un préstamo puede ser un importe fijo o un porcentaje del capital pendiente de devolución.

Comisión por amortización parcial

Una amortización parcial supone la devolución de parte de lo que queda por pagar del préstamo. Al reducir de golpe el capital pendiente de devolución, puedes elegir entre mantener el plazo y reducir en consecuencia la cuota, o mantener esta y devolver el préstamo en menos tiempo, con su consiguiente ahorro de intereses.

Sea como fuere, siempre que realices una amortización parcial deberás pagar una comisión por ello. En este caso, se trata de una comisión fijada por la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo (1) :

  • Será del 1% del importe devuelto en caso de que quede más de un año hasta la fecha de vencimiento.
  • Será del 0,5% sobre el importe reembolsado si se hace en el último año de vigencia del préstamo.

Comisión por cancelación anticipada

La comisión por cancelación anticipada es esencialmente la misma que la de por amortización parcial, ya que se trata de una amortización total que tiene como consecuencia la finalización de la devolución del préstamo.

Pudiera ser que alguna entidad incluyera una comisión por cancelar antes de tiempo el préstamo, a mayores de la comisión por amortización total, pero es poco probable. Así pues, esta comisión dependerá de cuándo se aplique:

  • Será del 1% del importe que estaba pendiente de devolución en caso de que quedase más de un año hasta la fecha de vencimiento.
  • Será del 0,5% sobre el importe a reembolsar si se hiciera en el último año de vigencia del préstamo.

Comisión por impago

No pagar las cuotas de un préstamo acarrea duras consecuencias. Entre ellas, una comisión por retraso en el pago del préstamo, que se justifica por las gestiones que la entidad ha tenido que llevar a cabo para recuperar la deuda impagada.

Se trata de una comisión sin un máximo fijado por ley, por lo que cada entidad la aplicará a su juicio. Sin embargo, el Banco de España marca dos requisitos que se han de cumplir para que su aplicación sea legal:

  • Que el cliente haya sido informado de su existencia en el contrato.
  • Que guarde proporcionalidad, así como que su importe sea acorde a los costes que ha tenido que asumir la entidad.

Otros gastos y comisiones

Aunque estas son las comisiones más habituales, los préstamos pueden llevar asociados otra serie de gastos, principalmente relacionados con el pago de servicios vinculados para obtener unas mejores condiciones de devolución.

Al igual que ocurre con las hipotecas, las entidades prestamistas pueden solicitarte la contratación de algún tipo de seguro (como uno de garantía de pago), o la apertura de una cuenta corriente, o la contratación de una tarjeta de crédito, y a cambio te ofrece un menor tipo de interés.

Estos productos vinculados suponen un gasto extra que en ningún caso puede ser obligatorio. Es decir, ninguna entidad te puede obligar a contratar un seguro de pago, y no puede denegarte un préstamo si no lo haces, pero puede incentivarte a la contratación ofreciéndote una condiciones más favorables.


Pedir préstamo sin comisiones

La gran pregunta es, ¿hay préstamos sin comisiones? Y la respuesta es que sí, pero no abundan. Entidades como Fintonic ofrecen préstamos con muy buenas condiciones, pero sobre todo sin comisiones.

Otras, como Cofidis, ofrecen préstamos de hasta 6.000 euros sin comisiones de estudio, apertura o cancelación. Pero, por lo general, todos incluirán como mínimo la comisión por amortización, total y parcial.

Entre los préstamos que ofrece la banca tradicional ocurre justo eso. Ya no se aplica la comisión de estudio, ni tampoco la de apertura. Pero sí las de amortización o cancelación.

Al ser cláusulas de aplicación opcional, librarse de ellas es tan sencillo como no amortizar o cancelar anticipadamente el préstamo. Sin embargo, por lo general el cliente sale ganando cuando realiza una amortización parcial o total de su préstamo, aunque le toque pagar una comisión por ello.

Ten en cuenta que no es lo mismo un préstamo sin comisiones que un préstamo al 0% de interés. De hecho, estos préstamos con bajos intereses (o directamente sin ellos) suelen tener unas comisiones de apertura muy elevadas. De ese modo el prestamista obtiene la rentabilidad que la ausencia de intereses le quita.

Solicita tu préstamo sin comisiones con respuesta inmediata

Fuentes del artículo

  1. Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, n.o Ley 16/2011, 68179 (2011). https://www.boe.es/eli/es/l/2011/06/24/16

Juan Ribón Juan Ribón Juan es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid. Cuenta con más de seis años de experiencia escribiendo en medios online. Apasionado de los temas de actualidad, sus conocimientos y saber hacer dan respuesta a las preocupaciones sobre cuestiones financieras en Roams.