Roams Logo
×
Mujer firmando la cancelación de su préstamo

Cancelar un préstamo: formas y posibles penalizaciones

29 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el jueves, 28 de julio de 2022

Finanzas logo

¿Es posible cancelar un préstamo antes de tiempo? Puede que al solicitar un crédito esta pregunta no se te pase por la cabeza, ya que necesitas el dinero. Pero mientras lo estás pagando puede que tu situación económica mejore y quieras pagar la totalidad de ese préstamo. O al menos una parte. Estas son las acciones que se pueden hacer al respecto.

Mejores préstamos personales
EntidadProductoImportePlazoTINTAEComisión de aperturaDetallesContacto
Younited creditPréstamo personal Desde 1.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 2,11%Desde 2,99%a consultarPara cualquier finalidad, incluso reunificación de deudas
FintonicPréstamo Desde 3.000 € hasta 50.000 € Hasta 7 añosDesde 3,95%Desde 4,02%a consultar100 % Online. Sin papeleos y en menos de 24 horas. Para cualquier finalidad
SabadellPréstamo expansión Desde 2.500 € hasta 60.000 € Hasta 8 añosDesde 3,25%Desde 4,05%2,50%Comisión de estudio 0,25%
INGPréstamo naranja Desde 6.000 € hasta 60.000 € Hasta 7 añosDesde 3,99%Desde 4,06%0%El importe mínimo es de 3.000 € para clientes
BankinterPréstamo Bankintercard Desde 4.000 € hasta 30.000 € Hasta 10 añosDesde 4,45%Desde 4,54%0%Préstamo de Bankinter Consumer Finance
SelfbankTen tu crédito Hasta 15.000 € Hasta a consultarDesde Euríbor +5%Desde 4,66%0%La garantía son las acciones que tengas depositadas en Selfbank
Fuente: Roams, empleando su comparativa de precios a partir de la información oficial que le proporcionan y/o publicitan las marcas. Se muestran los mejores Mejores préstamos personales. Ordenadas por mejor producto. Actualizado a jueves, 11 de agosto de 2022.

Cómo cancelar un préstamo bancario

A la hora de cancelar un préstamo tendrás diferentes opciones. La que elijas dependerá de varios factores, empezando por el contrato de préstamo que hayas firmado, pues no todos ofrecen las mismas opciones. También influirá el dinero que tengas disponible para poder cancelar esta deuda, y el tiempo que haya pasado desde que firmaste.

Dispones de varias posibilidades para anular un préstamo ya firmado:

  • Cancelación anticipada: se trata de saldar la deuda por completo. Por lo general, esta acción conlleva comisión.
  • Subrogación de la deuda: otra persona es la que asume esa deuda. La entidad que ha ofrecido el préstamo debe estar de acuerdo con este cambio.
  • Pacto entre deudor y acreedor: ambos acuerdan reducir o cancelar la deuda. Dentro de esta opción se encuentran, por ejemplo, los concursos de acreedores o la dación en pago.
  • Derecho de desistimiento: es posible cancelar unilateralmente y sin penalización alguna para el cliente todo préstamo dentro de los primeros 14 días naturales desde la firma del contrato. En este caso, la entidad no te puede cobrar comisiones, pero sí deberás devolver el importe prestado, así como los intereses correspondientes al tiempo transcurrido hasta el desistimiento.

No olvides nunca solicitar un justificante de que la deuda con la entidad cuyo préstamo has cancelado ha quedado saldada, independientemente del medio elegido para ello.

Cancelación anticipada de un préstamo

Amortizar un préstamo supone la devolución, total o parcial del capital restante. Esto puede suponer un gran desembolso, pero también un sensible ahorro a largo plazo, ya que te ahorrarás el pago de los intereses.

Sin embargo, la entidad que te prestó el dinero es muy probable que incluyera una cláusula por amortización anticipada, total o parcial, con el objetivo de recibir una compensación por los intereses que dejará de ingresar.

Esta cláusula se encuentra regulada por la Ley 16/2011, de 24 de junio, de Contratos de Préstamo al Consumo (1) . En ella se marcan unos máximos a aplicar en función del tiempo que falte hasta la fecha de vencimiento del préstamo:

  • Máximo 1% del capital amortizado si queda más de 1 año hasta su fecha de vencimiento.
  • Máximo 0,5% del capital amortizado si queda menos de 1 año hasta su fecha de vencimiento.

Es posible hacer también amortizaciones parciales, pero en este caso no estarás cancelando un préstamo. En una amortización parcial la cláusula se paga en función del importe pagado, no del restante, y al quitarte parte del capital a devolver tendrás la opción de terminar de pagar lo que te resta manteniendo la cuota y acortando el plazo, o viceversa.

Subrogación de deuda

Subrogar una deuda supone transferir la responsabilidad del pago de la misma a un tercero. Es algo relativamente común al hablar de préstamos hipotecarios, pero también es posible recurrir a esta herramienta con un préstamo personal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para poder subrogar un préstamo, la entidad que lo concedió ha de aceptar al nuevo deudor. Le someterá al mismo escrutinio que al prestatario original, porque las condiciones del préstamo no variarán con la subrogación.

Pacto entre deudor y acreedor

Es posible que deudor y acreedor lleguen a un acuerdo para la cancelación de la deuda. Es una situación poco habitual, que suele darse en contadas ocasiones. Por ejemplo, como vía para la cancelación de un préstamo entre familiares.

Este pacto entre deudor y acreedor también puede ocurrir en caso de concurso de acreedores, o si el prestatario ha solicitado la dación en pago.

Cancelar préstamo por derecho de desistimiento

El derecho de desistimiento ampara a todo aquel que haya solicitado un préstamo. Este se puede ejercer dentro de los catorce días naturales siguientes a la firma del contrato.

Es posible que el plazo para acogerse a este derecho empiece a contar cuando el usuario reciba las condiciones y características del contrato, si esto es después de la contratación, e incluso que sea ilimitado, si se diera el caso en el que el prestamista no llegó a enviar siquiera la información al cliente.

Para poder ejercer este derecho, el cliente deberá cumplir con tres requisitos fundamentales:

  • Realizar la comunicación de la ejecución del derecho de desistimiento en el plazo previsto.
  • Comunicar a la entidad dicha ejecución (por un medio por el que se pueda comprobar dicha comunicación).
  • Devolver las cuantías que la entidad ya le hubiese abonado, así como los intereses correspondientes.

El derecho de desistimiento está también contemplado por la Ley de Contratos de Préstamo al Consumo. Es la única posibilidad para cancelar un préstamo que no implica el pago de ningún tipo de comisión a la entidad.


¿Se puede cancelar un préstamo ICO?

Los préstamos ICO no son préstamos corrientes. Se trata de préstamos con condiciones especiales, marcadas por el Estado, pero concedidos y aprobados por las entidades financieras que colaboran con el ICO. Por eso es normal que uno se pregunte si puede cancelar un préstamo ICO.

Por lo general, es posible cancelar un préstamo ICO de forma anticipada, de acuerdo a las fechas y términos que se hubieran acordado con la entidad financiera a la que se solicitó.


Cancelar un préstamo por una reunificación de deudas

Uno de los motivos más habituales para querer cancelar un préstamo es el haber llevado a cabo una reunificación de deudas. Esto consiste en convertir todas las deudas contraídas en una sola, sumando sus importes y negociando con el banco o entidad mejores condiciones de devolución. Por lo general, se consigue un ahorro sustancial con una única cuota mensual.

Lo habitual es aprovechar el préstamo de mayor importe (por lo general, una hipoteca), o el que menor tipo de interés tenga. Sin embargo, si no hay una hipoteca de por medio, los bancos suelen reestructurar toda la deuda en torno a un nuevo préstamo, con nuevas condiciones (habitualmente, beneficiosas para el cliente).

A la hora de cancelar los préstamos a unificar suele haber dos opciones:

  • Puede encargarse el banco que te va a reunificar las deudas (o una entidad mediadora, en caso de que contratases este servicio).
  • O bien puedes tener que hacerlo tú personalmente, contactando con la entidad o entidades a las que hubieras pedido los distintos préstamos y transfiriendo los fondos adeudados.

Pedir un préstamo para cancelar otro

Se puede cancelar un préstamo con el importe obtenido al pedir uno nuevo, pero te desaconsejamos llevar a cabo esta operación, ya que por lo general es muy poco rentable. Pedir un préstamo para cancelar otro supone el pago de dos comisiones: la de apertura del nuevo y la de cancelación por amortización total del que se va a cancelar.

Para que esto sea rentable, las condiciones del nuevo préstamo han de ser mucho mejores que las del que se quiere cancelar, y además debes tener la solvencia económica suficiente para poder asumir el pago de dos cuotas.

Esto es debido a que aunque vayas a destinar uno para pagar otro, eso no será tenido en cuenta durante el análisis de riesgos de la entidad a la que se lo pidas, solo mirará si la suma de ambas cuotas supera o no tu capacidad de endeudamiento.


Cuánto se lleva el banco por cancelar un préstamo antes

Los préstamos, por lo general, incluyen en sus contratos las conocidas como cláusulas por amortización, total o parcial. Lo habitual es que el prestamista las incluya, ya que son la forma que tiene para ingresar al menos una parte de aquellos intereses que dejará de pagar, ya que con la amortización solo se paga capital.

Estas cláusulas se encuentran limitadas por el Artículo 30 de la Ley 16/2011 de la siguiente manera:

  • Si se realiza con más de un año hasta la fecha de vencimiento se paga el 1% de lo amortizado.
  • Si se realiza durante el último año de vigencia del préstamo se paga el 0,5% de lo amortizado.

En el caso de un préstamo hipotecario, la cosa cambia, aunque no en exceso. Cancelar una hipoteca es algo sometido a otras normas y regulado por otras leyes, pero supone igualmente el pago de una comisión por amortización anticipada, la cual varía también en función de los años que falten por pagar, pero también de si se trata de una hipoteca a tipo fijo o variable.

Simulador de la cancelación anticipada de un préstamo

Cancelar un préstamo no es gratis si se hace mediante una amortización anticipada. Ahora bien, ¿cuánto puede costar? Simulemos una cancelación anticipada con un ejemplo:

Supongamos que solicitaste un préstamo de 10.000 euros, a devolver en cuatro años, al 6% de interés. Este préstamo te ha supuesto el pago de 234,85€ al mes, pero pasados dos años, con 5.298,91€ pendientes de devolución, decides acometer una amortización de todo ese capital pendiente para quitártelo de encima.

Como quedan dos años, la comisión a pagar es del 1% sobre el capital amortizado. Es decir, pagarás, además de esos 5.298,91€, otros 52,99€ como indemnización al banco.

¿Te compensa? Por supuesto que compensa. Porque si no hubieras llevado a cabo la amortización habrías pagado más de 330€ al banco en intereses en las cuotas restantes. Has pasado de haber pagado un total de 11.272,82€ a haber pagado en total 10.988,30€. O, lo que es lo mismo, de haber pagado más de 1.200€ en intereses a algo menos de 1.000€. Un ahorro sustancial.


¿Por qué cancelar un préstamo?

Motivos para querer cancelar un préstamo hay muchos. El principal, dejar de pagar la cuota mensual cuanto antes (y, de paso, ahorrar el pago de los intereses). Pero hay más:

  • Para dejar de pagar la cuota y los intereses que conlleva.
  • Porque ya no te interesa tener ese préstamo contratado (por ejemplo, porque el imprevisto por el que lo solicitaste ha quedado subsanado).
  • Para reunificar ese préstamo y los otros que tengas contratados en uno solo con mejores condiciones de devolución.
  • Por incumplimiento de contrato. Automáticamente pensamos en incumplimiento por parte del cliente, pero el prestamista también puede cometerlo, si no envía las condiciones del contrato, por ejemplo.
  • A causa del fallecimiento del titular. Un préstamo no deja de ser una deuda, y estas se heredan.

Para cancelar un préstamo es necesario que haya acuerdo entre las partes (salvo en contadas excepciones), o que al menos la entidad esté informada de tu intención de cancelar el préstamo.


Cancelación parcial préstamo

La cancelación parcial se puede hacer en préstamos de consumo (préstamos líquidos no hipotecarios). Sin embargo, para los demás préstamos personales, dependerá de si esta opción aparece dentro del contrato. La entidad podrá negarse en caso contrario.

Una vez realices esta cancelación parcial, tendrá un efecto en las cuotas o plazos que pagues. Es decir, podrás pagar menos en cada plazo o bien disminuir el plazo del crédito.


Preguntas frecuentes sobre cancelar préstamos

¿Se puede cancelar un micropréstamo?

Un micropréstamo, por lo general, se ha de devolver en el plazo de unos pocos días, pero podrás acogerte al derecho de desistimiento siempre y cuando lo hagas en tiempo y forma. Si no quieres cancelarlo, sino devolverlo antes de la fecha de vencimiento, deberás fijarte a ver si el contrato contempla esa posibilidad.

¿Se puede negar mi banco a cancelar mi préstamo?

No, tanto si lo haces acogiéndote al derecho de desistimiento, como si lo haces por los otros cauces. Seguramente le siente mal el tener que conformarse con la comisión por amortización anticipada en lugar de los intereses, pero no puede negarse siempre y cuando tú obres correctamente, de acuerdo a la ley y conforme esté estipulado en el contrato que firmasteis.

¿Hay bancos que no cobren comisión por cancelar un préstamo?

Los bancos no acostumbran a informar de forma clara al respecto de las comisiones que van a aplicar a sus préstamos hasta que no tienes en tus manos el contrato, pero es muy probable que todos incluyan la máxima comisión permitida por ley para amortizaciones anticipadas.

Consigue tu préstamo con las mejores condiciones

Fuentes del artículo

  1. Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, n.o Ley 16/2011, 68179 (2011). https://www.boe.es/eli/es/l/2011/06/24/16

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.