Roams Logo
×
Finanzas
roams logo
×
Roams Logo
Amortizar préstamo: total o parcial, comisiones y rentabilidad

Amortizar préstamo: total o parcial, comisiones y rentabilidad

1 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Juan Ribón

Juan Ribón Entrada actualizada el lunes, 12 de septiembre de 2022

Finanzas logo

La amortización de un préstamo consiste en el pago de forma anticipada de parte o todo lo que el cliente debe devolver al banco o entidad financiera. Por lo general, supondrá el pago de una comisión, pero lo normal es que pese a ello resulte rentable para el prestatario, ya que o bien se quitará de encima el préstamo (y la deuda), o bien la reducirá para pagar una cuota menor o para devolverla en menos tiempo y pagar, por tanto, menos intereses.

¿En qué consiste amortizar un préstamo?

Amortizar un préstamo supone el pago de parte o toda la deuda, con el objetivo de reducirla o liquidarla. Lógicamente, para hacerlo hay que disponer del dinero suficiente para afrontar ese desembolso.

Se trata de un movimiento que, a la larga, acostumbra a ser rentable para el titular del préstamo, ya que le permitirá ahorrarse parte de los intereses que debía pagar a la entidad que le prestó el dinero.

Por lo general, las amortizaciones están sujetas al pago de una comisión, cuyo importe está regulado por ley, y que se calcula como un porcentaje sobre el capital devuelto.

Si la amortización es total, la deuda queda cancelada y el préstamo, saldado. Por el contrario, si es parcial, el cliente todavía tendrá dinero que devolver, pero al haberse quitado una buena cantidad de encima tendrá dos opciones:

  • Puede elegir reducir la cuota mensual, ya que tendrá menos dinero que devolver en el mismo plazo de tiempo que le quedaba.
  • O puede elegir mantener la cuota y reducir, en consecuencia, el plazo para devolver el préstamo.

Si cancelo un préstamo, ¿me cobran intereses?

¡No! Esa es la gran ventaja de la amortización. Devolverás el capital, pero no los intereses, por eso las entidades financieras fijan comisiones por amortización, para compensar en cierta medida el dinero que van a dejar de ganar en forma de intereses no cobrados.

Como el sistema de amortización utilizado en España es el francés, las primeras cuotas del préstamo tienen una proporción mayor de intereses que de capital, proporción que se va reduciendo hasta invertirse al final del plazo de devolución. Por eso es conveniente amortizar cuanto antes el préstamo, para evitar pagar la mayoría de los intereses.


Comisión por amortización de préstamo

La comisión por amortización, parcial o total, de un préstamo se encuentra fijada por ley. En concreto, por la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo (1) . Esta establece el máximo que pueden cobrar las entidades financieras por la amortización:

  • No puede ser superior al 1% sobre el capital amortizado (reembolsado) si al préstamo le queda más de un año hasta su fecha de vencimiento.
  • No puede ser superior al 0,5% sobre el capital reembolsado anticipadamente si se hace durante el último año del préstamo.

Esta comisión se aplica siempre sobre el capital que se devuelve a la entidad, no sobre el importe pendiente de devolución. Por tanto, si no se devuelve todo el dinero de golpe (o sea, se realiza una amortización parcial), la comisión se aplicará únicamente sobre el importe devuelto en dicha amortización. Si la amortización es total, la cuantía devuelta equivale al capital vivo (el pendiente de devolución).


¿Es rentable amortizar un préstamo anticipadamente?

Por norma general, siempre es rentable amortizar anticipadamente, aunque sea de manera parcial, un préstamo. La razón es simple: todo el dinero que devuelvas de esta manera está libre de intereses, y aunque tengas que pagar una comisión, esta muy probablemente será menor que los intereses que pagarías en caso contrario.

De hecho, como el sistema de amortización usado en España es el francés, cuanto antes de realice una amortización, mejor para el cliente, porque es al comienzo del periodo de devolución del préstamo cuando más intereses se pagan en las cuotas (estas son siempre de la misma cuantía a lo largo de la vigencia del préstamo, pero la proporción entre capital devuelto e intereses varía, disminuyendo el porcentaje de intereses de ser la mayoría hasta acabar tendiendo a cero).

Sin embargo, no en todos los casos puede ser rentable una amortización, aunque pueda sonar extraño. Si el préstamo es al 0% de interés (algo habitual en los préstamos rápidos con ofertas para nuevos clientes), la comisión por amortización anticipada hará que no sea rentable.

También es posible que el préstamo cuente con un tipo de interés excepcionalmente bajo. En este caso habría que calcular cuánto sería el ahorro de intereses que se conseguiría con la amortización.

Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que pediste un préstamo de 5.000€, a devolver en 5 años, con un tipo de interés incomparable de solo el 0,5%. Sin amortizaciones, acabarías pagando al cabo de ese lustro 63,83€ en intereses. Ahora supongamos que tras tres años te encuentras en condiciones de pagar de golpe lo que te resta, aproximadamente 2.100 euros. La comisión por amortización sería del 1% sobre esa cantidad, 20,18€. ¿Te renta amortizarlo? Pues no, porque de acuerdo al cuadro de amortización, a esas alturas del préstamo solo te quedan por pagar 10,55€ en intereses. En ese sentido, no sería rentable, pero siempre puedes hacerlo para saldar la deuda y librarte durante dos años de la cuota mensual que estarías pagando (de 84,40€).

¿Qué es mejor, reducir la cuota o el plazo?

Ahora que sabemos que, en la mayoría de los casos, amortizar anticipadamente un préstamo es rentable para el cliente, la pregunta es si, en caso de que la amortización sea parcial, conviene más reducir la cuota mensual o el plazo.

Al amortizar parcialmente un préstamo te encontrarás con una menor cantidad de dinero que devolver, lo que te abre estas dos posibilidades. Puedes devolver ese capital en el periodo de tiempo previsto, pagando una cuota menor, o puedes mantener la cuantía de esta y devolver el préstamo en menos tiempo.

Las dos opciones tienen sus ventajas e inconvenientes. Comparemos cómo quedaría un préstamo con una y otra. Supongamos que se trata de un préstamo de 10.000€ al 5,5% de interés, y que el plazo de devolución es de tres años. La cuota mensual sería de 301,96 euros. A los 12 meses, tras haber devuelto 3.623,52€, y con 6.847,81€ de capital pendiente, realizas una amortización parcial de 3.000€, la cual tendrá un coste de 30€ (el 1% del capital amortizado).

Comparativa amortización parcial: plazo VS. cuota (10.000€, 5,5%, 3 años)
Menos plazo Menos cuota Préstamo original (tras 12 meses)
Capital pendiente 3.847,81€ 3.847,81€ 6.847,81€
Cuota 301,96€ 169,67€ 301,96€
Plazo restante 13 meses 2 años 2 años
Intereses a pagar 124,59€ 224,32€ 399,21€
Total intereses pagado 595,92€ 695,65€ 870,54€
Coste total del préstamo 10.579,00€ 10.725,60€ 10.870,54€

Como vemos, reducir el plazo es mejor de cara al ahorro. En nuestro ejemplo, permite ahorrar casi 300€ en concepto de intereses. Manteniendo el plazo y reduciendo la cuota también se ahorra, pero la cuantía es mucho más reducida. Sin embargo, puede que esa cuota superreducida suponga un gran alivio para muchas economías.

Fuentes del artículo

  1. Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, n.o Ley 16/2011, 68179 (2011). https://www.boe.es/eli/es/l/2011/06/24/16

Juan Ribón Juan Ribón Juan es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid. Cuenta con más de seis años de experiencia escribiendo en medios online. Apasionado de los temas de actualidad, sus conocimientos y saber hacer dan respuesta a las preocupaciones sobre cuestiones financieras en Roams.