Roams Logo
×
Finanzas
roams logo
×
Roams Logo
Recibo de la hipoteca: qué es, análisis y preguntas frecuentes

Recibo de la hipoteca: qué es, análisis y preguntas frecuentes

16 personas han leído este post en los últimos 12 meses
Juan Ribón

Juan Ribón Entrada actualizada el miércoles, 22 de junio de 2022

Finanzas logo

El recibo de la hipoteca acostumbra a ser, en muchos casos, el único vínculo con el banco por el préstamo hipotecario. En él vienen detallados los aspectos clave de la hipoteca, relacionados con el capital o el tipo de interés. Entender los recibos es fundamental para evitar problemas con el banco, y para poder reclamar en caso de que los haya.

¿Qué es el recibo de la hipoteca?

El recibo de la hipoteca será, si todo va bien, el único contacto con el banco al respecto del préstamo hipotecario concedido para la compra de una vivienda. Llegará, por lo general, cada mes, y contendrá toda la información relevante al respecto de lo que has pagado, lo que vas a pagar y por qué.

Pese a que, a priori, puede parecer que leer el recibo de la hipoteca es algo sencillo, en realidad no lo es. Como ocurre con todos los recibos, se da por hecho que el que ha de pagarlos sabe interpretarlos, y no siempre es así.

Y como pagar sin cuestionar si lo que se reclama es correcto nunca es una buena idea, es fundamental entender todas y cada una de las partes del recibo de la hipoteca, porque su cuantía es considerable y va a llegar cada mes, durante muchos, muchos meses.

Una correcta interpretación del recibo de la hipoteca ha permitido a no pocos clientes descubrir que, sin saberlo, tenían una cláusula suelo, y de esa manera poder reclamar al banco todo el importe adeudado de más indebidamente.


Análisis del recibo de la hipoteca

Cada banco tiene su propia manera de organizar la información en el recibo de la hipoteca, pero en general todos acaban incluyendo la misma información. Suele venir organizada por bloques: saldo, interés y periodo. Por supuesto, también aparece la cuota (y su correspondiente desglose), así como otros datos importantes. Veamos lo más relevante:

  • Capital:
    • Concedido: el total por el que se firmó la hipoteca (y, por tanto, el importe que hay que devolver, sin contar los intereses).
    • Pendiente anterior: cuánto faltaba por devolver antes de la llegada del recibo.
    • Nuevo pendiente: cuánto va a faltar por devolver tras abonar el recibo. Será el "pendiente anterior" del próximo recibo.
  • Interés:
    • Tipo de interés aplicado:
      • Fijo: debería ser el mismo todos los meses. En caso de que suba, es posible que sea por haber estado disfrutando de una bonificación cuyas condiciones se han dejado de cumplir.
      • Variable: debería aparecer desglosado (pero no siempre se hace) como la suma del diferencial (fijo y pactado en el momento de la firma) más el euríbor (ajustado al valor de su última revisión, e invariable hasta la siguiente, habitualmente anual, aunque este suba o baje entre medias). Si la revisión da un euríbor más bajo pero en el siguiente recibo el tipo de interés sigue siendo el mismo, es una posible evidencia de cláusula suelo (aunque hay que recordar que, por defecto, el suelo hipotecario es del 0%, y que nunca el banco pagará intereses al cliente).
    • Comisión sobre el capital pendiente: suele aparecer acortado como "Comisión S/Pdte" o similar. Se aplica si se ha realizado alguna operación que implique el pago de comisiones, como una amortización o una novación.
    • TAE: la Tasa Anual Efectiva es el cálculo del tipo de interés más las comisiones y otros factores, mediante una fórmula matemática muy compleja.
  • Periodo:
    • Periodo liquidado: el plazo temporal al que corresponde el recibo.
    • Próximo vencimiento: la fecha en la que llegará el siguiente recibo.
    • Periodos pendientes: el tiempo que falta hasta la fecha de vencimiento (cuando se terminará de pagar el préstamo, la cual puede aparecer reflejada o no).
  • Cuota:
    • Capital: la parte de la cuota correspondiente el capital recibido que se devuelve.
    • Intereses: la parte de la cuota correspondiente a los intereses totales que se van a generar que se devuelve.
    • Total: la suma de las dos cifras. Durante la primera mitad del préstamo se pagarán más intereses que capital y poco a poco será al revés hasta que en los últimos recibos prácticamente solo se devuelva capital.

El recibo también debería incluir algunos datos o aclaraciones, como el periodo de revisión del euríbor en el caso de las hipotecas variables, por ejemplo. Toda la información a mayores que proporcione el banco será bien recibida.


Calcular el próximo recibo de la hipoteca

Para calcular la cuota mensual de la hipoteca antes de que llegue el siguiente recibo primero hay que determinar si se trata de una hipoteca a tipo fijo o variable:

  • Tipo fijo: en principio, todos los meses se pagará la misma cuota. Uno de los pocos motivos que pueden provocar una subida del tipo de interés fijo es que se tratase de una hipoteca bonificada y se haya dejado de cumplir con los requisitos para beneficiarse de alguna de las bonificaciones pactadas.
  • Tipo variable: aunque su nombre indique lo contrario, la cuota de una hipoteca variable será la misma entre revisiones del euríbor. Estas pueden ser semestrales o anuales, y es algo que se pacta en el contrato. Si se acerca la fecha de la revisión puedes calcular tu próxima cuota así:
    • Obtén una estimación de cuál podría ser el euríbor en el momento de la próxima revisión. Por lo general, los propios bancos hacen sus propias previsiones.
    • Suma ese índice probable al diferencial pactado. Ese será el tipo de interés que pagarás hasta la siguiente revisión (ten en cuenta que que cuanto más tiempo falte para la revisión, más probable es que la previsión sea poco acertada).
    • Haz el cálculo de la cuota con el nuevo tipo de interés. Empieza calculando la cuota constante de amortización con el tipo actualizado: (1-(1+i)^-n)/i, donde 'i' es el porcentaje de interés mensual (divide el tipo de interés entre 12 meses) y 'n' es el número de meses.
    • Divide el capital mensual entre la cuota constante de amortización actualizada al nuevo tipo de interés y tendrás la nueva cuota mensual de la hipoteca.
  • Tipo mixto: mientras esté en su periodo fijo, el cálculo es sencillo. Cuando vaya a pasar a variable (y con cada revisión), basta con seguir los pasos descritos anteriormente para este tipo de hipotecas.

También hay diversas calculadoras de cuotas gratuitas en internet, como la del Banco de España, que pueden resultar muy útiles a la hora de hacer esta clase de estimaciones, sobre todo en el caso de las hipotecas variables cuya revisión del euríbor está próxima.


Preguntas frecuentes sobre el recibo de la hipoteca

¿Qué es el CER en el recibo de la hipoteca?

El CER (Coste Efectivo Remanente) indica el coste del préstamo teniendo en cuenta solo el plazo pendiente hasta su vencimiento. Incluye los costes que restan por pagar, asumiendo que nada cambie hasta entonces.

¿Cómo pedir recibos viejos de la hipoteca?

Si no has conservado los recibos de los meses pasados de la hipoteca, puedes solicitarlos al banco. Se pueden pedir online, en persona en la sucursal o solicitar un extracto de todas las cuotas.

¿Cuándo viene el primer recibo de la hipoteca?

La primera cuota de la hipoteca depende de cada banco. Algunos envían el primer recibo al mes de firmar, mientras que otros lo hacen a comienzos del mes siguiente al de la firma.

¿Cuánto tiempo hay que guardar los recibos de la hipoteca?

Los recibos de la hipoteca se deben conservar durante 20 años, para demostrar que las cuotas han sido satisfechas. Se puede evitar tener que conservar durante tanto tiempo estos documentos pidiendo un certificado de deuda cero al banco o, mejor aún, cancelando la hipoteca en el Registro de la Propiedad.

Curso de formación en hipotecas

¿Tu hipoteca te trae de cabeza? ¿No entiendes las condiciones del banco o lo que te llega en los recibos? Este curso te explicará en detalle cómo funcionan las hipotecas.

Juan Ribón Juan Ribón Juan es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid. Cuenta con más de seis años de experiencia escribiendo en medios online. Apasionado de los temas de actualidad, sus conocimientos y saber hacer dan respuesta a las preocupaciones sobre cuestiones financieras en Roams.