Roams Logo
×
Hipotecas
roams logo
×
Imagen de cabecera

¿Qué son las hipotecas para segunda vivienda?

Llama gratis e Infórmate
Beatriz Gallinas

Beatriz Gallinas Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

Te acabas de comprar una nueva casa para irte de vacaciones y necesitas pedir una hipoteca para tu segunda vivienda. ¿Quieres saber qué necesitas para que te concedan una? ¡Te lo contamos!

¿Cómo funciona una hipoteca para segunda vivienda?

La hipoteca para segunda vivienda es la que solicitamos cuando queremos financiar un inmueble que utilizaremos con un fin generalmente vacacional, ya sea, por ejemplo, una casa en zona de costa, en la montaña o en una zona rural. Por tanto, con este tipo de préstamo hipotecario financieramos una vivienda que no es nuestra residencia habitual.

¿Qué diferencias hay entre una hipoteca y la hipoteca para segunda vivienda?

Una de las diferencias que existe entre una hipoteca para vivienda principal y una hipoteca para segunda residencia o fines vacacionales es el valor de financiación. Así, mientras en el primer caso, la entidad cubre, por lo general, hasta el 80% del valor de la vivienda, en el segundo, la financiación se situá entre el 60 y el 70%. Por tanto, no encontrarás ninguna hipoteca para segunda vivienda con un 100% de financiación por parte del banco a no ser que compres alguno de sus pisos.

Otra de las diferencias se encuentra en el tipo de interés, que suele ser más elevado en el caso de las hipotecas para segunda vivienda, y el plazo de devolución del préstamo. Generalmente, la hipoteca para segunda vivienda tiene un plazo como máximo de 25 años. Sin embargo, si es para primera residencia, el período puede alcanzar los 30 e incluso 40 años.


Cómo conseguir la mejor hipoteca para segunda vivienda

Para lograr la mejor hipoteca para tu segunda vivienda, debes seguir los siguientes pasos:

  • Comparar las condiciones de las diferentes ofertas que existen en el mercado.
  • Utilizar un simulador de hipotecas para segunda vivienda con el fin de comprobar si eres capaz de afrontar los gastos.
  • Una vez seleccionada la hipoteca que más se ajuste a tus necesidades, informarte sobre las condiciones del préstamo hipotecario.
  • Negociar las condiciones de la hipoteca para segunda vivienda (desde el porcentaje de financiación por parte de la entidad hasta el cobro de determinadas comisiones). Para ello, será necesario garantizar solvencia a la hora de devolver el préstamo.

¿Qué características debería tener una buena hipoteca para segunda vivienda?

Una hipoteca para segunda residencia se caracteriza por:

  • Porcentaje máximo de financiación del 60-70% por parte de la entidad.
  • Tipo de interés alto. Depende de cada entidad financiera, pero es frecuente que las hipotecas para segunda vivienda tengan un interés más alto al tratarse de una residencia para uso vacacional.
  • Productos vinculados como seguros, tarjetas o planes de pensiones a los que el cliente debe comprometerse a contratar siempre que quiera conseguir el interés marcado por la entidad.
  • Comisiones que te pueden llegar a cobrar como la de apertura o la compensación por desestimiento, es decir, en caso de que se devuelva la deuda antes de que termine el plazo de amortización acordado al principio.
  • Plazo de amortización de hasta 25 años, menor que el de una hipoteca para primera vivienda. Esto implica que tanto el tipo de interés como las cuotas mensuales son superiores que las de una hipoteca de vivienda habitual.

¿Puedo negociar las condiciones de la hipoteca para segunda vivienda con la entidad financiera?

Las condiciones de la hipoteca que necesitas para tu segunda vivienda siempre se podrán negociar con la entidad financiera, tal y como ocurre con cualquiera de los productos financieros que comercializan.

¿Qué debemos tener en cuenta para una negociación eficiente?

Además de la vinculación con la entidad con la que vayamos a contratar la hipoteca para segunda vivienda, será necesario contar con solvencia económica suficiente para hacer frente a la devolución del préstamo. Entre otros, tendremos que tener pagada ya una primera residencia y no tener, en ese momento, otros productos financieros también contratados. Y, en lo que respecta a la edad, no podrás estar superar los 70 años, porque entonces los bancos no suelen concederlas.


Requisitos de una hipoteca para segunda vivienda

Dado que conceder un préstamo para una segunda vivienda puede conllevar un mayor riesgo de impago por parte del cliente al no tratarse de la residencia habitual, los requisitos para acceder suelen más rigurosos:

  • Estabilidad en ingresos: trabajo estable y antigüedad profesional.
  • Ahorros elevados, ya que la financiación por parte del banco es menor, por lo que tendremos que contar con una mayor cantidad de dinero ahorrado para afrontar la devolución del préstamo hipotecario sin problemas.
  • Historial crediticio saneado.
  • Garantías adicionales como un aval, ya sea una persona que avale el préstamo o nuestra primera vivienda ya pagada.

¿Cómo comprar una segunda vivienda teniendo hipoteca?

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado si es posible comprar una segunda vivienda teniendo ya una hipoteca. Pues la respuesta es afirmativa. Para ello, existen las siguientes opciones:

  • Solicitar una nueva hipoteca siempre que ofrezcas garantías de devolución como estabilidad económica u ofreciendo un aval./li>
  • Re-hipotecar la vivienda hšbitual para conseguir que te concedan una hipoteca para segunda vivienda.
  • Ampliar la hipoteca que ya tienes. ¿Cómo? Solicitando una mayor cuantía de dinero a la entidad manteniendo las mismas condiciones de la hipoteca que ya tienes concedida. Para ello, es necesario que estés al corriente de pago de tu hipoteca actual y que la cuota mensual que tienes que pagar no supere el 35% de los ingresos del hipotecado.

Hipoteca para segunda vivienda fija, variable o mixta: ¿Cuál es mejor?

La elección entre una hipoteca fija, variable o mixta dependerá, al igual que ocurre con las hipotecas para vivienda habitual, de la situación de cada cliente. Entran en juego además de las perspectivas económicas, el contexto personal y profesional en el que se encuentre.

Por ello, si lo que queremos es estabilidad sin asumir ningún tipo de riesgo, lo mejor es optar por un tipo de interés que se mantenga fijo a lo largo del período de amortización de la hipoteca. Sin embargo, si optas por una hipoteca variable o mixta (es decir, que combine el pago de la cuota mensual a tipo fijo durante los primeros años y posteriormente se aplique un tipo de interés variable), estarás sujeto al euríbor, que puede subir o bajar a lo largo del período de vida del préstamo hipotecario. En estos últimos casos, será necesario echar cuentas para ver si somos capaces de hacer frente a los gastos en función del supuesto valor del euríbor en un determinado momento.


¿Me puedo desgravar la hipoteca para segunda vivienda?

No existe posibilidad de desgravación con la hipoteca para segunda vivienda. Al contrario de lo que ocurre con las hipotecas destinadas a la compra de primera vivienda. En este caso, si tienes la opción de aplicar una deducción fiscal sobre lo que pagas anualmente por tu préstamo hipotecario siempre que hayas adquirido la casa antes de 2013. Así, te podrás deducir hasta un 15% de la cuantía que abones al año con un límite de 9.040€.