Roams Logo
×
Fondos de Inversión
roams logo
×
Roams Logo
Gestión activa y pasiva de fondos: ¿cuál elegir?

Gestión activa y pasiva de fondos: ¿cuál elegir?

Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el jueves, 4 de marzo de 2021

Fondos de Inversión logo

La gestión activa y pasiva de fondos son dos estrategias de inversión distintas. La primera busca superar al mercado, mientras que la segunda se basa en la réplica de este, basándose en la eficiencia y rentabilidad natural de los mercados. Por ello, las operaciones y los costes son diferentes en uno y otro caso.

Diferencia entre fondos de gestión activa y pasiva

Como ya hemos dicho, la principal diferencia entre la gestión activa y la pasiva es su objetivo. La gestión activa tiene como fin rentabilizar la inversión "batiendo" al mercado. Mientras que la gestión pasiva trata de equipararse a la rentabilidad natural de los mercados, partiendo de la premisa de que el riesgo que se asume para batirlos no compensa.

En base a este planteamiento inicial surgen diferencias clave entre fondos de gestión activa y pasiva:

Diferencias entre gestión pasiva y activa de fondos
  Gestión Activa Gestión Pasiva
El papel del gestor Es fundamental. Serán clave sus conocimientos y estrategia Sus decisiones e intervención es menos constante y relevante
Las comisiones Suelen ser bastante más altas, ya que hay más operaciones y un mayor número de intervenciones del gestor Comisiones más bajas
Los activos El gestor será el que deba elegir los tipos de activos, y cambiar o modificar Serán los que formen el índice elegido
Los riesgos Son mayores pero también la rentabilidad puede ser mayor Hay menos riesgos pero la rentabilidad, al menos a corto plazo, es menor

Gestión activa y pasiva de fondos: cuál es mejor

En realidad no existe una mejor que otra. Todo dependerá de lo que se busque, de la inversión que se quiera hacer y de la preparación del gestor. Si queremos minimizar los riesgos, entonces habría que elegir la pasiva. Si podemos arriesgar en busca de una rentabilidad mayor, entonces la gestión activa sería más adecuada.

Asimismo, si lo que se pretende es realizar operaciones a largo plazo, debemos elegir las gestiones de fondos pasivas. Sin embargo, para operaciones a corto plazo (y siempre teniendo un buen gestor), las gestiones activas pueden ser más interesantes si se logra la rentabilidad deseada. Recuerda que, aún así, resulta complejo superar el mercado, especialmente en momentos de alta incertidumbre económica.

También, existen opciones de carteras de gestión mixta. De esta forma se pueden repartir los tipos de activos y la inversión para obtener rentabilidad sin tanto riesgo como con las gestiones activas.

Le informamos que en Roams TIC, SL usamos cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria. Consulte la Política de cookies. Puede informarse más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas haciendo click. Mostrar detalles