Roams Logo
×
Fondos de Inversión
roams logo
×
Roams Logo
Mujer con simbolo de ok simboliza fondos de inversión garantizados

Fondos de inversión garantizados: mejores, qué son y funcionamiento

179 personas han leído este post
Isbelt Martín

Isbelt Martín Entrada actualizada el lunes, 11 de octubre de 2021

Fondos de Inversión logo

Los fondos de inversión garantizados son la opción perfecta para aquellos que buscan una rentabilidad para sus ahorros, pero no quieren arriesgarse a perderlos. De esta forma, los fondos garantizados aseguran recuperar la inversión realizada y, en algunos casos, una rentabilidad futura. Descubre cómo funcionan y sus características.

Comparativa fondos de inversión garantizados

Los fondos de inversión garantizados ofrecen una interesante opción de inversión con riesgo muy bajo o nulo en algunos casos. Por eso, hemos reunido los mejores fondos de inversión garantizados para que empieces a dar una nueva vida a tus ahorros.

Producto Características
Bankinter Renta Fija Cristal Garantizado FI
  • Garantiza el 109,80% del valor liquidativo
  • Periodos sin comisión de reembolso
  • Comisión de gestión del 0,50%
  • Comisión de depósito del 0,10%
Bankia Garantizado Creciente 2024, FI
  • Garantiza el 100% de la inversión inicial
  • TAE garantizada de 1,027%
  • Inversión mínima de 100€
  • Comisión de gestión de 0,43%
  • Comisión de depósito 0,04%
Santander Garantizado 2025, FI
  • Garantiza el 100% de la inversión inicial
  • Plan de rentas mixto, 4 años de renta fija garantizada y 4 años de renta variable
  • TAE mínima garantizada 0,19% y máxima de 1,256%
  • Comisión de gestión del 0,37%
  • Comisión de depósito del 0,05%

¿Qué son los fondos de inversión garantizados?

Los fondos de inversión garantizados son un tipo de fondo de inversión que garantiza a los clientes que lo contratan recuperar de manera total o parcial la inversión inicial. Es decir, el cliente recuperará siempre la inversión que haya hecho, ya sea de manera total o parcial. Además, existen fondos de inversión que también aseguran una rentabilidad futura, pero esto no ocurre en todos los casos.

Estos fondos de inversión solamente garantizan la recuperación del capital aportado durante un periodo de tiempo determinado. Si, por ejemplo, la garantía solamente tiene una duración de 5 años, a partir de ese momento la entidad no puede garantizar al cliente que vaya a poder recuperar su inversión. Sin embargo, el cliente siempre tiene la posibilidad de decidir si quiere seguir participando en el fondo o no.


Tipos de fondo de inversión garantizados

Como te comentábamos antes, existen principalmente 2 tipos de fondos de inversión garantizados; aquellos que solamente garantizan recuperar el capital aportado, y aquellos que garantizan además una rentabilidad futura. De esta manera, nos encontramos con los fondos de inversión garantizados a rendimiento fijo y variable.

  • A rendimiento fijo: estos fondos garantizan recuperar la inversión inicial y, además, prometen una rentabilidad futura prefijada. Así, sabrás de antemano los rendimientos que va a generar esta inversión.
  • A rendimiento variable: son aquellos que solamente garantizan recuperar la inversión inicial. Los rendimientos que genera el fondo son variables, por lo que no se pueden determinar con exactitud, ya que varían en función de algún índice o activo financiero

¿Cómo funcionan los fondos de inversión garantizados?

Los fondos de inversión garantizado tienen un funcionamiento muy similar al de los fondos de inversión tradicionales, ya que solamente deberás preocuparte de hacer una aportación inicial para contratarlo. A partir de aquí será la entidad gestora la encargada de gestionar las inversiones para que el fondo genere unos rendimientos positivos. La diferencia con un fondo tradicional es que, una vez pasado la garantía, el cliente deberá decidir qué hacer con su inversión.

En cuanto la garantía del fondo haya vencido, ya no se tratará de un fondo garantizado y el cliente debe decidir si quiere continuar con la inversión o retirar el dinero aportado para no perderlo. Este paso es muy importante, ya que algunos fondos renuevan su garantía automáticamente, pero en otros casos las condiciones de la inversión varían notablemente. Por ello, debes estar siempre al corriente del estado de la garantía y su vencimiento.


Fondos de inversión garantizados: ventajas y desventajas

Como todo producto bancario, los fondos de inversión garantizados tienen una serie de características que les otorgan puntos positivos y negativos. De esta manera, puede que este tipo de producto sea recomendado para algunas personas o situaciones, pero para otras no.

Las principales ventajas de los fondos de inversión son las siguientes:

  • Riesgo muy bajo: en todos los casos recuperarás la inversión inicial, ya sea total o parcialmente. En algunos casos incluso tendrás también una rentabilidad futura asegurada.
  • Facilidad: los fondos de inversión son productos financieros bastante sencillos en los que el cliente no tiene que hacer muchas gestiones. Por ello, son menos complicados que otras opciones de inversión.
  • Ventajas fiscales: no tendrás que declarar los beneficios generados por el fondo hasta su reembolso.

Las principales desventajas de este producto financiero son:

  • Elevadas comisiones: la seguridad que ofrecen estos depósitos suele venir en muchas ocasiones acompañada de comisiones bastante elevadas para compensar la garantía.
  • Rentabilidad baja: garanticen o no la rentabilidad futura, los rendimientos que obtendrás por este tipo de depósitos será siempre más baja que la de otros productos más arriesgados.
  • Requieren un extra de atención: aquellos fondos que no renueven de manera automática su garantía, habrá que estar atento para poder retirar el dinero y evitar posible pérdidas o cambios de condiciones.

¿Interesan los fondos de inversión garantizados o son mejores otras alternativas?

Dependiendo de los resultados que esperes obtener con tu inversión, así como de tus características personales, optar por un fondo de inversión garantizado puede ser, o no, una buena opción.

Por ejemplo, los fondos garantizados son productos muy seguros pero que ofrecen una rentabilidad bastante baja. De esta manera, se asemejan bastante más a un depósito bancario que a una inversión. Por ello, si tus objetivos de rentabilidad no son muy elevados, y no te interesa poner en riesgo tus ahorros, los fondos garantizados pueden ser una opción a tener en cuenta.

Sin embargo, si lo que buscar es obtener un poco más de rentabilidad y no te importa asumir un poco más de riesgo, puede que otro tipo de productos sean mejores. Por ejemplo, podrías optar por un plan de inversión más arriesgado en renta variable o mixta, algo que te aportaría una rentabilidad más elevada.

Isbelt Martín Isbelt Martín Isbelt es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Experto en marketing digital, tiene más de 3 años de experiencia acercando las condiciones de los distintos productos financieros a los consumidores. Isbelt se encarga de releer la letra pequeña de los préstamos, hipotecas, cuentas y tarjetas en Roams.

Le informamos que en Roams TIC, SL usamos cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria. Consulte la Política de cookies. Puede informarse más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas haciendo click. Mostrar detalles