Roams Logo
×
Fondos de Inversión
roams logo
×
Imagen de cabecera

Fiscalidad de los fondos de inversión: su gran ventaja

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el viernes, 2 de octubre de 2020

La fiscalidad de los fondos de inversión es una de las características más ventajosas de este producto de inversión que hace que muchos ahorradores se decanten por estos productos. Gracias a sus características especiales podrás obtener ventajas fiscales y maximizar tus beneficios. Descubre cómo funciona la tributación de estos productos y cuáles son sus ventajas.

¿Hay que declarar los fondos de inversión?

Sí, hay que declarar los fondos de inversión. Sin embargo, no tendrás que preocuparte de esto hasta el momento del reembolso. Es decir, hasta que no vendas tus participaciones en el fondo, no tendrás que declarar nada por él, ni por los beneficios o pérdidas resultantes.

Si bien es cierto que los fondos de inversión tributan en el Impuesto de Sociedades, tú no tendrás que preocuparte por esto, ya que será la entidad gestora la encargada de hacer frente a este impuesto.


¿Hay que tributar por realizar un traspaso de fondos de inversión?

Al hacer un traspaso de fondos de inversión no tendrás que tributar por las ganancias que hayas obtenido hasta ese momento. Esta es una de las grandes ventajas fiscales de los fondos de inversión, ya que te permite ir cambiando tu inversión de un fondo a otro sin tener que pagar impuestos por ello. Así, se sigue manteniendo la misma dinámica, no pasarás por Hacienda hasta que hagas el reembolso de tus participaciones.

Que no haya que tributar por los traspasos de fondos es considerado una ventaja, ya que ese dinero extra que hayas generado con el fondo anterior pasa de manera íntegra al nuevo fondo, donde seguirá generando nuevos beneficios. De la otra manera, parte de esos beneficios serían recaudados por el estado y no te ayudarían a obtener nuevos rendimientos.


Fiscalidad reembolso fondos de inversión

Una vez llegado el momento del reembolso, tocará pasar por Hacienda. Al reembolsar las participaciones de tu fondo de inversión y recuperar la inversión inicial y los beneficios generados, se tendrán en cuenta los resultados para calcular el IRPF. De esta manera, dependiendo de los rendimientos obtenidos, tendrás que tributar acorde a los siguientes tramos:

  • Ganancias de hasta 6.000€: 19%
  • Ganancias entre 6.000€ y 50.000€: 21%
  • Ganancias superiores a 50.000€: 23%

En el caso de residir en el País Vasco o Navarra, la fiscalidad de los fondos de inversión será algo diferente, ya que tendrás que tributar según unos tramos diferentes.

En el caso de Navarra:

  • Hasta 6.000€: 20%
  • De 6.000€ a 24.000€: 24%
  • A partir de 24.000€: 27%

En el País Vasco:

  • Hasta 2.500€: 20%
  • Entre 2.500€ y 10.000€: 21%
  • Entre 10.000€ y 15.000€: 22%
  • Entre 15.000€ y 30.000€: 23%
  • A partir de 30.000€: 25%

Fiscalidad dividendos fondos de inversión

En el caso de participar en un fondo de reparto, aquellos fondos de inversión que reparten dividendos de manera periódica, la fiscalidad de esta producto bancario será un poco diferente. En este caso, los dividendos son considerados según la legislación actual como rendimientos del capital mobiliario y, por lo tanto, están sujetos a una tributación del 19 al 23%.

Los tramos de este impuesto son exactamente iguales que los que seguía el IRPF.


Fondos de inversión para empresas: fiscalidad

Para las empresas que dedican sus recursos a participar en fondos de inversión, la fiscalidad será un poco diferente. A diferencia de los particulares, deben tributar según el impuesto de sociedades, con un tipo impositivo del 25%. Además, también pierden una de las grandes ventajas de los fondos, ya que deberán declarar al hacer traspasos de fondos.


¿Cómo es la fiscalidad de los fondos de inversión en sucesiones?

En sucesiones, es decir, cuando recibes un fondo de inversiones debido a una defunción, la tributación del fondo que recibas seguirá las normas del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Al ser este impuesto diferente en cada comunidad, los porcentajes que tengas que pagar por recibir el fondo serán diferentes. Además, deberás liquidar el impuesto en la Comunidad Autónoma donde tuvieras tu residencia habitual durante los 5 años anteriores a la transmisión del fondo.

En este caso, el impuesto será aplicable solamente sobre el valor real del fondo. Esto quiere decir que no se incluirán aquellas deudas y cargas asociadas.


Compensar las pérdidas en fondos de inversión

Si el fondo de inversión generase pérdidas en vez de ganancias, en el caso de que la inversión inicial fuese menor que el dinero obtenido por el reembolso de las participaciones, estas pérdidas pueden ser compensadas. Esto quiere decir que podrás compensar las pérdidas con las ganancias conseguidas hasta 4 años después.

Así, si un año obtienes pérdidas por el fondo de inversión, pero al año siguiente obtienes un beneficio, los impuestos que tengas que pagar a Hacienda serán menores, ya que se compensa con la pérdida del año anterior.


Ejemplo práctico tributación fondo de inversión

Para que quede un poco más claro como es la fiscalidad de los fondos de inversión y el funcionamiento de su tributación, vamos a plantearte un ejemplo práctico. Pongamos que inviertes en un fondo de inversión y, en el momento del reembolso, obtienes 10.000€.

De acuerdo con los tramos del IRPF que hemos explicado antes, te correspondería pagar lo siguiente:

  • 6.000 x 19% = 1.140€
  • 4.000 x 21% = 840€

Pagarías 1.140€ por los primeros 6.000€ que se corresponderían con el primer tramo, del 19%. Los 4.000€ restantes tributarían según el segundo tramo, el de 21%, generando unos impuestos de 840€. De esta manera, los impuestos a pagar serían de 1.980€ (1.140+840). Quitando impuestos, recibirías 8.020€.

Recuerda que, si vives en el País Vasco o Navarra, los tramos serán diferentes.


Resumen sobre las ventajas fiscales de un plan de pensiones

Las ventajas fiscales de los fondos de inversión están estrechamente ligadas con la posibilidad de decidir cuándo hacer el reembolso de las participaciones y la posibilidad de hacer los traspasos que se quieran sin tener que pagar impuestos. De esta manera, destacamos estas principales ventajas:

  • Posibilidad de aplazar el pago de impuestos en el tiempo: al poder decidir cuándo se hace el reembolso o incluso poder reinvertir ese dinero en fondos diferentes sin ninguna penalización fiscal, se puede atrasar el pago de impuestos y elegir el momento más conveniente para ello.
  • Posibilidad de traspasar fondos: como te explicábamos antes puedes evitar perder parte de tus beneficios en forma de impuestos mediante un traspaso de fondos. Así, el total del capital generado seguirá generando nuevos beneficios y no lo perderás por el camino.