Roams Logo
×
Depósitos
roams logo
×
Imagen de cabecera

Haz volar tus ahorros con los depósitos a largo plazo

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

Con un depósito a largo plazo podemos hacer crecer nuestros ahorros de manera sencilla y segura. Pero ¿es esta opción para ti? Te contamos cómo elegir el mejor depósito a largo plazo y sus puntos positivos y negativos.

¿Qué es un depósito constituido a largo plazo? ¿De cuánto tiempo hablamos?

Un depósito constituido a largo plazo es aquel que tiene una duración, por lo general, superior a los 12 meses. Si ofreciese un plazo de tiempo inferior estaríamos hablando de depósitos a corto plazo.

Con un depósito a largo plazo depositaremos nuestro dinero por un tiempo que puede ir de 1 a 10 años dependiendo de cada oferta a cambio de recibir unos intereses por parte del banco.

¿Es mejor hacer un depósito a largo o a corto plazo?

Elegir entre un depósito a corto plazo y uno a largo dependerá de varios factores, como la situación del mercado o tu situación personal.

Un depósito a largo plazo será una mejor opción cuando los tipos de interés sean elevados y queramos asegurarnos esa rentabilidad ante una posible caída de la rentabilidad. Esto es así porque el tipo de interés no variará una vez firmado el contrato.

Aun así, en la situación actual los intereses son bastante bajos, por lo que no nos interesa demasiado contratar un depósito a largo plazo, ya que la rentabilidad que nos aseguramos es bastante baja.

Además, también debemos considerar si vamos a necesitar utilizar ese dinero durante el plazo que dure el depósito. La cancelación del depósito puede suponernos unos costes muy elevados, por lo que es algo a tener en cuenta a la hora de elegir.


¿Cuál es el mínimo de dinero que necesito para invertir en un depósito a largo plazo?

La inversión mínima que tenemos que hacer para constituir nuestro depósito a largo plazo dependerá de cada entidad. Hay entidades que no exigen ningún mínimo para contratar este producto, mientras que otras sí.

Aun así, por lo general estos depósitos a largo plazo suelen tener una inversión mínima inicial de unos 5.000€. Aunque hay opciones que tienen unos límites más bajos o, incluso, más elevados.


Comisiones y gastos asociados a un depósito a largo plazo

Al contratar un depósito a largo plazo, tendremos que hacer frente a una serie de comisiones y gastos que vienen asociados a este producto. Los más comunes son los siguientes:

  • Comisión de apertura: al contratar el depósito deberemos pagar esta comisión a la entidad. Cubre los gastos de gestión y tramitación de nuestro depósito.
  • Comisión por mantenimiento: tendremos que pagar al banco una cantidad de manera periódica para mantener la cuenta en la que recibimos los intereses de nuestro depósito a largo plazo.
  • Comisión por cancelación anticipada: si necesitamos usar nuestro dinero antes de que finalice el plazo del depósito tendremos que pagar una comisión por la cancelación del contrato. La cantidad que tengamos que pagar no podrá ser superior a los intereses que generaría el depósito desde el momento de la cancelación hasta la fecha de vencimiento.

¿Cómo elegir el mejor depósito a largo plazo?

El mejor depósito a largo plazo será siempre aquel que mejor se ajusta a nuestras necesidades. Por ello, a la hora de elegir el que más nos conviene, debemos fijarnos principalmente en una serie de características:

  • Duración: cuanto más dure el depósito, más tiempo vamos a tener que esperar para recibir nuestro dinero de vuelta. Si crees que vas a necesitar usar ese dinero antes de que acabe el plazo, quizá es mejor buscar un depósito con una duración más limitada. Por ejemplo, los depósitos del Banco Sabadell a largo plazo te permiten escoger un período de hasta 36 meses.
  • Intereses: lógicamente, elegiremos aquel depósito a largo plazo que nos ofrezca unos mayores intereses por nuestro dinero, pero no debemos olvidar el resto de sus características.
  • Inversión mínima: algunos depósitos a largo plazo ofrecen unos rendimientos muy buenos, pero, a cambio, la inversión mínima suele ser más elevada. Si tu presupuesto es más modesto, es mejor centrarse en opciones sin mínimo de inversión o con uno más bajo.
  • Posible cancelación: en el caso de que necesitemos nuestro dinero antes de tiempo es necesario comprobar si el depósito que vamos a contratar tiene la posibilidad de cancelación anticipada. En el caso de que no lo tenga, tendremos que fijarnos en las condiciones de cancelación.

¿Es buena idea invertir en depósito a largo plazo extranjero?

En los bancos extranjeros podemos encontrar opciones que nos ofrecen mayores intereses, pudiendo conseguir una mayor rentabilidad por nuestro dinero con productos similares.

Además, estos depósitos son completamente seguros, ya que todos los productos bancarios que se comercializan en nuestro país están supervisados por el Banco de España. Por lo que estará todo bajo control.

A su vez, estos depósitos también nos ofrecen las mismas garantías de seguridad, ya que también están adheridos a un Fondo de Garantía. Una condición obligatoria para todos los bancos de la Unión Europea.


Ventajas de los depósitos a largo plazo

Los depósitos a largo plazo son un producto que nos ofrece grandes ventajas, algunas de los principales puntos positivos de este tipo de depósito son:

  • Mayor rentabilidad: los depósitos a largo plazo suelen ofrecer una mayor rentabilidad en relación con los depósitos a corto plazo.
  • Menos inestabilidad: el interés que recibimos por nuestro dinero va a ser siempre el mismo, independientemente de las condiciones del mercado. Por ello, si contratamos el depósito antes de una disminución de los intereses conseguiremos un rendimiento mucho mayor y más estable de nuestros ahorros.
  • Seguridad: estos depósitos están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, por lo que no corres el riesgo de perder tu dinero en caso de que tu banco quiebre.

Desventajas de los depósitos a largo plazo

Este tipo de producto tiene un riesgo más elevado que otros productos y otra serie de aspectos que nos pueden suponer una desventaja. Algunas de ellas son:

  • Plazo de tiempo más largo: durante el tiempo que dure el contrato no podremos usar el dinero que hayamos invertido. Si lo necesitáramos puede que tuviéramos que pagar una comisión o cuota bastante elevada.
  • Estabilidad: aunque es una ventaja, si contratamos nuestro depósito a un tipo de interés y, después de esto, los intereses son mejores en el mercado, estaremos perdiendo dinero.
  • Inversión inicial: la inversión inicial para los depósitos a corto plazo suelen ser mayor que las de los depósitos a corto plazo.

¿Los depósitos a largo plazo están asegurados por el FGD??

Sí, todos los depósitos a largo plazo que contrates en España u otros países de la Unión Europea estarán asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos de España o de el país europeo que corresponda.

En caso de quiebra tu dinero estará asegurado por el FGD hasta un máximo de 100.000€. Esto quiere decir que cómo máximo te devolverán esta cantidad por tu depósito perdido.