Roams Logo
×
Depósitos
roams logo
×
Imagen de cabecera

Haz crecer tus ahorros con un depósito a corto plazo

Llama gratis e Infórmate
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo Entrada actualizada el martes, 12 de enero de 2021

Con un depósito a corto plazo podremos obtener una rentabilidad sobre nuestros ahorros sin exponernos a un riesgo muy elevado. Debido a su corta duración podremos volver a disfrutar de nuestro dinero en muy poco tiempo.

¿Qué son los depósitos constituidos a corto plazo?

Los depósitos a constituidos a corto plazo son depósitos bancarios con una duración corta. Con esto, nos referimos a un periodo que puede ir desde un mes hasta a un año como máximo.

Si decidimos contratar un depósito a corto plazo, lo que estamos haciendo es dar al banco una cantidad de dinero determinada que no podremos usar durante el tiempo que dure el depósito.

A cambio, ese dinero depositado generará intereses de manera periódica (dependiendo de lo que hayamos acordado con nuestro banco) que podremos conseguir al final del tiempo que dure el depósito.

Además, los depósitos a corto plazo tienen algunas ventajas específicas, como la posibilidad de cancelarlo de manera anticipada si necesitamos usar ese dinero antes de que finalice el contrato.


Ventajas de los depósitos a corto plazo

La principal característica de los depósitos a corto plazo en relación con otros productos similares es su duración. Esta característica puede tener una serie de ventajas para nosotros:

  • Disponibilidad rápida del dinero: al ser depósitos con una duración bastante limitada, podremos volver a disfrutar de nuestros ahorros en poco tiempo.
  • Buenas condiciones: los depósitos a corto plazo suelen ofrecer condiciones muy ventajosas con el objetivo de captar nuevos clientes para los bancos.
  • Poco riesgo: además de que el plazo del depósito es bastante corto, el capital que hayamos depositado está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos de nuestro banco.
  • Mayor flexibilidad: al no estar comprometidos con nuestro banco por un periodo muy largo de tiempo, si aparecen mejores ofertas u los intereses que ofrecen los bancos son mejores pasados unos meses siempre estaremos a tiempo de cambiar a otro banco y aprovechar estas situaciones.
  • Mayor accesibilidad: estos depósitos presentan una inversión inicial más baja. Por lo que, aunque no tengamos muchos ahorros, podemos acceder a este producto de manera sencilla.

Desventajas de los depósitos a corto plazo

Los depósitos constituidos a corto plazo también tienen una serie de desventajas a la hora de contratarlos:

  • Intereses menores: normalmente los depósitos a corto plazo ofrecen unos intereses menores comparados con los que ofrecen los depósitos a largo plazo.
  • Menor aprovechamiento de los intereses: si contratamos nuestro depósito a corto plazo en un momento en el que los intereses son muy buenos, solo nos podremos aprovechar de esta situación durante un periodo muy breve.

¿En qué debo fijarme para elegir el mejor depósito a corto plazo?

Aunque los depósitos a corto plazo son productos que no conllevan mucho riesgo, debemos tener en cuenta una serie de factores para elegir de la mejor manera posible. Algunos de estos son:

  • Intereses: normalmente el banco nos dirá la TAE del depósito a corto plazo. Sin embargo, este término hace referencia al incremento anual que tendrá nuestro depósito. Como los depósitos a corto plazo tienen una duración por debajo del año, deberemos calcular que intereses recibiremos realmente.
  • Posibilidad de cancelación: que el depósito que vamos a contratar cuente con la posibilidad de cancelación anticipada puede ser muy útil en el caso de que necesitemos nuestro dinero antes de que finalice el contrato. De esta manera podremos cancelar el contrato sin penalizaciones.
  • Pago de los intereses: los intereses se pueden generar de manera semestral, cada 3 o cada 6 meses. Es importante saber esto para calcular correctamente la cantidad de intereses que vamos a recibir.

¿Son rentables los depósitos a corto plazo?

Los depósitos a corto plazo son una buena opción si buscamos rentabilidad en un periodo de tiempo no muy largo. Además, este tipo de producto tiene un riesgo muy bajo para el consumidor.

Los depósitos a corto plazo más rentables son, por lo general, aquellos a 3 o 6 meses. De media la rentabilidad de estos depósitos está entre el 0,5% TAE y el 1% TAE.


¿Puedo cancelar un depósito a corto plazo?

Una vez hayamos firmado el contrato de nuestro depósito a corto plazo, no podremos cancelarlo. Al menos no sin tener que pagar una comisión por la cancelación anticipada o renunciar a los intereses generados o parte de ellos.

Por ejemplo, los depósitos a corto plazo del Sabadell permiten cancelación anticipada pero lleva una penalización. En cualquier caso, la penalización se calcula sobre los beneficios y nunca te devolverán menos dinero del que has invertido.

Aun así, en algunos casos, los depósitos cuentan con la posibilidad de cancelación anticipada. Solamente en esta situación podrás recuperar tu dinero antes de que finalice el contrato sin repercusiones.